Reciclaje municipal


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Se jalan los cabellos, desgarran vestiduras y creen se acabará el planeta convirtiéndose en enorme basurero, un mundo de inmundicia, una roca estéril o algo inmundo porque tiramos basura sin reciclar, desechando envases, envolturas, cubiertas y forros, hasta el grado de mal gusto y apariencia de desprecio al proponer los regalos de navidad no se envuelvan en papel de ornato, sino en periódico, para así evitar más desperdicios y basura, porque según los mal informados ecologistas e ignorantes ambientalistas, todo lo que se tira es basura, bazofia o desperdicio, pero no es así.

En Oaxaca de Juárez, en el municipio de la ciudad capital nada se desperdicia, todo se recicla, reutiliza y vuelve a servir, utilizar o vender, porque el H. Cuerpo de Barrenderos Municipales para ayudarse de sus bajos ingresos, del paupérrimo salario que paga el H. Ayuntamiento a sus empleados, excepto a funcionarios quienes ganan sueldos astronómicos, todos y cada uno de los empleados de limpia reciclan lo que recogen de la calles, casas, oficinas, negocios y empresas, porque latas de aluminio, cartón, vidrio, fierro, trapos, cobre, plásticos, botellas, desechos electrónicos y todo lo que se nos ocurra tirar, es separado desde los carritos de barrendero hasta los camiones recolectores, porque todos y cada uno de lo que para algunos es basura, para otros es útil y se vende por kilo o volumen, y así todo se recicla, si bien no a nivel de contenedores orgánicos o inorgánicos que instala el gobierno o particulares, que no sirven para gran cosa porque todo se revuelve en los camiones basureros, en el trayecto a los tiraderos de basura y en espacios de recolección de barrenderos todo lo separan, apartan o aíslan para luego venderse. Existen compradores de fierro, aluminio, cobre,  vidrios, madera, cartón y papel además de desechos orgánicos para hacer composta o alimentar animales en una dinámica de reutilización, reciclaje o reaprovechamiento que si para mal no es evidente, es altamente efectivo, porque a diferencia de países desarrollados donde los barrenderos o empleados del servicio de limpia ganan bien, en Oaxaca con un miserable sueldo de barrendero, la necesidad les obliga a vender y negociar todo lo que sea reciclable, útil para otros, obteniendo así todos los días un ingreso extra para mejorar su calidad de vida. Si usted estimado lector tira lo que sea, sepa que será reciclado, reutilizado o incluso convertido en combustible, alimento directo o industrializado para animales, porque en Oaxaca todo se aprovecha, desde teléfonos celulares viejos y computadoras o equipo electrónico, baterías, coches viejos, excepto los Volkswagen sedán, que nunca son viejos, sino vochitos, y así todo se recicla porque la necesidad obliga a aprovechar al máximo, excepto, claro está para las clases pudientes incluidos los políticos con sus astronómicos sueldos que no tienen necesidad de aprovechar lo que se podría vender para reciclar, desechando cosas, simplemente porque pasaron de moda y ya no es fifí .   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s