Almodóvar: la música y su narrativa


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Hace unos días, encontré por accidente en un canal del sistema de televisión de paga que utilizo, una película que era dirigida por el gran Pedro Almodóvar. Un director que se ha apropiado un estilo no solo en la forma de contar sus historias, sino en el manejo de colores vibrantes, una iluminación muy particular y sobre todo, las heroínas y galanes que protagonizan sus historias, que son dotados de fuertes rasgos de personalidad y de carácter con temple, aunque a veces su función sea una base de comedia. 

La cinta que encontré era nada menos que “Todo sobre mi madre”, aquella película que en 1999 fue elogiada en el mundo entero y por la cual, el director se alzaba con el Oscar a Mejor Película Extranjera en aquella entrega. Y verla me hizo recordar un elemento importante para el cineasta manchego dentro de su narrativa: la música. Sin duda, piezas que nos contextualizan o describen de manera detallada emociones, sentimientos o lugares en los que se encuentran sus personajes y este jueves, les invito a que hagamos un recorrido por cinco temas, utilizados en algunas de sus películas más elogiadas: 

1.- “Resistiré” 

Artista: Dúo Dinámico 

Álbum: En forma (1988)

Compositores: Manuel de Calva y Carlos Toro Montoro

Productor: Manuel de Calva

Discográfica: Sony Music / Columbia Records

Aparece en la película: “Átame” (1990)

El electrizante final de la película “Átame” no pudo ser mejor. Los tres protagonistas Marina (Victoria Abril); Ricky (Antonio Banderas) y Lola (Loles León) culminan la emblemática cinta cantando esta canción en el auto donde la pareja central se declara su amor. La letra de esta canción es tan poderosa, que fue regrabada en España en 2020 para dar ánimos a la gente ante el confinamiento por la pandemia y después, llevada a varios países de habla hispana. En la cinta, hace referencia a todos los obstáculos que tiene que enfrentar Ricky para poder conquistar a Marina, pese a todo lo bizarro que resulta la historia. Un gran final para una película histórica. 

2.- “Tajabone”

Artista: Ismaël Lo

Álbum: Jammu Africa (1997)

Compositor: Ismaël Lo

Productores: Philippe Brun y Emmanuel Deletang

Discográfica: EMI / Capitol Records

Aparece en la película: “Todo sobre mi madre” (1999)

“Todo sobre mi madre” no es una de las películas de Almodóvar; es LA película de Almodóvar. Y los elementos que contiene son simplemente grandiosos, siendo la guinda de todos ellos, las cinco estupendas protagonistas: Manuela (Cecilia Roth); Huma (Marisa Paredes); Rosa (Penélope Cruz); Nina (Candela Peña) y Agrado (Antonia San Juan) que nos ofrecen una historia poderosa y un verdadero homenaje a la sororidad. “Tajabone” enmarca el regreso de Manuela a Barcelona para resolver pendientes de su pasado, pues considera que ella le debe una explicación y que ahora, le está cobrando el haber huido de manera repentina. Al momento en que ella está averiguando el paradero de Agrado, que trabaja como prostituta, suenan las electrizantes primeras notas de este tema interpretado y creado por el cantautor senegalés Ismaël Lo. 

3.- “Cucurrucucú paloma”

Artista: Caetano Veloso

Álbum: Banda Sonora de “Hable con ella” (2002)

Compositor: Tomás Méndez Sosa

Productor: Caetano Veloso

Discográfica: Warner Music / Millan Records

Aparece en la película: “Hable con ella” (2002)

De por sí, este tema es capaz de hacer que se enchine la piel de cualquier oyente y esta versión del cantautor brasileño Caetano Veloso, te pondrá los pelos de punta con lo emocionante y emotiva que resulta. Con una base en el bossa nova y pequeñas pinceladas de blues, este ‘track’ enmarca de manera estupenda la historia de amor que nos cuenta esta película, que, pese a lo inverosímil que pueda parecer, Almodóvar le da el toque de ser una apología al enamoramiento, a la sensualidad, a la soledad y a la amistad. “Hable con ella” obtuvo también grandes premios a nivel internacional, incluyendo un Oscar a Mejor Guion Original, así como la primera y única nominación de Pedro Almodóvar en la categoría de Mejor Director. No solo la cinta es una verdadera joya, la música también lo es y este tema es prueba de ello. 

