Reprueba la UABJO


Carlos R. Aguilar Jiménez.

El prestigio, la excelencia o calidad que con resultados óptimos y hechos inmejorables se consigue, requiere de constancia, disciplina y trabajo para mantenerse y conservarse, porque de otra forma se pierde la autoridad o diluye el ascendiente, tal y como ha sucedido con la UABJO, que de aquel ilustre y prestigioso Instituto de Ciencias y Artes del Estado de Oaxaca, de donde egresaron profesionalmente célebres y reputados profesionistas oaxaqueños convirtiendo a la institución educativa en ese entonces en la Máxima Casa de Estudios, hoy casi nada queda de aquella celebridad educativa, porque si bien a mediados del siglo pasado si podía decirse que era la Máxima Casa de Estudios, esto se debía a que era única y u no tenía forma de compararse, pero hoy, cuando existen la Anáhuac, La Salle, o URSE en el ámbito privado o la Tecnológica de la Mixteca y la Universidad Tecnológica de los Valles Centrales en contexto público, estas últimas escuelas con sus facultades son infinitamente mejores a la UABJO y el mejor ejemplo al respecto es que, ningún padre de familia con posibilidades económicas inscribiría a sus hijos en la UABJO sabiendo que existen opciones.

Reprueba la UABJO, no invierte en investigación porque como último ejemplo, en el último trimestre de 2019 las instituciones de educación superior de Oaxaca, con excepción de la UABJO invirtieron 28.3 millones de pesos en proyectos de investigación, porque según el COCyT , la mayor inversión la realiza la Universidad Tecnológica de la Mixteca al inyectar recursos por 17. 7 millones de pesos a 8 proyectos de investigación, de la misma forma que la UTVC: Universidad Tecnológica de los Valles Centrales y Universidad de la Cañada, y es que a diferencia de la UABJO que esta plagada de sindicatos corruptos y porros que después se convierten en rectores y donde la dinámica estudiantil es de paros, huelgas, bloqueos, asaltos a camiones repartidores, agresión a la gente y ningún interés por la ciencia o innovación, porque al considerarse la UABJO una institución combativa, de izquierda, socialista, preocupada por los pobres donde se aceptan alumnos incapaces de aprobar exámenes de admisión, si podría la UABJO ser la máxima casa de estudios, pero únicamente por la enorme cantidad de dinero que recibe y del que no informa en transparencia en que lo gasta (con el pretexto de autonomía) igual que por el enorme numero de alumnos, pero no por excelencia, calidad y prestigio universitario, ya que cualquier egresado que buque trabajo en transnacionales o empresas privadas, jamás nunca aceptaría a alguien con perfil comuniostoide que considere normal exigir por medio de la amenaza, chantaje, intimidación y violencia como hacen cada semana los sindicatos de la UABJO y sus alumnos, ajenos a la filosofía de la ciencia, el respeto a los demás y especialmente a rescatar el prestigio y dignidad que alguna vez tuvo, el siglo pasado, la que si fue la Máxima Casa de Estudio de Oaxaca.