Deficiencias en construcción de L-12


Carlos R. Aguilar Jiménez.

“Hay se va, como sea, Me vale, luego lo arreglo, Mañana se lo entregó, En un ratito está, Ya Dios Dirá, A mí me ordenaron hacerlo”: son algunas de las variopintas expresiones y evasivas más acostumbradas en el comportamiento de la mayoría de mexicanos a la hora de realizar un trabajo o cumplir con una obligación pactada e incluso contratada, porque la desidia, indolencia y falta de compromiso es una conducta que se tolera abiertamente, en lugar de condenarse, comenzando con la impuntualidad de la inmensa mayoría que jamás nunca llega a las citas o fiestas a la hora acordada, sino a la hora que a cada quien se le antoja, por lo que hablar de responsabilidad, puntualidad y compromiso entre mexicanos es casi imposible y, menos entre gobiernos y  políticos (acostumbrados siempre a mentir) quienes sabiendo que su puesto es efímero, tratan con imposturas, simulaciones y fingimientos todo lo que hacen, lamentablemente también en obras e infraestructuras de alto riesgo, ocurriendo en algunos casos tragedias como la de la Línea 12 del Metro donde hubo muertos.

Luego de análisis estructurales realizados por expertos noruegos de la empresa DMV encargados por gobierno de CDMX, se revelan según el peritaje, deficiencias estructurales en la construcción de la Línea 12 del Metro que determinó el colapso de un tramo de la línea elevada fue provocado por una falla estructural asociada al menos a seis deficiencias en el proceso de construcción de la obra, lo que significa que el hoy canciller Marcelo Ebrard cuando construyó la línea, independientemente de otras fallas que dilataron su inauguración, lo que más le urgía era concluirá y ponerla en servicio como fuera para quedar bien política y socialmente en ese momento, apresurando procedimientos, alterando fórmulas, manipulando sistemas y utilizando malos materiales o menos de lo que determinaban los planos y esquemas, desde luego, no él directamente, pero sí por sus órdenes y urgencia, tal y como se ha demostrado hoy, por ejemplo, en el número de remaches y pernos de trabes y estructuras, lo que significa que, si en ese tramo existen esas deficiencias, lógicamente, deben estar en toda la línea, porque al hoy canciller Marcelo le urgía que la obra se concluyera e inaugurara cuando ordenaba para abonar su reputación y carrera política, hasta que la línea se derrumbó, lo que no exime tampoco de responsabilidad y culpa a los siguientes gobernantes de CDMX hasta la actual Claudia, por omisión y desdén, dado que es un hecho que el Metro es un desastre, es inhumano, inseguro y maloliente, un transporte pésimo que ahora sabemos es peligroso en toda la línea 12, dado que aunque vuelvan a ponerlo en servicio, las deficiencias no se ven y podría volver a ocurrir otra tragedia mortal,  pero ahí se va, no hay responsabilidad ni culpa de nadie, son cosas de la vida, Ya Dios o AMLO Dirá, Al ratito lo compongo, dele una chaineada maistro, Como sea, Me vale, al fin que no es una tragedia, fue simplemente un Incidente.  

He-Man y la nostalgia


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Si algo es negocio sin duda, es invocar a la nostalgia de la que ahora somos la generación con estabilidad y poder adquisitivo: la X; y eso lo saben todos los que se dedican a la industria del entretenimiento y por eso resultan un éxito proyectos como “Luis Miguel: la serie”, “Menudo: Súbete a mi moto” o visiones modernas de antiguos iconos como “Riverdale”, que se basa en los personajes de Archie Cómics o “Sabrina, la bruja adolescente” que fue un éxito a mediados de los noventa y Netflix, le dio un giro interesante; de igual manera, son un éxito esos cantantes de antaño y que retoman sus éxitos con nuevos arreglos. La añoranza es un gran negocio. 

Y escribo esto, justamente porque en esta semana, Netflix nos sorprendió con el primer avance de la nueva serie animada de He-Man y sus amigos, la cual llevará por nombre: “Amos del universo: Revelación”. Debo ser honesto y yo como muchos, esperamos desde hace años una cinta ‘live action’ de estos personajes que nos acompañaron en la infancia y que hacían que nuestras tardes, fueran de lo más divertidas con sus heroicas hazañas. Pero, además esperamos siempre una cinta que reconociera nuestra evolución como espectadores y el deseo de los fieles seguidores, era que ese supuesto proyecto, estuviera cargado con mucha acción, un tanto violenta, oscura y con un desarrollo de personajes digno y no un chiste como lo fue esa cinta de 1987 que no debió haber existido. Esperamos algo así como “El señor de los anillos”, pues estos personajes lo merecen. 

Lo del ‘live action’ de “Los amos del universo” ha sido un gran deseo que de repente llena de esperanzas al público cuando algún estudio anuncia su próxima producción y meses más tarde, su cancelación. La última noticia formal que hubo sobre una cinta de este universo creado por la marca Mattel y que ahora pertenece a DC Comics, fue en 2017 e incluso, anunciaron que el actor Noah Centineo sería el encargado de encarnar a He-Man, pero nada sucedió después y la producción fue “suspendida” a mediados del 2018 sin más noticias, hasta ahora cuando el gigante del ‘streaming’, Netflix, apareció para rescatar a estos personajes. 

Desde inicios de 2021, la plataforma anunció que ya estaba casi lista una serie de este universo, pero que sería de animación. Supongo que eso fue en respuesta a Amazon Prime Video que en esas mismas fechas anunció su producción animada para adultos de nombre “Invencible” y que de verdad, no decepcionó en nada. Siguiendo esa misma fórmula, Netflix liberó hace unos días el primer avance de la serie en donde sin duda, aquellos que amamos y crecimos con estos personajes, quedamos embelesados por lo que la serie promete: acción, personajes icónicos y sobre todo, una evolución en la trama que nos llevaría sin duda, a una historia mucho más oscura e impetuosa. Justo lo que queríamos. 