4.- “Un año de amor”

Artista: Luz Casal

Álbum: A contraluz (1991)

Compositores: Nino Ferrer y Pedro Almodóvar

Productores: Paco Trinidad y Luz Casal

Discográfica: EMI / Parlophone Spain

Aparece en la película: “Tacones lejanos” (1991)

La artista encargada de interpretar las dos emblemáticas canciones que aparecen en esta cinta es nada menos que Luz Casal y la sincronización dentro de “Tacones lejanos” la hicieron Marisa Paredes para “Piensa en mí” y Miguel Bosé en “Un año de amor”. Sin duda, esta película pone de manifiesto la genialidad de Almodóvar para contar historias complicadas y que las canciones formen parte de su relato. “Tacones lejanos” fue una de las películas más reconocidas del director manchego a nivel internacional y en México, tuvo una gran penetración gracias a que uno de los estelares es Miguel Bosé. 

5.- “Quizás, quizás, quizás”

Artista: Sara Montiel

Álbum: Banda sonora de la película “Noches de Casablanca” (1963)

Compositor: Osvaldo Farrés

Productor: Greg Segura

Discográfica: EMI / Hispavox España

Aparece en la película: “La mala educación” (2004)

Gael García Bernal transformado en Sahara, personaje de Juan y que ahora se llama Ángel, su otro personaje, hace esta sincronización de este tema en la versión de la gran Sara Montiel, además, inspirando la caracterización de ese personaje. La controvertida película de Almodóvar nos presenta una película dentro de una película y resulta ser reveladora y con un giro argumental estupendo. Esta es una de las cintas más criticadas del director por su ritmo un tanto parsimonioso y además, lo compleja que resulta la trama al principio, hasta que descubrimos que se trata de una película contada dentro de la película, pero inspirada en los hechos que traumaron a Juan / Ángel (Gael García Bernal) y que lo llevaron a convertirse en un ser lleno de rencor. El talento actoral del histrión mexicano queda de manifiesto de manera indiscutible en esta gran película. 

A Almodóvar se le considera uno de los genios del cine en todo el mundo, ya que su estilo y narrativa han hecho que veamos al cine de una manera poco convencional, asimismo, nos presenta historias que parecieran sacadas de lo más cotidiano de las convivencias para convertirse en tramas improbables y con personajes que van desde ser serios hasta pintorescos. La música es también ese elemento que adereza de manera certera sus historias. Ojalá disfruten este recorrido por algunas de las canciones que Pedro Almodóvar nos ha puesto para disfrutar más de su obra. 

Mi Twitter: @iorcuevas.

Someter al INE


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Con el mismo estilo prepotente que han utilizado en el transcurso de la historia reciente grupos violentos y de resentidos sociales, que como ejemplo son los profes de la Secta 22 y normalistas, convertidos el lunes anterior en secuestradores de autobuses, asaltantes de camionetas repartidoras y bestiales agresores de reporteros, así el acusado de violar mujeres elegido candidato de Morena a la gobernación de Guerrero, amparado por el presidente y la secretaria de gobernación, pretenden someter al INE de la misma forma que han hecho con la Tremenda Corte y otras instituciones que no han podido desaparecer, porque la política nacional es desaparecer o someter.

