Alabada sea la vacuna


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Una vez inventada luego del acelerado trabajo científico de médicos e investigadores de diversas disciplinas de la ciencia, la vacuna que nos inmunizará contra el covid, se espera sea aplicada en el mundo y México a finales de diciembre, primero los médicos y personal de salud, luego quienes tienen mayor riesgo e inmediatamente toda la población, siendo la invención de esta vacuna un récord médico porque nunca se había creado una vacuna tan rápida y eficaz, demostrándose así que la ciencia es el mejor sistema que tenemos para solucionar problemas y enfermedades.

Comienza diciembre el mes más religioso del año, el periodo final del calendario ritual en que las fiestas en honor a la Virgen en todas sus advocaciones y regiones de México como Juquila o la Basílica de Guadalupe, millones de fervorosos devotos acuden a agradecer lo que creen hizo por ellos a través de milagros alabando sus prodigios, coincidiendo que también este mes en nuestro país y planeta, inicie la vacunación masiva contra el coronavirus, situación extraordinaria y magnifica que para los devotos creyentes en milagros, será únicamente un logro técnico, un simple invento humano porque no trascienden la importancia y grandeza de la ciencia médica que ha mejorado nuestra calidad de vida, el promedio de existencia y la posibilidad de sanar de enfermedades antes mortales, o de inmunizarnos de otras, como viruela, sarampión, poliomielitis y, ahora del covid, por lo que la afirmación: “Alaba sea la Ciencia” es más que oportuna ahora, en medio de la mariolatría, del griego María y Latreia: Adoración, culto catolico idolátrico a la Virgen María, especialmente a la advocación como Virgen de Guadalupe de mexicanos.

 Y si fingidamente la Iglesia Católica prohíbe el culto, tiene por la Virgen una gran veneración, pero las oraciones y pedimentos que se le dirigen en estas fechas marianas, no son sino peticiones para que actúe como mera intermediaria implorando su intercesión ante su Hijo para obtener favores, salud, dinero o salvación de pecadores. Este culto católico mexicano a la virgen de Guadalupe llamado Hiperdulía, se basa en las prerrogativas y santidad de María como madre de Cristo, condición que la ubica por encima de todos los santos, apóstoles y patronos de pueblos, en especial por su atributo de Madre de Dios, divinidad que durante este mes será muy solicitada para que cure a enfermos de covid o de otras enfermedades, pero lo cierto es que más allá de la creencia religiosa de cada quien, la realidad es que: “Alabada sea la Ciencia”, porque en breve gracias a los médicos y no a los santos y otras sublimes divinidades o supuestos milagros, la humanidad será protegida e inmunizada por una vacuna inventada por la ciencia, que desde el principio estableció: sirve más el gel, jabón y desinfectantes que el agua bendita o las estampitas, siendo por la investigación biomédica que en el año 2021 volveremos a la vida casi normal, luego de la contundente demostración de la efectividad de la ciencia contra las enfermedades. Alabada sea la Vacuna y la Ciencia. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s