¿La tremenda corte?


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Al estilo del exitoso programa radiofónico producido en Cuba ante de la revolución comunista que se transmitía en la Isla y después en México, incluso ahora en algunas estaciones de radio, siendo una especie de comedia en la que el personaje principal:  Tres Patines, además de  Luz María Nana Nina y Rudecindo Caldeiro y Escobiña, frente a un Juez, llamado el Tremendo Juez de la Tremenda Corte discutían si procedían legalmente determinadas acusaciones o no, así la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se convirtió hace días en La Tremenda Corte, debido a que los tremendos jueces seguidores o temerosos del presidente, prefirieron acatar su ordenes y someterse a lo que exigía: Someter a consulta si se castigaba con cárcel a los expresidentes de México o no.

Legal y digno hubiera sido que los tremendos jueces de la Tremenda Corte de la Nación Mexicana, le hubieran confirmado al presidente que no se necesita ninguna consulta popular para llevar a juicio legal a ninguna persona, desde el ratero de pueblo, pasando por los narcotraficantes, violadores, secuestradores y hasta los presidentes, siguiéndole el juego a A.M. respecto de culpar de todo lo malo que sucede en el país al pasado reciente y remoto, haciendo de la Tremenda Corte una especie de circo con maroma y teatro, argumentando que decidir como Tremendos Jueces hacer caso de lo que opine el pueblo bueno y santo, es un avance democrático, porque según ellos es más importante quedar bien con el pueblo y el presidente  que hacer cumplir las leyes y constitución, encontrando un subterfugio al estilo de los discursos de Cantinflas para que en el cambio de la pregunta que se le haría al pueblo bueno y santo respecto de si se quiere enjuiciar a los expresidente o no, no se sepa ni entienda exactamente que preguntar, porque la pregunta depende la interpretación, estableciendo a partir de la decisión de la Tremenda Corte que ahora las leyes y los derechos humanos pasaran a ser decisión de la mayoría o de la voluntad omnímoda y todopoderosa del presidente, como cuando decidió liberar al hijo del Chapo para, según Él, con mayúscula como se escribe respecto de Dios, no hubiera más muertes, violando la ley, porque si hay violaciones a las leyes del tipo que sean, lo que procede es la acusación, presentación de pruebas, detención preventiva en lo que se realiza el juicio y, si se es culpable recibir la condena de cárcel, desde arresto domiciliario, sentencias por años, décadas o a perpetuidad, pero, si se demuestra inocencia, libertad inmediata, no buscar una consulta publica al estilo de como acostumbran con sus abusos y malas costumbres las asambleas de pueblo o al mismísimo estilo de la Tremenda Corte de Tres Patines, exceptuando a los jueces que con dignidad y honestidad votaron en contra de la inconstitucionalidad de la pregunta que servirá para seguir incrementando el resentimiento y frustración social de los fracasados y el aumento de la polarización social.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s