Desapareció el aeropuerto de Texcoco, albergues de mujeres, el programa de guarderías de ex Sedesol, fideicomisos de apoyo social, subsidios a la investigación científica y millones de empleos y negocios debido al pésimo manejo de la pandemia que nos ha llevado al tercer lugar mundial en muertos y, lo que no han podido desaparecer por ser organismos autónomos que no se alinean ni alienan al gobierno, son desacreditados, anulados o sometidos, como han comenzado a hacer con el INE, descalificándolo desde ahora para poder desconocerlo en caso que las elecciones del 6 de junio no resulten como conviene al gobierno, indicando que: “Sí opositores ganan y el presidente pierde el control absoluto del congreso, no será fácil que quiten el gasto a planes sociales, porque el Ejecutivo tiene la facultad de veto” y “La realidad que conviene ya dejó atrás que la televisión infle a candidatos como detergentes”, indicando que difiere del INE como ente electoral porque se ha plegado a intereses creados”, siendo un organismo instituido durante el periodo neoliberal que, o se alinea con el gobierno o debe desaparecer, de tal forma que las condiciones se están organizando para que, si la presidencia pierde el control absoluto que tiene del congreso, inmediatamente se descalifique el resultado electoral y por veto presidencial, desacatando la decisión democrática que podría tomar el poder legislativo desapareciendo los programas sociales de dádivas y limosnas, el ejecutivo pueda seguir en lo mismo, haciendo lo mismo que hacen los profes de Oaxaca y normalistas, intimidando, bloqueando, amenazando, sometiendo: “Se donde vive Lorenzo Córdova y lo vamos a buscar”. Con parodias fúnebres amenaza al INE para que le devuelvan candidatura con expresiones como “cabroncito” y “no le toques los huevos al toro”, amenazando revelaría el domicilio del presidente del INE, aunque horas después, cambió sus chantajes por otros, mientras el presidente expresó un: Ya basta y la secretaría de gobernación dijo deben respetarse mutuamente, como si el INE también hubiera insultado y amenazado. Desaparecer o descalificar es la política, comenzando con periodistas, adversarios, quienes tienen algún tipo de riqueza y, especialmente las instituciones oficiales autónomas que no se someten a la autocracia que está a punto, quizá, de desaparecer en elecciones.  

“Tesis”: la ópera prima de un estudiante de cine que cimbró al mundo


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Tenía yo 17 años la primera vez que vi la película “Tesis”. Ya habían pasado algunos meses de su estreno en las salas de cine españolas y europeas, que fue justamente un 12 de abril de 1996 (es decir, ayer cumplió 25 años), pero que a nuestro continente llegaba en el verano de ese mismo año. Una de las ventajas de aparentar mayor edad de la que tengo, es que en el cine siempre me dejaban entrar a ver las películas que en se catalogaban como de contenido sensible, de clasificación “C” o que simplemente, no eran apta para adolescentes; el verme más grande ha sido una característica mía y que en años de juventud, pude sacarle ventaja. Así, en su momento de ser exhibida en las salas de cine locales, tuve la oportunidad de verla y se convirtió no solo una experiencia impactante, sino sobrecogedora. 

Cuando “Tesis” llegó a México, ya se hablaba mucho de ella en los círculos especializados de cine y obviamente, entre los adolescentes de la época, pues era conocido que no era una cinta apta para temperamentos alterables, también que no era para ese sector de público y constatando que lo prohibido se vuelve el más grande deseo y sobre todo, que recomendaban ir a verla con la mayor apertura de mente posible. Se hablaba de que el director, era un ‘chavo’ que apenas rebasaba los veinte años; se hablaba también de los actores que se habían convertido en toda una revelación en Europa y sobre todo de Eduardo Noriega, quien aseguraban, sería el próximo Antonio Banderas. Pero lo que realmente llamaba la atención, era que por primera vez se trataba en una película de manera más abierta, lo que implicaba la realización del cine ‘gore’ y ‘snuff’, con la crudeza que eso implica. Realmente, “Tesis” dio mucho de qué hablar entre los críticos y el público, pues su desarrollo comercial, no demeritaba la seriedad con que se contaba una historia ficticia que resultaba infalible en los sectores universitarios y revelaban quizás, una realidad que se vivía en las universidades europeas. 

