Ahora consultar horario

Carlos R. Aguilar Jiménez.


Hemos descubierto estupefactos porque así lo ha indicado AMLO y sus cuates, porque aún no son funcionarios oficiales del gobierno, que durante los seis años del próximo gobierno federal las decisiones importantes sobre el país se tomarán en función de los resultados de consultas en las que –aunque voten unos cuantos–, se considerarán vinculantes, válidas, para que el jefe del ejecutivo decida, tal como acaba de suceder con la dizque consulta para definir el futuro de las obras del aeropuerto en CdMx,  y en la que apenas votaron un millón, frente a los casi 120 millones de mexicanos, por lo que sin valor estadístico proporcional ni oficial, sabiéndose que las decisión estaba tomada previamente, se confirmó que se cancelan dichos trabajos del aeropuerto ya avanzados, tirando a la basura miles de millones de pesos que hemos pagado como impuestos y se habían convertido en cemento, varillas y pagos de empleados, entre otras cosas, situación que a los oaxaqueños no nos debe sorprender, porque igual sucedió con el Libramiento Norte donde se tiraron millones a la basura, con el pretexto que se va a calentar más el planeta y no tendrán donde vivir pájaros y lagartijas si se utiliza como vialidad.

La decisión es definitiva e inapelable porque en asuntos técnicos altamente especializados, decidió el pueblo, el taquero, la tamalera, el bolero,  odontólogo y muchos otros ciudadanos, que de su oficio o profesión han de saber mucho, pero de aeronáutica no creo, así que ya en tendencia y moda respecto de lo que a muchos no les gusta, con que sea un millón es suficiente. Propongo se haga ahora una consulta entre cuates para desaparecer (por lo menos un sexenio), el Horario de Verano y regresemos al horario de Dios o natural, porque el horario artificial, el de verano, es de los ricos, del mundo capitalista y neoliberal que solo sirve para ajustar transacciones bursátiles internacionales, horarios de aviones en vuelo intercontinental y beneficia únicamente a los pudientes, no a la gente de pueblos donde siguen su vida en función del canto del gallo y puesta del Sol, tampoco lo quieren los profes de la Secta 22 que siguen en su horario de resistencia contra la política neoliberal y capitalista.

Pueblo contento

Si antes parecía difícil o imposible cambiar el horario que nos obliga a adelantar y luego atrasar el reloj una hora, con AMLO sería muy fácil derogar, porque basta con que decida hacer una consulta a modo, vote una mínima cantidad de ciudadanos y ya está, se acaba el horario de verano y volvemos a las horas de antes, a las que se ajustan al ciclo circadiano, mientras el resto del mundo en un planeta global no importa, porque lo que vale realmente es que el pueblo esté contento, y lo estaría si nos regresamos a lo de antes, porque es un hecho que el horario de verano no es para ahorrar energía eléctrica, porque geográficamente estamos entre el ecuador y el trópico de cáncer y no cambia mucho la duración del día, así que insisto, que se organice una consulta en Oaxaca donde con que vote la mitad de oaxaqueños en contra del horario, ya está, se demuestra que todo México está en contra del Horario y, todos felices, porque de eso se trata, no de decir la verdad, sino de dejar contento al pueblo.