El comenta del covid


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Si pensáramos todavía como en la Antigüedad, Edad Media y aún a principios del siglo XX, inmersos en supersticiones, creencias mágicas- religiosas, maldiciones, posesiones diabólicas, brujas, demonios y castigos por inmorales, seguramente el cometa Neowise que ha sido visible en casi todo el mundo donde ha habido cielos despejados (no en Oaxaca donde diario ha estado nublado) habríamos culpado al cometa de la pandemia y demás calamidades que estamos padeciendo.

“Gran cometa y quemazón que muy pronto se va a ver, el mundo se va a volver puritito chicharrón” escribió José Guadalupe Posada en uno de sus grabados respecto de la visibilidad del Cometa Halley en 1910, asociando su presencia con desastres y muertes derivados de la Revolución, y si bien luego de 76 años cuando volvió a verse el Halley en 1986 la gente ya no creía que los cometas fueran agoreros del mal o astros fantasmagóricos que anunciaran desastres, muertes o pestes, como también sucedió a Moctezuma cuando llegó Hernán Cortés, hoy con la aparición del cometa Neowise casi nadie se asusta ni impresiona, en principio porque no se ha visto en Oaxaca y porque ya sabemos gracias a la astronomía que los cometas son simplemente inmensas rocas cubiertas de hielo que giran alrededor del sol, sin ningún tipo de influencia nefasta para la humanidad. 

Son las últimas horas y días de visibilidad del cometa Neowise que entre hoy 23 y mañana alcanzará su perigeo o punto más cercano a la Tierra, alejándose después para quedar fuera de la observación a simple vista debido a disminución de brillo por lejanía con el sol, volviendo otra vez a verse hasta el año 8766 respecto de su órbita, porque según los astrónomos, con cielos despejados hoy y lo que resta de la semana, con unos binoculares o telescopio podrá observarse al noroeste alrededor de las 20 horas, siendo visible al horizonte durante una hora aproximada. La mejor forma de buscarlo simple vista es identificando la Osa Mayor después del crepúsculo vespertino, luego mirar abajo del “cuenco” del cucharón que forma la constelación, descubriendo así al cometa qué será relacionado con la pandemia de covid únicamente porque coincidió su aparición, pero no porque tenga alguna relación maligna, porque al saber que los cometas son astros que se rigen por las leyes del movimiento de Kepler y Newton, pudiendo analizarse su composición físico-química, estructura y trayectoria orbital, se acabaron las supersticiones asociadas a cometas, considerándose únicamente espectáculos celestes impresionantes y bellos, que si para mal este cometa no ha podido ser observado a simple vista en Oaxaca o desde las instalaciones del Observatorio Astronómico Municipal, al menos quedarán las magníficas fotografías tomadas en otras latitudes del país y del mundo, incluyendo imágenes espectaculares obtenidas del cometa desde las Estación Espacial Internacional. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s