Y la cosa se comenzó a poner seria con “Tesis” en todo el mundo, porque el entonces director revelación, Alejandro Amenábar, consiguió que su película fuera rodada en el edificio que ocupa la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, lugar donde el mismo Amenábar había estudiado y lo que le daba aún más seriedad a los eventos que ocurrían en la trama. También porque la cinta es tan vertiginosa e impactante, que argumentaban que muchas personas no podían terminar de verla por la tensión tan tremenda que provocaba y eso, pude constatar que era verdad, pues yo mismo fui testigo en el cine cuando muchos abandonaron la sala al ya no tolerar esa intranquilidad tan fuerte que provoca la historia. Y en ese 1996, realmente el mundo se detuvo a ver una película protagonizada por jóvenes actores poco conocidos en el séptimo arte internacional: Ana Torrent (Ángela); Fele Martínez (Chema) y Eduardo Noriega (Bosco) y más aún, realizada por un cineasta de 24 años que presentaba su primer largometraje y del que se tenían pocas referencias: Alejandro Amenábar; realmente “Tesis” fue impactante; lo sigue siendo. 

El cine español constató con “Tesis” que realmente podía entregar productos cinematográficos dignos de aclamación internacional gracias a sus nuevos talentos. Se decía en ese entonces que Amenábar podría compartir del podio de sus grandes glorias en cuanto a cineastas y colocarse al lado de Pedro Almodóvar o Alex de la Iglesia; y no estaban equivocados. 

“Tesis” cuenta la historia de Ángela, una estudiante de Imagen que realiza su tesis sobre la violencia audiovisual. Para ello, pide ayuda a su asesor de proyecto, el profesor Figueroa (Miguel Picazo), para que le consiga películas de tipo ‘gore’ y ‘snuff’ y sustentar algunos temas de su trabajo; Figueroa encuentra un video y cuando lo revisa en una de las salas de la Universidad, muere de un infarto por el estupor que le causa. Ángela encuentra el cuerpo de Figueroa al día siguiente y se lleva la cinta que veía. Pronto descubre que fue testigo de un video de este tipo, donde asesinaban a una estudiante de esa universidad. Chema le ayuda a descubrir el embrollo, sin embargo, Ángela descubre que dentro de la escuela hay una red que se dedica a la producción de estos videos donde están involucrados profesores y algunos estudiantes. 

“Tesis” es una cinta por la que el tiempo no parece pasar. Una película con la que entendí realmente de qué se trataba el género de horror psicológico y que me llevó a tener una experiencia realmente estremecedora. Es una película no solo estupendamente dirigida y fotografiada, sino tan turbulenta que sigue estremeciendo a mucha gente que la conoce por primera vez y que, de verdad, lleva el género del ‘thriller’ y del horror psicológico al extremo. Actualmente, podemos disfrutar de ella gracias al ‘streaming’, pues se encuentra en Amazon Prime Video con la suscripción normal. A 25 años de su llegada a las salas de cine europeas, les invito a que comprueben que su vigor, sigue siendo el mismo y los motivos por los que en el año de su estreno, arrasó llevándose siete premios Goya de sus ocho candidaturas. 

Mi Twitter: @iorcuevas

El juicio de amparo y la reforma eléctrica


Rodolfo Moreno Cruz

Profesor de Derechos humanos en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca

Publicación Original : 8 de abril de 2021

A propósito de la reforma eléctrica, se ha acelerado algo que se anunciaba venir: la tensión entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial. No han faltado las voces que anuncian la catástrofe. Sin embargo, hay que tener cuidado. El disenso no siempre es malo. Las pugnas entre poderes siempre han existido en los verdaderos Estados democráticos de derecho. A veces el Ejecutivo frente al Legislativo; en otras ocasiones, el Legislativo frente al Judicial. O incluso una pugna entre los tres. Sólo por mencionar algunos de los múltiples sucesos, recuérdese el caso de la controvertida Ley de Seguridad Aérea alemana (Luftsicherheitsgesetz-LuftSiG) o el caso Bowman v. United Kingdom en Inglaterra. En todos ellos hay tensiones declaradas entre los poderes y, en algunas ocasiones, hasta descalificaciones verbales recíprocas.

