Viene día sin sombra


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Desde que ocurrió el solsticio de invierno el pasado 21 de diciembre, el sol se ha estado movimiento, como cada año, del sur al norte, más exactamente del Trópico de Capricornio al de Cáncer, desplazamiento estacional que en el recorrido del sol – el astro Dios- se ubicará precisamente en la vertical de Oaxaca, en el cenit, el próximo miércoles 8 a las 13:20 horas, momento especial del año y del cielo en que al ubicarse el sol en el meridiano de Oaxaca desaparecerá la sombra.

El 8 de mayo es día sin sombra porque todo objeto vertical, ya sea un poste, pozo, pared o lo que sea sin salientes, no generará sombra, siendo iluminado absolutamente por todos lados, de tal forma que la incidencia de radiación solar será extrema, agitando térmicamente al máximo las moléculas de vapor atmosférico, esa inmensa capa de calina que opaca todo el horizonte, recalentando el suelo, azoteas, pavimentos, banquetas y todo lugar expuesto al sol, como parte de la dinámica estacional y meteorológica que excita capas superficiales del océano evaporando miles de kilómetros cúbicos de agua que cubren prácticamente todo el istmo desde Puerto Escondido hasta Veracruz, cumpliéndose el ciclo hidrológico y de calor excesivo para que a partir del día 20 se declarare oficialmente la Temporada de Huracanes y lluvias intensas en todo el sureste mexicano.

Que el Sol se ubica exactamente en nuestro meridiano el 8 de mayo, lo sabían nuestros antepasados que construyeron Monte Albán, donde desalinearon el Observatorio Astronómico o “Edificio J”  respecto de la simetría de la Plaza Ceremonial para alinearlo con el Edificio “P”, donde se ubica una cámara sagrada en la que el sol penetra únicamente el día ascio, sin sombra, el 8 de mayo, señalando a la vez la salida en el horizonte del sol, alineación que les permitía suponer que una vez bendecidos por el Dios Sol con toda su luz, calor y color vendrían las benditas lluvias, tal y como sucede todos los años y así será 2019, día sagrado que para celebrar, en el Observatorio Astronómico Municipal, siguiendo una tradición de hace 40 años, se organiza en coordinación con la Subdirección Ciencia y Tecnología, el “Festival Solar Sagrado”, en el que se vigilará con instrumentos, gnomones, armilla, sextante y telescopios, la desaparición de la sombra, impartiendo también conferencias respecto de Astronomía Prehispánica y Monte Albán, destacando la importancia de equinoccios, solsticios y ascios, haciendo notar que si bien todos saben cuando son y qué importancia tienen los solsticios y equinoccios, muy pocos saben que el 8 de mayo, el día ascio, era el día más venerado, sagrado y respetado por nuestros antepasados, quienes seguramente ese día habrán realizado ceremonias, sacrificios y quizás fiestas religiosas para festejar que el Dios más sagrado de nuestros ancestros, Tonatiuh, venía a bendecirnos, hasta que fue dado de baja para imponer uno judeocristiano ajeno a nuestras devoción y fe. La desaparición de la sombra será vigilada en el Observatorio Astronómico Municipal de 10 a 15 horas y están todos invitados. El acceso el libre y gratuito.