Premiar a delicuentes


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Delito, infracción o violación es todo aquello considerado ilegal por las leyes establecidas por la sociedad, aceptadas por todos y consignadas en reglamentos o legislaciones, de tal forma que todo aquel que viole los códigos u ordenanzas comete un delito, que puede ser secuestrar, violar, agredir, asaltar o robar, siendo robo incluso hurtar una simple manzana, tijeras, un automóvil, los bienes de una casa o lo que sea no nos pertenezca y sustraigamos o expropiemos sin haberlo comprado o pactado con el dueño, de tal forma que los huachicoleros o ladrones de gasolina, aunque roben únicamente un litro o cien, sigue siendo un robo, porque no se trata de la cantidad o el objeto en cuestión, sino la acción, que es la que se condena y tipifica legalmente, de tal modo que, no obstante, alguien robe por hambre o necesidad, de todas formas es un delito llamado robo.

La gente que perfora gasoductos para sustraer gasolina está robando, son delincuentes, ladrones que deberían ser castigados por las autoridades, fichados por las agencias del ministerio público y encarcelados para castigar, de acuerdo a la ley, el delito cometido, pero no será así, en la Cuarta Transformación, los ladrones en lugar de ser encarcelados, serán premiados, incentivando a quienes no roban, para que ahora lo hagan, porque  esa es la enseñanza: roba para que el gobierno te de dinero, 8 mil pesos cada mes para que no robes. Después te darán 10 mil para que no vendas drogas, 15 mil para que no asesines y eso, es corrupción extrema, porque se esta enseñando que los delitos no se castigan, sino que, en función de la ideología populista actual de no aplicar la ley para no se calificado como represor, se premia a los delincuentes.

En los primeros años de la vida los niños no tienen noción de pertenencia, de lo que es de él, lo que pertenece y lo que es de otros, lo ajeno; como niño todo es potencialmente suyo, pero conforme crece y gracias a la educación, formación moral incluso religiosa, la disciplina que aprende en casa o la escuela, gradualmente asimila y diferencia lo que es propio y ajeno, y aunque quiera todo, aprenderá que debe pedir y, si no se lo dan porque no es suyo, tiene que quedarse así porque si no es un delito, aprendiendo entonces que si toma lo ajeno, aunque sea la torta que el amigo o compañero lleva a la escuela para comer, comete un robo. Juárez, el más ilustre mexicano lo dijo: El Respeto al Derecho Ajeno es la Paz” y si no se respeta lo ajeno se deben pagar las consecuencias, no obstante ahora la Cuarta Transformación implica que los delitos no se castigan, sino que se premian, y así miles de familias de ladrones de combustible, que deberían ser enjuiciados y condenados según las leyes, ahora serán premiados por AMLO al regarles dinero que no es suyo, es de los impuestos, para que no roben, para que no cometan delitos. Interesante transformación y enseñanza: Para que no robes te doy dinero. Esta acción se parece a la extorsión que hacen delincuentes con negocios.