Termina sequía


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Convencional, occidental o desde Europa y en los libros de texto se nos enseña tenemos cuatro estaciones que si bien funcionan para los habitantes nórdicos según equinoccios y solsticios, para nosotros no, al no considerar que países que se ubican entre los Trópicos de Cáncer y Capricornio las condiciones meteorológicas pluviales o estacionales determinadas por días ascios, son diferentes a Europa, de tal forma que en Oaxaca, por ejemplo, únicamente tenemos dos estaciones, en función de un hábitat denominado Bosque Tropical Estacional. Lo que significa que, aunque suele haber una estación lluviosa comprendida entre los meses de mayo a octubre, también hay una estación seca que se prolonga desde octubre hasta abril y, si nos centramos en los meses de lluvias, denominaríamos al estado de Oaxaca: floresta tropical estacional; y, si nos centramos en los meses secos, podríamos considerar: desierto estacional.

En Europa, especialmente España que nos trajo su cultura, religión exótica y casi todo lo que somos, no tienen día Ascio (sin sombra) En esas latitudes nunca llega el sol al cenit, jamás alcanza su meridiano, por lo que tienen cuatro estaciones definidas por el otoño, invierno, primavera y verano que, climáticamente tienen características precisas con temperaturas extremas que oscilan por debajo de cero en invierno y arriba de 40 en verano, diferencia de casi 40 o más grados rumbo al norte; entre nieve y bochorno, condiciones que no aplican en Oaxaca donde la oscilación de temperaturas únicamente varía entre 30 y 20 en todo el año: 10 grados, sin que los árboles y floresta pierdan hojas y muestren secos como en Europa, porque aquí siempre están verdes y todo el año hay flores, frutas, cultivos y agua líquida porque vivimos en el trópico, somos intertropicales y, aunque por latitud deberíamos vivir en un desierto, Oaxaca tiene la ventaja de ubicarse en el istmo de Tehuantepec, la franja continental más estrecha de México, por lo que al iniciar la estación de lluvias derivadas de la temporada de huracanes, tanto los que se forman en el Océano Pacífico o Atlántico, por estar cerca del mar, nos empapan, traen lluvias intensas durante cinco meses, como en esta semana sagrada de día ascio, al terminar la sequía propia de desierto estacional. Esta es la Semana Sagrada Prehispánica como sabían nuestros antepasados que sacralizaron el día ascio, 8 de mayo, en Monte Albán al desalinear el edificio J para indicarlo, sabiendo que comenzaba la temporada de lluvias. En mayo comienza la temporada de huracanes así que terminó la estación de sequía, de estiaje, aridez y marchitamiento. Inicia con la Semana Sagrada y día ascio, la estación de lluvias; serán cinco meses de aguaceros, lloviznas, chaparrones, chubascos y diluvios, dependiendo hacia donde se muevan los ciclones, pero de cualquier forma termina la sequía y tendremos agua de sobra que desperdiciaremos porque no hemos construido la infraestructura necesaria para evitar que el vital líquido regrese al mar y así lo pudiéramos aprovechar durante 7 meses de sequía, propia de desierto estacional.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s