¿Apertura en turismo?


Carlos R. Aguilar Jiménez.

“Apertura gradual en servicios turísticos. Hoteles y restaurantes abrirán de manera escalonada y responsable e implica el compromiso de todos, y se trabaja ––dice el gobierno–– para que entren en operación”, como toda alucinación, porque nadie en su sano juicio, excepto por asuntos de trabajo se atreverá durante lo que resta de este año a viajar adentro del habitáculo de avión o autobús, quizá de avión sí en automóvil particular, pero sabiendo que aún no existe vacuna que inmunice contra el covid-19 o medicamento que sane, el riesgo seguirá alto, especialmente si se trata de lugares turísticos donde se alucina regresarán vacacionistas luego que abran hoteles.

A diferencia de hoteles donde se entra en contacto con camas, baños, muebles y utensilios de uso diario con riesgo de contagio, donde los turistas buscan descansar, relajarse y no estar preocupando de nada, los restaurantes tendrán otra perspectiva una vez comiencen a funcionar, si bien con menos mesas de las acostumbradas para salvaguardar la sana distancia, asistir a comer a algún restaurante de nuestra preferencia, será en la misma ciudad buscando cambiar la rutina y pretexto para salir de casa a degustar algo diferente, con las medidas de desinfección adecuadas, regresando de inmediato casa, situación que no aplica para hoteles que requieren de clientes que necesitan donde dormir y bañarse al no estar cerca de casa, por lo que si bien los restaurantes y todos los lugares donde se ofrezca comida y bebidas como bares y antros, seguramente volverán a una relativa normalidad, los hoteles no, porque el turismo busca a donde viaja lugares de diversión, atractivos interesantes, museos, playas, albercas, restaurantes y toda la infraestructura para viajeros que estarán cerradas o restringidas en accesos y servicios, por lo que cualquiera que pretenda viajar durante lo que resta de este año, si lo piensa bien y tiene autoestima, preferirá esperar a que haya mejores condiciones antes que arriesgarse, primero a contagiarse y segundo a que sus vacaciones sean un fracaso al vagabundear por ciudades donde limiten los servicios, Habrá obviamente desquiciados a quienes no importe su salud y en cuanto haya oportunidad viajaran, pero serán pocos, los que no tengan nada que perder, pero el turista que se quiere bien y busca por su poder adquisitivo lo mejor, no viajará hasta que haya seguridad y funcionen todas las actividades, por lo que, no obstante se abran escalonadamente hoteles, no habrá huéspedes, porque los turistas esperarán lo que resta de 2020 o todo un año para mejores condiciones y disfrutar mejor del hospedaje y paseos, lo que implica este año la industria turística seguirá agonizando, porque en Oaxaca nunca nos hemos interesado por tener alternativa de ingresos, creyendo siempre habrá turismo, no como Dubái donde sabiendo se acabará el petróleo, optaron por hacer una ciudad turística. En Oaxaca si no hay turismo la perspectiva es tenebrosa y fatal para la economía de todos, porque no tenemos opción.     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s