Migración burocrática

Carlos R. Aguilar Jiménez.


De ser cierto el proyecto de AMLO de descentralizar las secretarías de estado que por siempre han estado en lo que fuera el Distrito Federal, que como indicaba este nombre era el: “distrito de la federación”, al convertirse en ciudad de México con las prerrogativas de un estado más, es lógico que las dependencias federales emigren de la capital y junto con ellas emigren los millones de burócratas federales que ahí trabajan y viven con sus familias, de tal forma que a estados, como Oaxaca con SEDESOL arriben miles de empleados federales en busca de casa, departamentos y vivienda, incrementando notablemente la demanda de espacios para renta o compra.y la economía en general.

Si llegan a Oaxaca ocho o diez mil burócratas federales, en la misma proporción se requerirán viviendas, escuelas, alimentos, entretenimiento, transporte y todo a lo que están acostumbrados a tener y usar en Cdmx, donde la calidad de vida es mejor que en Oaxaca, así que en principio, como para todo migrante, será un cambio radical, porque Oaxaca no tiene el mismo nivel ni calidad de vida de los estados del norte y centro del país, al ser uno de los lugares más atrasados y pobres, así que será todo un reto y desafío para Oaxaca asimilar, adoptar y dar la bienvenida a miles de migrantes, que como en toda migración traerán lo suyo, que si bien no es tan diferente porque todos son mexicanos (bueno sería fueran holandeses o suecos) lo cierto es que en principio los dueños de casas y departamentos para renta tendrán un incremento en expectativas porque en la dinámica de oferta y demanda, la necesidad de cientos de casas para vivir hará que se incremente los precios y, al final todos saldremos ganando, porque únicamente entre sueldos y prestación de servicios, se moverán millones de pesos que de otra forma jamás nunca llegarían a Oaxaca.

Como con toda migración Oaxaca se beneficiará, especialmente porque no se trata de una migración de gente que no tiene nada y sale de su lugar de origen a ver que encuentra, sino de burócratas federales cuyo sueldo es superior infinitamente al de los burócratas estatales y, peor los municipales, así que, no obstante ninguno de los migrantes supere el sueldo de AMLO, ganarán muy bien y necesitarán servicios que actualmente nadie se anima a instalar porque no están dentro de los esquemas provincianos y sin perspectiva de los oaxaqueños, pero que buscarán los ex defeños, por lo que será posible a partir de la migración lleguen a Oaxaca franquicias como la de los búhos que hay en todo el país menos en Oaxaca, servicio de taxis UBER, tiendas departamentales, Bajío, Krispy Kreme, Salón Corona y quizá hasta parques de diversiones con aparatos mecánicos que tanto gustan a mucha gente de cdmx.

Si se cumple la promesa de AMLO y llega SEDESOL a Oaxaca con sus miles de migrantes y, también termina el barril sin fondo de corrupción del PRI de las autopistas a la costa e Istmo, Oaxaca quizá entonces deje de ser parte de centroamérica y se integre económicamente a México con sus migrantes, que ¡BIENVENIDOS SEAN!.