Libramiento muerto


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Creciendo exponencialmente en Oaxaca el número de automóviles y vehículos de todo tipo, en general, las calles y avenidas siguen siendo las mismas del siglo pasado; excepto por algunos caminos que han pavimentado en colonias que luego se convierten en valiosos atajos para evitar las congestionadas arterias de la ciudad, lo cierto es que en infraestructura urbana o transito nada ha mejorado la ciudad, porque incluso los policías viales en lugar de evitar el estacionamiento prohibido en todo el trayecto de la carretera internacional o periférico, su función principal, cual jauría furiosa, consiste en asaltar y robar a motociclistas y propietarios de vehículos viejos que caen en sus trampas disfrazados de operativos, en una dinámica en la que a SEMOVI y sus sicarios con uniforme su interés primordial es el robo, no la agilización y seguridad en vialidad, dejando que los automovilistas se las arreglen como puedan para llegar a sus destinos, sin que hasta la fecha se rescate y ponga en servicio el Libramiento Norte, hoy totalmente muerto por el egoísmo de los pudientes habitantes de San Felipe y necedad de ecologistas, quienes prefieren beneficiar a pájaros y lagartijas en su ambiente bucólico, antes que la población en general.

La ciudad ha crecido geométricamente en cantidad de vehículos que no tienen opción para desplazarse de oriente a poniente, excepto por la carretera internacional dado que Camino Nacional y Avenida Ferrocarril son caminos infestados de topes y semáforos inoperantes que obligan a circular a vuelta de rueda, mientras el Libramiento Norte es espacio de esparcimiento para corredores adinerados, jubilados y jugadores que no tienen ninguna prisa ni necesidad económica, soslayando la urgente necesidad que tienen quienes menos tienen de llegar a sus trabajos o compromisos a tiempo, sin perder horas embotellados en las calles de la ciudad debido a los miles de vehículos que podrían derivar por el Libramiento Norte agilizando la circulación, pero eso le tiene sin cuidado al gobierno que en todo este sexenio no ha hecho ni una miserable obra o infraestructura, haciendo como que hará el CITYBUS o cualquier otra cosa son concretar, mientras terminan estos dos años que faltan, para después irse de Oaxaca a vivir en un lugar mejor, porque es cierto que ningún gobernador se queda a vivir en Oaxaca, así que poco o nada les importa como se viva o circule en la capital y pueblos conurbados porque a los gobernadores les espera Madrid, Miami o Paris, donde disfrutarán de sus comodidades y vialidad olvidándose para siempre de Oaxaca, una ciudad que a diferencia de Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Guanajuato y demás ciudades del centro y norte de México crecen y progresan en todos los aspectos, pero especialmente en sus vialidades modernas que mejoran la calidad de vida de sus habitantes, a diferencia de Oaxaca, ciudad que para vivirla hay que ser masoquista porque la puede querer uno mucho, pero no sentirse orgulloso de su infraestructura vial y el Libramiento Muerto…  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s