Es verdad que, en perspectiva histórica, la fuerza democrática del Poder Ejecutivo o del Legislativo causa temores. Solamente por mencionar algunos casos: el advenimiento del nazismo en Alemania o el fascismo en Italia; el desprecio por las minorías culturales en ciertos países, como la exclusión y extinción “democrática” y de “limpieza étnica” de los serbios en contra de los croatas y los musulmanes. No obstante, también en perspectiva histórica, el poder de los tribunales y la protección a nombre de los derechos individuales tampoco está libre de pecado: sólo acuérdese de la polémica sentencia “la manada” en España, o léase el libro de la abogada Michelle Alexander: The New Jim Crow: Mass Incarceration in the Age of Colourblindness, en donde se señala al sistema de justicia penal estadounidense como un medio de control racial. Sobre este tema, las reconocidas filósofas Patricia J. Williams y Wendy L. Brown, en el libro La crítica de los derechos (pp. 83 y 84) indican que los peligros de la judicialización de los derechos consisten en que “los derechos que dan poder a quienes están en un lugar social o estrato determinado pueden quitárselo a quienes están en otros. El ejemplo clásico es el de derecho de la propiedad, que no sólo enfatiza el poder de los arrendadores y del capital, sino que constituye sujetos llamados arrendatarios y trabajadores”. Y aportan un ejemplo muy claro: con acierto, las feministas acusan que ideas como la libertad y legalidad han fortalecido el habla de los pornográficos y han silenciado el de las mujeres.

Bajo este escenario, entonces estaría justificado temer a los dos poderes. Y aunque sin duda la petición de investigar al juez es una declaración fuerte, pues como lo ha señalado la Corte Interamericana de Derechos Humanos en diversos momentos, las amenazas o mecanismos similares de inconformidad en contra de los jueces pueden llevar una intención escondida de incidir sobre sus fallos (párr. 26 del caso Bedoya Lima y otra vs. Colombia), tampoco pueden sobredimensionarse y afirmar que estamos a un paso de la desaparición del Estado democrático de derecho, y promover la aceptación estoica de las sentencias judiciales.

Por ello, el verdadero problema, y al cual no se le ha prestado la atención debida, es que carecemos de un mecanismo institucional para resolver estas diferencias legítimas. El Poder Judicial y el Poder Legislativo —si se quiere tomar en serio la división de poderes— están en plano de igualdad y ninguno es superior al otro. En ese sentido, ambos, justificadamente, competirán por ser los autorizados para decir lo que quiere decir la Constitución.

¿Es acertada o desacertada la reforma eléctrica en México? Hay varias respuestas, y la mayor parte son encontradas. Sin embargo, veamos sólo dos, que son las que están en este momento en el escenario. En la iniciativa preferente sobre la Ley de la Industria Eléctrica (pp. I y II) se manifiesta implícitamente que éstas protegen un interés social. Sin embargo, en el incidente de suspensión 118/2021, en la página 15, se lee lo siguiente: “existe un interés social y orden público en relación con la suspensión de normas reclamadas”. Es decir, por un lado, la iniciativa menciona que es el interés social el que dio origen a esta reforma. Pero en el incidente se dice que precisamente es el interés social el que justifica la suspensión. ¿Quién tiene la razón? O dicho de otra manera: el pleito gira en torno a quién debe ser el intérprete de la Constitución.

Estados Unidos, con el caso Marbury vs. Madison, solucionó este problema para su país. Y aunque su modelo arrastra debilidades propias de su contexto, sirve como ejemplo para ver cuál fue la génesis —acertada o no—de encontrar a un autorizado en la interpretación de la Constitución.

Recuérdese que las luchas entre federalistas y republicanos habían sido constantes. Y la clave para, de una vez por todas, dejar claro quién debería tener el verdadero poder, pasaba por reconocer al auténtico intérprete de la Constitución, pero además respondía a quién debería resolver los conflictos entre poderes. La historia creó el escenario idóneo para resolverlo.

