Robar al pueblo


Carlos R. Aguilar Jiménez.

“Roba al pueblo quien secuestra casetas”. “Si se apoderan unos cuantos de las casetas de peaje en autopistas no hay ingresos para la hacienda pública y no hay que olvidar que el presupuesto es dinero de todos. Si una caseta está tomada por un grupo que cobra, le está robando al pueblo” , expuso el presidente, olvidándose puntualizar que la toma de casetas es un delito y que su gobierno está obligado a detener, enjuiciar y encarcelar a los ladrones, delincuentes que con pretexto de reivindicar cualquier causa social, forman colectivos de resentidos sociales o reúnen un grupo de cuates para asaltar casetas, y mediante el atraco a automovilistas obtener miles de pesos, actuando en total impunidad porque el presidente dice: “Mejor abrazos que balazos”.

Si no se aplica la ley y los delincuentes de colectivos sociales, normalistas, profes de la Secta 22 o quien sea que se le ocurra obtener dinero robado mediante el secuestro de casetas en autopistas, saben que pueden actuar bajo la protección de la corrupción oficial actual, que esquiva las leyes para permitir que delincuentes roben a usuarios y en consecuencia no hay ética, moral, justicia ni respeto, porque no hay ingresos a la hacienda pública, igual que millones de negocios de taqueros, puestos ambulantes, taxistas y demás negocios informales que no pagan los impuestos que debieran. Todos conocemos a vendedores de tacos, por ejemplo, que ganan miles de pesos diarios sin proporcionar servicios como se obliga a restaurantes y que ganan mucho dinero o prósperos negocios en mercados que venden miles de pesos diarios, millones al mes y apenas si pagan una cuota porque no emiten facturas, robando al pueblo, de la misma forma que el dinero de nuestros impuestos al repartirlo alegremente entre adultos mayores, ninis y a todo aquel que demuestra es improductivo, incapaz o adulto mayor, porque generar riqueza es competencia de trabajadores, obreros, empresarios, ganaderos, campesinos, industriales y todo aquel que se gana el sustento o incrementa su riqueza con trabajo, ingenio y esfuerzo… para que luego sea repartido como dádiva, limosna (beca) entre potenciales votantes, que con mil pesos al mes que reciben, se sienten agradecidos y comprometidos a votar por quien se los da o por el partido en que militan, saqueando así la hacienda pública porque es dinero ajeno, del pueblo, no del presidente, que se pierde o pulveriza convirtiéndose en crédito para teléfonos, cervezas, televisión de paga o plataformas digitales, menos para lo que se supone debiera ser, robando al pueblo, al pueblo trabajador que desde temprano se levanta para ocuparse y termina hasta la noche, para con sus impuestos regalar una limosna oficial y morena a los que por la causa que sea no trabajan ni les interesa producir, porque saben que cada mes recibirán su dádiva oficial, robando al pueblo trabajador de la clase social que sea, adinerado o de clase media alta o baja, y así en consecuencias lógica y económica, regalar dinero ajeno o secuestrar casetas de cobro es casi lo mismo, porque se saquea la hacienda pública.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s