Atardeceres venéreos


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Puede haber atardeceres marcianos cuando el planeta Marte aparece en el horizonte a la puesta de Sol, pero también pueden ocurrir crepúsculos vespertinos venéreos o venusinos, porque Venus el lucero de la tarde o de la mañana esta asociado con Venus o Afrodita, la diosa del amor o la sexualidad romana y griega, relacionada también con las llamadas enfermedades de transmisión sexual o venéreas, que debido a su naturaleza erótica consideradas hasta principios de este siglo enfermedades inmorales, impúdicas y vergonzosas, la correlación con el planeta Venus, derivó en que todo lo relacionado con este planeta no sea: venéreo, sino venusino, porque la primera definición se oye mal, usándose así una especie de eufemismo.

Definiciones lingüísticas aparte o enunciaciones al margen, lo importante es que el planeta Venus es visible ahora como lucero de la tarde, la estrella del ocaso y astro vespertino, de la palabra véspero, nombre que daban los griegos a este astro que creían eran dos diferentes, el de la tarde Véspero y, de la mañana, Fósforo, siendo el mismo y que desde mediados de noviembre luce en los atardeceres al poniente de la ciudad durante una hora para luego ocultarse en el horizonte, oportunidad que en los atardeceres de cielo despejado ha sido observado a simple vista en cualquier lugar, pero especialmente a través de los telescopios del Observatorio Astronómico Municipal, donde los visitantes satisfacen su curiosidad observando el planeta, como preámbulo de la observación posterior de Saturno al que se observan sus anillos y satélite Titán y, posteriormente Júpiter, con sus franjas ecuatoriales y cinco satélites, además de la mancha roja. Venus es un planeta interior porque está entre la Tierra y el Sol, de tal forma que al girar cerca del Sol, cuando el astro Dios se pone, pocos minutos después lo sigue Venus y lo mismo sucede del otro lado, al amanecer, antes de salir el sol se puede ver Venus, pero en cuanto amanece el intenso brillo del día lo opaca y ya no se ve, así que durante lo que resta de este año tendremos a Venus como lucero vespertino y astro principal a observar durante la XI Noche de las Estrellas este sábado 30 de noviembre, ocasión de celebración astronómica en la que además de observaciones astronómicas con potentes telescopios de los dos observatorios astronómicos, habrá talleres de ciencia, cursos de cosmografía, conferencias, presentación de los Payasos de la Ciencia, funciones del Planetario Nundehui y un original torneo de ajedrez: Del Escaque al Universo, todo esto y más con acceso gratuito y libre gracias a los generosos patrocinadores, como H. Ayuntamiento, Sociedad Astronómica de Oaxaca, CBTIS 26 y el premio Municipal y Estatal de la Juventud: Club de Astronomía Nicolás Copérnico. Todas las Actividades serán libres y gratuitas, destacando entre todo el planeta Venus.