En 1801 los republicanos habían ganado el Poder Ejecutivo con el triunfo de Thomas Jefferson. El federalista John Adams, aún en el poder, decidió aprovechar esos pocos días que le quedaban y nombró a 42 jueces. La designación era —como dijo más tarde el posterior presidente Jefferson— un nombramiento de “media noche”. Dada la premura de la designación, se logró expedir los nombramientos con las exigencias de ley, pero no se pudo entregar materialmente el nombramiento a cuatro de ellos, dentro de los cuales se encontraba Marbury. Al entrar a su cargo, Jefferson designó como secretario de Estado a James Madison (republicano), quien se negó a entregar los nombramientos a los federalistas. William Marbury presentó una especie de recurso (mandamus) exigiendo que se le entregara su nombramiento.

Pues bien, cuando Marsall (anterior líder del partido federalista), como presidente del Tribunal Supremo, enfrentó el caso, tenía ante sí un dilema: conceder el recurso a Marbury (su compañero de partido) y perder credibilidad judicial, o bien, apoyar a Jefferson (y reconocerle). En ambos casos se fortalecía el Poder Ejecutivo y se debilitaba el Poder Judicial. Salvó esa dificultad con una solución creativa. Marsall dijo algo así como: te daré la razón, pero tendrás que reconocer que el que tiene la última palabra soy yo. De esta manera dejó plasmado un acuerdo político (y no jurídico) del diseño institucional de aquel país: será el Poder Judicial quien declare la constitucionalidad o inconstitucionalidad de una ley. Y en el caso que resuelve, la ley que invocó Marbury era inconstitucional. Cierto, con ello sacrificó el derecho de su compañero de partido, pero logró el triunfo de la idea federalista: el Tribunal como intérprete de la Constitución. Ganó perdiendo.

Valdría la pena aprovechar este momento para que México realice el diseño institucional oportuno. Uno —pero no único— es el modelo estadounidense. Existen otros, como el modelo europeo (Tribunal Constitucional) o el sistema canadiense, que creó la figura jurídica notwithstandig con inclinación al Poder Legislativo. Deberán ser las diversas fuerzas políticas las que deban abandonar la idea grotesca de que sólo un sector puede tener la razón o que no hay más soluciones que las que significan el triunfo de uno y la derrota de otro. Implica un esfuerzo de alta civilidad política pasar de la imposición a la generación de un diálogo. La diferencia de este momento puede ser la semilla para innovar y, quizá, de aportar un nuevo diseño constitucional en el que, sin eliminar las diferencias, se logre el acuerdo constitucional en una especie de agonismo —por utilizar la expresión de Chantal Mouffe— y se obtengan ventajas de la enemistad. Desde luego no una enemistad antagónica, sino, precisamente, una enemistad agonista. Sea cual fuere el modelo que asuma México, debe partir de un hecho real: la diferencia entre poderes y la pluralidad del país. Ojalá así sea.

Campañas y COVID-19: ¿Cuál es la prioridad de las y los candidatos?


Nematini Vladimir Acevedo Silva

La pandemia alcanzó el inicio de las campañas electorales a diputaciones federales, las cuales dieron inicio el pasado cuatro de abril y finalizarán el dos de junio de este año. A consecuencia de ello, el Instituto Nacional Electoral (INE), propuso a las fuerzas políticas una serie de criterios para evitar la propagación del COVID-19 durante sus mítines, las cuales fueron aprobadas mediante el acuerdo INE/CG324/2021.

Entre las recomendaciones que contienen el citado acuerdo, se pueden encontrar aquellas medidas sanitarias que han dispuesto las autoridades sanitarias tanto del ámbito federal como locales. Estas son el de procurar lavarse las manos y usar gel antibacterial para desinfección de manos, usar cubrebocas de forma permanente, tomarse la temperatura, evitar el contacto físico con otras personas, entre otras más.

Ahora bien, en el caso de las recomendaciones específicas para la realización de las campañas, este documento señala “…estas recomendaciones se extienden a los actos vinculados o actos de campaña que en el mismo documento se definen como ‘las reuniones públicas, asambleas, marchas y en general aquéllos en que los candidatos o voceros de los partidos políticos se dirigen al electorado para promover sus candidaturas’, lo cual incluye a las candidaturas independientes.”

Así mismo, el mismo documento establece que es necesario priorizar otras vías de acercamiento con el electorado: redes sociales, transmisiones en vivo a través de diversas plataformas, así como promover reuniones o eventos con otros actores por medio de plataformas virtuales.

