La simulada oposición en tiempos de la 4T


Nematini Vladimir Acevedo Silva

Desde el momento en que López Obrador asumió el cargo de Presidente de la República, se hicieron sentir diversas expresiones tanto a favor y en contra. Sin embargo, una gran mayoría de la ciudadanía veía con gran júbilo la llegada del tabasqueño a Palacio Nacional. Se daba un nuevo inicio para aquellos sueños y esperanzas.

A la par los grupos de oposición como el PRI, PAN y PRD se veían con una minúscula representación tanto en el Senado de la República y la Cámara de Diputados Federales. Esto mismo pasaba en la mayoría de los Congresos Estatales, en donde el efecto obrador había dado un gran resultado, dando como resultado una victoria arrolladora para MORENA, el partido político más joven en México.

Así se inició la llamada Cuarta Transformación, movimiento a través del cual López Obrador busca transformar al país, combatiendo aspectos como lo son la corrupción e implementando a fondo la austeridad republicana. 

Sin embargo, pocos han sido los avances logrados por la administración de la 4T. En cambio, han sido sus propios funcionarios los que se han visto envueltos en casos de corrupción y tráfico de influencias. Y sí, hasta ahora no se ha visto castigo alguno en contra de estos.

Esto ha servido para que los grupos de oposición busquen la manera de sumar votos a su favor, ideando estrategias que les haga conectar con el pueblo. Se han querido transformar en verdaderos paladines de la verdad y la justicia.

Buscan ya no ser catalogados como los mismos partidos políticos tradicionales de siempre. Y tristemente tratan de que las y los ciudadanos nos olvidemos del tanto daño que también le han hecho a México.

Abanderan causas que desconocen. Dicen sentirse preocupados de los altos casos de delincuencia, desapariciones, desabasto de medicamentos para niñas y niños de cáncer, falta de personal médico en hospitales públicos y de que el crimen organizado está en aumento.

Tratan de fomentar el miedo. Aquel miedo que ellos mismos ayudaron a propagar y diseminar en cada uno de nosotros.

Lamentablemente a esta oposición se suman agrupaciones de personas que se dicen ser parte del pueblo. Señalan que se han levantado en protesta por ser afectados por las actuales políticas obradoristas. Gritan consignas que recuerdan a los grupos cristeros.

Al igual que los partidos de oposición, señalan que vivimos en un régimen comunista o socialista. Comparan que México es igual que Venezuela o Cuba. Apuestan por un golpe de estado. Dicen conocer el sentir de la ciudadanía. Pero están muy alejados de conocer y sentir la pobreza, el hambre, la injusticia y la desigualdad.

Refutan que ellos son parte de la solución, pero al igual que los partidos de oposición sólo quieren generar división y odio. 

Dicen ser millones cuando ni tan siquiera llenan sus casas de campaña. Es por ello por lo que su legitimación se ve menguada. Frustrada y nula.

A diferencia de ello, México requiere una oposición real. Con unidad y fortaleza. La cual se manifieste y señale los errores que surjan de la actual y las futuras administraciones. 

Una oposición alejada de intereses mezquinos y conservadores que se vean apoyados por la derecha conservadora. La misma que por tanto tiempo ha fragmentado a nuestro país.

Nuestra nación se merece mucho más. Es momento de que México se una.

@NemasVA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s