El carnaval de las almas


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Hace unos días, nuevamente en una deliciosa plática con amigos, se ponía el tema en la mesa si conocíamos algunos materiales discográficos que no son tan conocidos a nivel masivo. Evidentemente, algunos recordaron materiales de catálogo, de grupos europeos poco comerciales o de integrantes de algunos grupos que hicieron sus intentos solistas. Entonces, se me vino a la cabeza uno que de verdad es poco conocido incluso entre los fanáticos: “Carnival Of Souls” de la banda Kiss. Y miren que para que muchos de sus seguidores no conozcan algún material de la banda de hard rock, es sorprendente en demasía.

Resulta que después de la reunión de los miembros originales en el MTV Unplugged y que suponía como fue, una  gira con todo el poderío que requería el retorno de una banda de leyenda; el disco “Carnival Of Souls” fue enterrado, incluso se descartó la posibilidad de comercializarlo por parte de Kiss y de Mercury Records. “Carnival Of Souls” había representado un paso experimental hacia un sonido muy diferente a los que los reyes del glam nos habían acostumbrado.

Gene Simmons, quería entre los años 1995 y 1996, un sonido más contundente y oscuro para un nuevo material, algo que se alejara del sonido sofisticado y festivo habitual de ellos, entonces, inspirado en Nirvana; Stone Temple Pilots; Soundgarden o Alice In Chains, contrató a Toby Wright, famoso productor del género y que había producido éxitos para las bandas antes mencionadas. Paul Stanley, nunca estuvo de acuerdo en esta decisión y tampoco con lo que intentaba experimentar su compañero; incluso llegó a declarar que: “el mundo no necesitaba a unos Nirvana de segunda”. Por eso, la reunión de los integrantes originales le vino como anillo al dedo para prescindir de un material que ya habían grabado, pero que al niño estrella nunca le gustó.

La historia de “Carnival Of Souls”, se torna interesante también porque al tener esta discrepancia de las dos cabezas de Kiss, la grabación del álbum se hizo por separado. Es decir, Stanley grabó por su parte, Simmons en otro estudio y Eric Singer haciendo algo similar. Esto le abrió paso a Bruce Kulick, quien participó como guitarrista principal en cada uno de los tracks y bajista en algunas melodías, además de hacer su debut como cantante en el tema “I Walk Alone”. La reunión de los integrantes originales conjeturaba que este material jamás vería la luz, pero fue la piratería la que hábilmente consiguió algunas maquetas del disco y las puso a la venta (sin que nadie, ni Kiss ni Mercury Records, se enteraran de cómo fueron obtenidas), que se tomó la decisión de que en plena gira del reencuentro en 1997, se lanzara este disco al que además tildaron como: “Carnival Of Souls: The Final Session” con una sola edición y además limitada.

Al momento de su lanzamiento, “Carnival Of Souls” con su primer single de nombre “Jungle”, no alcanzó a entrar al Top 20 de Billboard, y fue destrozado por la crítica; incluso el experto Mike McPadden de VH1, lo colocó en el puesto número seis de “Los peores álbumes de las mejores bandas”.  A muchos fanáticos no les gustó para nada la decisión de experimentar con un sonido con el que Kiss nunca había sido identificado, la recepción fue demasiado modesta y lo que representó fue que la despedida de Singer y Kulick en esta etapa de la banda, fuera un rotundo fracaso. Sin embargo, poco importaron los comentarios hacia este material, pues el regreso de Kiss con sus maquillajes y sus integrantes originales al mismo tiempo, estaba siendo un éxito rotundo y generando ganancias a carretonadas.

El paso de los años sin embargo, le han dado relevancia a “Carnival Of Souls”. Desde su lanzamiento, la crítica especializada pisoteó el disco y su sonido; sin embargo, fanáticos del género y de la banda le dieron la aprobación, quedando fascinados con el experimento más estético y menos comercial que Kiss se había arriesgado a hacer desde “Music From ‘The Elder’” de 1981. El día de hoy, 22 años después de su lanzamiento, “Carnival Of Souls” se ha convertido en un material de culto para los fans de Kiss y un experimento audaz que sólo ellos, se podían dar el lujo de hacer. Cabe mencionar que hasta 2010, el material había vendido solo 180 mil copias en todo el mundo, siendo el disco de la banda con las menores ventas en toda su historia de casi 45 años en la industria. “Carnival Of Souls” está disponible actualmente en Spotify.

Anuncios