Y en el caso de actos públicos, sugiere que los partidos políticos y las candidaturas independientes establecerán con antelación espacios públicos abiertos en donde se lleven acabo actos públicos, aplicando en todo momento las medidas sanitarias correspondientes, con el objetivo de que se reduzcan las probabilidades de la transmisión del nuevo Coronavirus.

La finalidad de las recomendaciones vertidas en el acuerdo, como se señaló en el párrafo anterior, es el de frenar a toda costa el contagio masivo del COVID-19 entre personas. Sobre todo, cuando en México se tiene registrado al día de hoy, un total de 207 mil 20 muertes provocadas por este nuevo virus.

Pero lamentablemente la realidad en la actual campaña para Diputaciones Federales es otra. Se han reportado mítines masivos, en donde la sana distancia es lo que menos importa.

¿El cubrebocas? Es lo que menos importa. ¿Gel antibacterial? No hay tiempo para eso. ¿Evitar aglomeraciones? ¡eso nunca! 

Y esto lo podemos encontrar en diversas publicaciones que tanto las y los candidatos de los partidos políticos publican en sus redes sociales. No importa que sean de derecha, centro o izquierda, todos ignoran las recomendaciones, tan solo para tratar de ganar la confianza de la gente y, en consecuencia, su voto.

¿Un acto de mezquindad? Por su puesto, pero también de egoísmo que atenta a la vida de cientos de miles de militantes y simpatizantes de los partidos políticos. Dejando en claro que, para estos últimos, lo prioritario es ganar, sin importarle la integridad de sus votantes.

Entonces, de ser así ¿para qué sirve el acuerdo INE/CG324/2021? Al menos para los diversos partidos políticos, para nada. Y es aquí donde preocupa profundamente el actuar de estos.

Sobre todo, al ser las campañas para Diputaciones Federales, el preámbulo que se vislumbra previo a las campañas para Diputaciones Locales y renovación de Ayuntamientos. En donde la situación será la misma o peor.

Deberá ser una responsabilidad el hecho de que las y los diversos candidatos prevean cumplir con las recomendaciones que el INE estableció para las campañas a Diputaciones Federales. Así como también, hacer lo mismo en las campañas que se desarrollarán en el ámbito local, por lo cual, tendrá la doble responsabilidad de acatarse, por ahora, con lo que se señala en el acuerdo IEEPCO-CG-06/2020, por el que se exhorta a los actores políticos, para que se abstengan de realizar actos de proselitismo en relación a la propagación de covid-19, emitido por el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO).

Efectivamente, estas serán unas elecciones históricas y atípicas, en las cuales, todos los partidos políticos, así como sus candidatas y candidatos, deberán de apostar por salvaguardar la vida de cada uno de sus votantes. Ya que, de no ser así, podremos darnos cuenta que su prioridad es obtener el poder, acosta de todas y todos.

@NemasVA

María Félix: la musa que se fue el día que llegó


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Nació el mismo día en que murió, pero con 88 años de diferencia. Un 08 de abril de 1914 nació en Álamos, Sonora la que ha sido considerada y por mucho como la mujer más bella del mundo. María Félix no solo fue una destacada actriz y gloria del cine nacional, fue inspiración para un gran sector del público, una ‘jet set’ a nivel mundial, una musa para artistas plásticos y representó el señorío de la mujer mexicana en el mundo. Fue quien despreció a Hollywood por hacer cine de corte artístico en Europa y Argentina. 

María no nada más fue una mujer de temperamento implacable, es hasta la fecha un símbolo del feminismo, de la elegancia y del empoderamiento. Su incursión y éxito en el cine fue un mero accidente, pues varios de sus biógrafos aseguran que fue descubierta un día por Fernando Palacios, que era productor de cine y luego impulsó su carrera, cuando ella caminaba por la calle. Cautivado por su belleza y porte, no dudó en preguntarle si quería hacer una película, a lo que ella asintió. Fue en ese momento que iniciaba no solo una sólida carrera cinematográfica, sino una leyenda. Aquella película fue “El peñón de las ánimas” de 1942, que dirigió Miguel Zacarías. 

