Malditas redes


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Desde que se inventó la red mundial de internet y su utilización se convirtió en un medio de comunicación personal, interactivo y masivo, la inmensa mayoría de la población del mundo de inmediato se integró a las Redes Sociales y por medio de correos electrónicos, Facebook, WhatsApp, Instagram, Twitter y todas las plataformas digitales, el planeta se está convirtiendo en aldea global, un pueblo mundial donde todos tenemos acceso a la información, datos, videos, documentales, películas o noticias de manera instantánea, para bien o mal, como sucede con todo lo que hace la humanidad, de tal forma que, si a un individuo, gobernante, grupo social o político, las redes o mejor dicho, la opinión de los usuarios o seguidores, les son favorables, se consideran Benditas Redes, justas importantes e indispensables para la democracia, pero si no les favorecen u ocultan contenidos violentos o inadecuados, llegando incluso a desaparecerlos, entonces son Malditas Redes.

Parta la Virgen Morena (nombre subliminal del partido) las redes sociales han dejado de ser benditas para convertirse en malditas y controladas si incumplen con la ideología de la 4t, advirtiendo serán multadas porque senadores de Morena preparan una ley para controlar Facebook y Twitter multando con 89 millones de pesos si cierran cuentas de usuarios, como sucedió con D. Trump quien las utilizó para incitar a sus seguidores a la violencia. “Es menester incluir la protección a la Libertad de Expresión en las redes sociales para garantizar este derecho y proteger los discursos de los usuarios que se publican en las mismas, especialmente el discurso político por su estrecha vinculación con el ejercicio de la democracia”, según indica el proyecto de ley impulsado por el senador moreno Monreal, evitando reconocer que lo que hacen las redes sociales es el mayor ejemplo de libertad de expresión que existe, porque esta al alcance de todos y no se necesita ser adinerado, académico, culto o político para interactuar opinando, obviamente guardando los principios de ética y proceder moral sustentado en la verdad, y si para mal existen Fake News, lo cierto es que ningún político tiene autoridad moral para sancionar a las benditas redes, porque todos mienten para ser populares, engañan para ganar votos, falsifican falsean y traicionan a la gente para defender a sus partidos, vivir del presupuesto y hacerse multimillonarios. No existe un solo político que sea honesto porque en ese medio se requiere del subterfugio, imposturas, calumnias, fraude, engaño, mentiras y disimulos, así que la iniciativa de Monreal se inscribe como hipocresía intentando aparentar defender la Libertad de Expresión en Internet, obvio, la que le conviene, como hace el dictador de Corea del Norte y todos los políticos sin excepción que encarcelan, destierran o multan a quienes les reprochan.      

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s