Enseñanza nomalista


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Luego de la demostración de abuso de poder de alumnos normalistas de una escuela Normal del Estado de México donde dicen forman profesores para escuelas públicas, quienes hace una semana robaron autobuses de pasajeros y camionetas de reparto, secuestrando, privando de su libertad a los conductores durante varios días, con total impunidad y exceso consiguieron ser atendidos por autoridades de SEGOB a quienes pusieron de rodillas hasta obligarlos a aceptar sus exigencias, incluida la otorgación de plazas de trabajo inmediatas y directas, además de otras canonjías, una vez que habían humillado a los gobernantes, enseñando así, con el ejemplo, como modelo la forma en que se debe enseñar o instruir, ejemplificando que el mejor sistema o estrategia para conseguir lo que quiera, es el secuestro y robo, tal y como comenzaron a hacer de inmediato otras normales del país y como acostumbra el CRENO que asalta cada semana la caseta de autopista de Huitzo, saquean camiones repartidores de alimentos, cervezas o refrescos y bloquean calles o irrumpen en negocios.

La enseñanza e instrucción de normalistas respecto de asaltar, robar y secuestrar es ejemplo de arbitrariedad, abuso, crueldad e ilegalidad, que tolera, pasa por alto y acepta el gobierno sin que importen los daños y perjuicios que causen a empresarios, comerciantes y población que no tiene que ver con las demandas de grupos y colectivos de resentidos que no tienen que perder, porque el gobierno actual en su afán desmedido de tolerancia y pasividad, argumentando que la mal llamada 4t, jamás nunca reprimirá ni sancionara a delincuentes que con el pretexto de ser luchadores sociales cometen todo tipo de atropellos, evitando así las autoridades electas por el pueblo bondadoso y caritativo, ser llamados represores, cuando lo que deberían hacer es aplicar la ley, dado que el no hacerlo facilita que las enseñanzas de normalistas contagien a otros grupos, que si bien son expertos en lo mismo, como la CTM, taxistas, camioneros, profes de la Gestapo 22, indígenas en resistencia, migrantes, Antorcha Campesina, triques o quienes sean y se asuman en resistencia social, realicen todo tipo de atropellos y arbitrariedades, sabiendo que se enseña con el ejemplo, en una dinámica creciente que hará pronto aprendamos que, si queremos conseguir algo, lo mejor es secuestrar autobuses, camiones de reparto, patrullas policíacas o pipas de combustible que sería más más eficaz, porque la enseñanza de los normalistas, futuros profes de niños humildes es así, se enseña con el ejemplo y la mejor muestra es la demostración de fuerza, arbitrariedad y crueldad, sabiendo que no habrá durante los próximos cinco años autoridad que se atreva a sancionarlos, condenarlos y después un juez a  encarcelarlos, de acuerdo a los delitos cometidos, porque el pueblo que voto por el presidente es bueno, compasivo, beatífico, sabio y sus demandas, aunque roben, secuestren y violen, siempre serán toleradas y permitidas, principalmente si son normalistas enseñando con el ejemplo.