Música para la crisis (IX)


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Estamos llegando quizá al punto de mayor riesgo en el contagio derivado de esta pandemia. No está por demás, extremar precauciones; hay que recordar que eso no es un acto de exageración, sino de amor y de deseos de que pronto retomemos, de la manera más normal de acuerdo con lo que permita la realidad, nuestras actividades y volver a estar con quienes amamos. 

Nuestra actividad sustantiva en este momento crítico debe ser estar en casa, lo más que podamos. Para que sea menos pesado este encierro necesario y como es martes, me toca sugerirles dos discos de artistas consagrados, que vale la pena escuchar con detenimiento y que de acuerdo a lo prometido desde la primera entrega, pueden encontrar en plataformas digitales. Las sugerencias de hoy son: 

1.- “Transformer” (1972)

Artista: Lou Reed

Productores: David Bowie y Mick Ronson

Discográfica: RCA Records

Un disco con una historia muy interesante y que se volvió legendario desde su creación. No es un secreto que David Bowie fue, es y será un genio de la música y del arte en toda la extensión de la palabra. Desde sus inicios, él era seguidor del grupo The Velvet Underground, exponentes del incipiente rock alternativo en la década de los sesentas y con más influencia en los músicos de esos años. A la salida de Lou Reed de la banda, Bowie gozaba de gran popularidad, pues su experimento llamado “The Rise And Fall Of Ziggy Stardust And The Spiders From Mars” lo catapultaba a la escena mundial en grande tras dos exitazos en la música: “Space Oddity” y “Life On Mars?”. Cuando Reed había presentado ya su primer álbum como solista y ya entablada una amistad con Bowie, comienzan a trabajar en el segundo álbum solista de Reed. El resultado fue el ya legendario “Transformer”. 

Lou Reed se aleja en este trabajo del rock experimental y se une al movimiento glam y qué mejor que de la mano de una súper estrella emergente. La destreza e influencia de Bowie fue algo decisivo para que este álbum fuera un éxito avasallador y el primer single, “Walk On The Wild Side,” se convirtió en un éxito inmediato y en la canción más famosa de Lou Reed hasta la fecha. Lo ambicioso del proyecto y la garantía que le imprimía el ser producción por quien fue, hizo que a este disco se unieran otros grandes talentos como Klaus Voorman, bajista de The Beatles y que se fue con John Lennon en su entonces, naciente etapa solista; asimismo, estuvo Ronnie Ross en el saxo barítono, David Bowie y The Thunder Thighs en los coros, Barry DeSouza en la batería y Mick Ronson en el piano y los arreglos de cuerdas. Sin duda, “Transfomer” es un álbum elemental para todo quien se diga amante de la música, no solo del género, sino en general. Disponible en Spotify. 

2.- “Closer” (2002)

Artista: Josh Groban

Productores: Walter Afanasieff; David Foster; Klaus Derendorf; Eric Mouquet; Mark Hammond; Mauro Malavasi; Leo Z y Mark Portmann

Discográfica: Reprise Records

Un jovencito de 18 años, alumno de la escuela de Bellas Artes de Los Ángeles, subió al escenario en 1999 a ensayar la canción “The Prayer” junto a Celine Dion sustituyendo a Andrea Bocelli para la entrega de los Grammys de ese año, pues el avión del tenor se había retrasado. Ese adolescente barítono con una voz hermosa y potente era nada menos que Josh Groban, a quien vio David Foster actuar al lado de la diva canadiense y pese a que notoriamente se veía que le temblaban las piernas de los nervios, además de tolerar las exigencias de Dion que se sabe, tiene arranques de diva y una actitud tremendamente jactanciosa; Groban demostró su temple y aunque a que era solo un muchacho, realizó un ensayo impecable. Eso convenció a Foster para llevarlo a Warner Music para que le hicieran pruebas; después de la selección y la gran recomendación que llevaba, el sello Reprise, propiedad de ese emporio discográfico, lo contrató y en 2001, con tan solo 20 años, presentó su primer disco. 

Pero el día de hoy, les propongo el que fue su primer trabajo en la industria internacional y el segundo en su carrera: “Closer”, un disco con un alto impacto en la producción, con arreglos monumentales y presentando a un todavía jovencísimo Groban, cantando como los grandes. El joven barítono presentó este ambicioso álbum con un gran número de reconocidos productores entre los que figuraban Walter Afanaisieff, responsable de los primeros discos de Toni Braxton, Mariah Carey y Celine Dion y al mismo Foster, quienes llevaron al chico a niveles globales serios. En esos años, el ‘bel canto’ gozaba de gran popularidad gracias a Sarah Brightman y al mismo Bocelli, quienes lo fusionaron con música pop, rock, electrónica, new age u orquesta sinfónica; por ello, Josh Groban entró a un selecto mercado y gozó de gran popularidad internacional en la primera década del milenio, pues los más jóvenes, voltearon a ver el género gracias a él. “Closer” es un disco que contiene baladas con gran instrumentación, además con temas en español, italiano y francés y fue el disco del género más vendido en los Estados Unidos en la primera década del milenio y es un material, que vale muchísimo la pena escuchar. Actualmente, Josh Groban no tiene la misma penetración en los mercados internacionales como en la primera década de 2000, sin embargo, ha dejado como legado este disco que es simplemente magistral. Disponible en Spotify y iTunes. 

Espero que estas propuestas, te sirvan para que estar en casa, sea una experiencia grandiosa. Eso es vital en estos momentos, mientras tanto, lo que puedas y cuando puedas, quédate en casa. Mi Twitter: @iorcuevas.

Películas y series para la crisis (IX)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s