Fue en esa película, donde también ya mostró su carácter pese a ser una novata. Su compañero fue Jorge Negrete, quien era conocido por su arrogancia y poses de súper estrella, sin embargo, María nunca se dejó doblegar ni sorprender por el cantante, a quien despreció e hizo desplantes en más de una ocasión. La anécdota mas conocida de esa filmación fue cuando Negrete le preguntó a María con quién se había acostado para obtener el estelar en la película, a lo que ella le contestó: “usted tiene más tiempo en este negocio que yo. Así que es usted el que debe saber con quien hay que acostarse para ser estrella”. En el rodaje de “El peñón de las ánimas” Negrete y Félix tuvieron una relación agresiva y ríspida, sin embargo, una década más tarde, fueron esposos. 

Fue antes de iniciar la filmación de esa cinta, que Fernando Palacios le sugirió a María optar por un nombre artístico diferente al suyo y le refirió fueran Diana del Mar o Marcia Maris, pero María siempre quiso utilizar su nombre real y lo único que el productor logró fue que lo acortara de María de los Ángeles Félix, a solo María Félix. Sin duda, la entonces novata estrella sabía lo que quería. 

Los amores de María fueron también de los más sonados en el medio artístico de la época; pero cuando ella se hizo famosa estaba casada con Enrique Álvarez con quien procreó a su único hijo, el también actor Enrique Álvarez Félix; con Álvarez estuvo casada siete años y al poco tiempo de separarse, la actriz contrajo nupcias con Agustín Lara en 1945 y con quien estuvo dos años. Pasaron ocho años para que ella volviera a casarse y en 1952, lo hizo con Jorge Negrete, cuando ella ya era una estrella quizá más famosa y con más reconocimiento internacional que él; ese matrimonio solo duró un año y terminó por la muerte del charro. Su último esposo fue el empresario y magnate Alex Berger, con quien duró casada casi 19 años, hasta que él murió. 

Ese carácter imperioso, temperamental y hasta en cierto sentido brusco fue una de las más conocidas cualidades de “La Doña”, a quien se le quedó ese apodo gracias a la cinta “Doña Bárbara” de 1943; pero también fue quizá su más grande condena. Mucho se habló de las preferencias sexuales de su hijo Enrique, de quien se decía era homosexual y que vivía en el clóset por las presiones de su madre, sin embargo, esa fama de su madre y el renombre que él ya tenía también como un gran actor, le ayudaron a tener de pareja a atractivos jovencitos que buscaban un espacio en el medio del entretenimiento y a algunos actores y productores de renombre. Se sabe que él y María, rompieron relaciones cuando la actriz encontró lo encontró besándose con otro chico y vestido de mujer. Esa condición era vergonzante en esos años y eso derivó en que nunca tuviera una buena relación con Enrique, distante hasta que el actor murió. 

Para recorrer la carrera de María nos hace falta espacio y tiempo, pues no solo es una de las más prolíficas en el cine nacional, sino también apasionante. María Félix fue protagonista de grandes joyas de la época de oro del cine mexicano como: “El peñón de las ánimas” (1942); “Doña Bárbara” (1943); “Enamorada” (1946); “La diosa arrodillada” (1947); “Maclovia (Belleza maldita)” (1948); “Tizoc – Amor Indio” al lado de Pedro Infante (1956); “Miércoles de ceniza” (1958); “La cucaracha” al lado de Dolores del Río (1958) y “La bandida” (1962) por mencionar algunas, además de que hizo cine en Italia, Francia, España y Argentina. 

Descrita por Diego Rivera como “Un ser monstruosamente perfecto.  Es un ser ejemplar que impele al resto de los seres humanos a esforzarse a ser como ella”, María Félix es una de las grandes personalidades que nuestro país dio al mundo. Y hoy, la recordamos en el que sería su cumpleaños número 107 y su décimo noveno aniversario luctuoso. Porque solo las verdaderas estrellas, se van el día de su cumpleaños. 

Mi Twitter: @iorcuevas