Dudas del interoceánico


Carlos R. Aguilar Jiménez.

De la misma forma que expertos economistas y especialistas de diversas disciplinas consideran ilógico construir una refinería de petróleo cuando la industria que utiliza combustibles fósiles, incluidos los automóviles que a finales de esta década casi todos serán eléctricos,  de la misma forma tampoco comprenden cómo el gobierno pretende construir un corredor en el istmo de Tehuantepec entre el océano Pacífico y Atlántico, especialmente porque el presidente ha sido incapaz de informar de forma tangible como será que este corredor impactará en el crecimiento económico de los estados de Oaxaca, Veracruz y de todo el país.

Construir una refinería de combustibles que serán obsoletos la próxima década y un tren que le de vuelta a la península de Yucatán, en lugar de planificar su trazo para comenzar a enlazar por ferrocarril el sur de México con el centro y luego el norte, son absurdos que únicamente se entienden si se justifican con razones ideológicas o populistas, porque es un hecho que, si se trata que los buques transportadores de contenedores abrevien su viaje al no desplazarse hasta el canal de Panamá y desde Salina Cruz, envíen mercancías a Coatzacoalcos y de ahí sigan su viaje a Europa o China, cualquier experto en envíos o especialista en mercadotecnia y traslados, difícilmente entenderá o aceptará que sus productos una vez subidos a un buque, vayan a ser bajados y manipulados varias veces para bajarlos otra vez, subirlos a un tren interoceánico, luego bajarlos otra vez y de nuevo subirlos a otro barco, con todos los riesgos que implica, especialmente por bloqueos de vías férreas y conflictos políticos que es lo que más sucede en esta región, donde además la impunidad e indolencia de autoridades, que se ponen de rodillas, humillados ante grupos de resentidos sociales, en cualquier momento pueden bloquear las vías y de paso robarse lo que lleven los trenes. La seguridad de empresas es lo más importante, porque no obstante estén aseguradas, es preferible dilatar unos días más o semanas para llegar al canal de Panamá que arriesgar a bajar, subir y desplazar cargas, que además casi equiparan el tiempo de viaje hasta Centroamérica, por lo que en este sentido ese Corredor Interoceánico no tiene sentido, excepto si se utiliza para instalar fábricas, pero igual, el istmo está muy lejos de EU y Canadá y las carreteras son pésimas y cruzan por zonas de conflictos sociales que dífilamente el gobierno protegerá de barricadas, bloqueos, asaltos e irrupciones, porque antes que otra cosa, primero “abrazos que balazos”, o protección con estampitas religiosas y espíritus, de tal forma que si bien tenga un relativo uso ese Corredor Interoceánico en proyecto, como la refinería de Dos Bocas o el Ferrocarril Maya, se trata de obras populistas obsoletas, caducas o intrascendentes para el crecimiento económico, que ya sabemos para este gobierno no es tan importante como el bienestar y la espiritualidad. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s