El éxito de los ‘clichés’ en “Salvado por la campana”


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Como ya han de saber, el pasado lunes 01 de febrero, murió el actor Dustin Diamond víctima de cáncer de pulmón; una de las estrellas juveniles que protagonizó aquella serie entre ochentera y noventera llamada “Saved By The Bell” y que en México conocimos como “Salvado por la campana”. El que diera vida a Samuel “Screech” Powers en la comedia juvenil que fue la sensación algunos años, en los niños que se convertían en adolescentes de la generación X. 

Dustin Diamond en realidad tenía muchos problemas de salud desde hacía algún tiempo, incluso se le diagnosticó con trastorno bipolar y en los últimos años, tuvo una relación muy mala con sus compañeros del elenco que conquistaron a los adolescentes. Después se supo que Diamond nunca fue el chico amable y simpático que se asociaba con las características de su personaje, al contrario, nunca se llevó bien con sus compañeros desde la grabación de serie y era conocido por sus arranques de ira o poses de súper estrella. En fin, la hipotenusa. 

Esas declaraciones me hicieron pensar entonces en los ‘clichés’ que la televisión nos presentaba en esos años. “Salvado por la campana” se transmitió originalmente en los Estados Unidos por la cadena NBC, de 1989 a 1993, siendo una serie ‘spin-off’ de otra llamada “Good Morning, Miss Bliss” y que no se programó en México. “Salvado por la campana” dio pie a una especie de franquicia que no tuvo tanto éxito como la serie original situada en la ficticia ‘highschool’ Bayside, donde el director, el Señor Belding (Dennis Haskins) era la pesadilla de los estudiantes traviesos; pero vamos a los personajes moldeados en un modelo de jóvenes de los Estados Unidos, pero que además, poco encajaban incluso con esa sociedad. 

Comencemos con el protagonista, Zackary “Zack” Morris, interpretador por el actor Mark-Paul Gosselaar, el niño guapo y popular que se sabe galán y que se mete en problemas con mucha facilidad, es conquistador y disfruta de su reputación. En esos años, el chico rubio tenía que ser el protagonista de cualquier comedia estadounidense, por ello, le teñían el cabello al actor cada semana, aún cuando su tono natural era castaño claro. Zack, representaba al chico que todos aspiraban ser en la escuela, pues siempre se salía con la suya pero que además se aprovechaba para dar alguna lección moral con su personaje. Era el único personaje que veía a la cámara como guiando al espectador en el capítulo.

Albert Clifford “A. C.” Slater fue interpretado por el actor estadounidense de origen mexicano Mario López. En un inicio, Slater fue ideado como el rival de Zack, pues al ser el chico latino (algo así como un ‘latin lover’ juvenil), musculoso y deportista, competiría en renombre y por las chicas con el protagonista. En la primera temporada existe esa rivalidad y Slater es concebido algo así como el villano y fanfarrón dentro de la ficticia escuela, sin embargo, cuando los productores se dieron cuenta de la popularidad y aceptación del personaje, decidieron hacerlo uno de los mejores amigos de Zack en las temporadas siguientes. Este fue el debut en la televisión de Mario López y hasta la fecha, se puede decir que ha tenido una de las carreras más exitosas del elenco. 

La estelar femenina es Kelly Kapowski, encarnada por Tiffany-Amber Thiessen. La chica más guapa y notoria de Bayside, líder de las porristas y por quien Zack y Slater compiten por conquistarla, aunque siendo la protagonista femenina, es obvio que se quedaría con Zack. Las relaciones de noviazgo juvenil son tratadas en la serie de una manera ligera y divertida; sin duda, Kelly es el personaje completamente estereotipado de lo que debe ser la chica estadounidense promedio. El peinado del personaje, se puede decir que marcó tendencia entre las chicas a inicios de la década de los noventa. 

Luego tenemos a Jessica “Jessie” Spano, interpretada por Elizabeth Berkley. La mejor amiga de la chica popular de la escuela, es decir Kelly y además, es vecina de Zack. Jessie era ideada como un personaje poco atractivo y con ideas progresistas como el feminismo y los derechos humanos; estos últimos rasgos los conservaron, pero transformaron a Jessie en un personaje mucho más atractivo y moderno en las siguientes temporadas. Al no poderse consolidar a Slater como el villano juvenil, los escritores relacionaron sentimentalmente a Jessie con él, siendo una pareja que muchas veces les robaba cámara a la estelar. Jessie es la típica chica estudiosa, preocupada por la escuela y por cumplir con sus obligaciones de alumna. 

El recién fallecido Dustin Diamond fue quien interpretó a Samuel “Screech” Powers. El chico ‘nerd’ y una especie de patiño de Zack, aunque se consideran mejores amigos. Este personaje representaba al chico que siempre seguía al popular de la escuela con tal de tener un poco de atención e incluso, muchas veces “Screech” se echó la culpa de las travesuras e irreverencias de Zack. La lealtad del personaje hacia Zack nunca quedó clara, pero lejos de que se interpretara que se trataba solo de amistad, realmente se sentía que Screech quería un poco de la popularidad y galanura de su amigo. Screech representa a esa comedia boba del estilo pastelazo y su presencia, representaba que algo gracioso ocurriría en pantalla, ya sea humillándolo o haciendo alguna “inocentada” que parecía graciosa. 

La serie debía tener un personaje afroamericano y así idearon a Lisa Turtle, interpretada por Lark Voorhies. Es la chica rica de la escuela, adicta a la moda, a los maquillajes, a cuidar su figura y a enterarse de todo lo que sucede en Bayside con respecto al chisme. Screech vive enamorado de ella, pero Lisa lo detesta y nunca le hace caso; la serie culmina con ellos siendo buenos amigos y no pareja. 

El señor Richard Belding es el director de la escuela y es interpretado por Dennis Haskins. El cliché del director que trata de mantener orden en la escuela y es tremendamente estricto con Zack para que deje de meterse en problemas. Sí, es el mismo estereotipo que vimos en “Volver al futuro”, ¿para qué explicarlo más?

“Salvado por la campana” fue una serie tremendamente popular, pero que dista mucho a ser una de las que haya marcado la generación como sí lo fueron “Beverly Hills 902010”; “El príncipe del rap” o “La niñera”, transmitidas más o menos en el mismo tiempo que esta, sin embargo, algunos de sus protagonistas sí lograron mantener trayectorias medianamente exitosas, pero nunca comparándose como el de esta serie. Mi Twitter: @iorcuevas. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s