En 2002, es decir, hace casi 20 años, Cartoon Network creó la serie de “He-Man y los amos del universo” en un ‘reboot’ que mereció el reconocimiento de la crítica y público. Sin embargo, la inconsistencia en su transmisión, pues la cambiaban de días y horarios prácticamente cada semana, hizo que perdiera audiencia y los anunciantes se fueran, por lo que únicamente se emitió una temporada de 39 episodios; eso también derivó en que la línea de juguetes no se vendiera como Mattel esperaba; es decir, fue un fracaso rotundo a pesar de que los conocedores admitieron que la producción televisiva era realmente impecable y con una historia lo suficientemente fuerte para agradar tanto al público infantil como el adulto que había visto la serie original.  

Después de todo ese tiempo con esperanzas de una cinta con una súper producción, y de noticias emocionantes que terminan en producciones fallidas, hoy Netflix nos promete una serie que afirma, encantará a quienes vimos nacer la enemista de He-Man y Skeletor y crecimos siendo sus fanáticos y coleccionando los juguetes. Eso sí, advierte que serán dibujos animados dirigidos preferentemente a adolescentes y adultos, señalando además, que esta historia iniciará en donde culminó la serie de Filmation en 1985, apuntando a que se trata de una continuación oficial, pero con una trama más madura y adulta en consideración de los seguidores que fueron niños durante la primera transmisión.

La sinopsis oficial que Netflix ha dado a conocer es esta: “Después de una batalla cataclísmica entre He-Man y Skeletor, Eternia se fractura y los Guardianes de Grayskull se dispersan. Y después de décadas de secretos que los destrozaron, depende de Teela reunir a al equipo diseminado de héroes y resolver el misterio de la Espada del Poder perdida en una carrera contra el tiempo para restaurar Eternia y evitar el fin del universo”.

“Amos del universo: Revelación” contará con en talento de súper estrellas en las voces y si no, revisen a este elencazo: Chris Wood como He-Man / Príncipe Adam; Mark Hamill como Skeletor; Sarah Michelle Gellar como Teela; Lena Headey como Evil-Lyn; Alicia Silverstone como la Reina Marlena; Steven Root como Battle-Cat y Griffin Newman como Orko. Asimismo, la dirección y realización de esta animación estuvo a cargo nada menos que de Kevin Smith director que en su trayectoria cuenta el haber realizado “Dogma”, cinta de culto de 1999 protagonizada por Ben Affleck; Matt Damon; Linda Fiorentino; Jason Mewes; Chris Rock; Alan Rickman; Jason Lee; Salma Hayek y Alanis Morissette; asimismo el haber dirigido algunos episodios de “The Big-Bang Theory” y “The Flash” para CW y algunas cintas animadas del universo Marvel; es decir, toda una garantía.

Somos muchos quienes esperamos que esta serie sea una producción digna de estos personajes que representan quizá, uno de los mayores recuerdos de nuestra niñez; en cierta medida, y deseamos con vehemencia que sea la antesala para probar que He-Man y sus amigos, tienen potencial para más producciones y un ‘live action’ digno, al final de cuentas, son héroes de una generación. “Amos del universo: Revelación” estará disponible en Netflix el próximo 23 de julio. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas. 

Clase media aspiracional


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Las clases o estratos sociales siempre han existido, y lo sabemos porque desde nuestro nacimiento estamos supeditados a un nivel ya que nuestra familia y su poder adquisitivo determina nuestra posición en la sociedad, porque nos guste o no, todo en el universo, la naturaleza y el mundo se tiene que catalogar y clasificar para reconocer; hay clases en los perros, gatos, caballos, insectos, planetas, estrellas, microbios, muebles, relojes o coches, las hay en todo, de tal forma que aunque lo ideal sea la inclusión, equidad e igualdad, los seres humanos somos aspiracioncitas, inconformes, progresistas y exigentes, porque no somos parte del paisaje y en consecuencia buscamos siempre mejorar nuestros recursos y calidad de vida, ya sea por medio del estudio, trabajo o cualquier actividad, que nos permita superarnos y destacar ante los demás, como lo hace especialmente la clase media, estrato social que por no pertenecer a la clase pobre al tener información, estudios, libros, comercios o pequeños negocios, buscan siempre mejorar y, si puede, cambiar de la clase media, a la alta, aspiración legítima, honrada y evolutiva que molesta al presidente, quien dijo: “Hay un sector de la clase media que siempre ha sido así, muy individualista, aspiracioncita, que lo que quiere es ser como los de arriba, sin escrúpulos”, indicando también que la clase alta es de gente sin miramientos y que únicamente los pobres, los que votan por su partido y reciben su limosna; son buenos y honestos.

Nacer pobre, de clase media o adinerado es asunto de azar social. Nacer en Milán, Paris o en Uganda o El Salvador, es cuestión de lotería geográfica y, excepto si se viene al mundo en un país de castas o raleas insuperables, lo cierto es que en casi en cualquier lugar se puede mejorar o progresar. Aspirar o progresar es un Derecho Humano. Todos conocemos gente humilde, estudiantes pobres, como Juárez, que luego de estudiar y sacrificarse, llegaron a cambiar de clase social y ser presidentes, como también algunos funcionarios de la presidencia actual. que nacieron pobres y estudiaron en escuelas y universidades públicas, viajaron en autobuses de pasajeros y como “estudihambres” no tenían dinero para una torta y que, gracias a sus aspiraciones, lograron acceder a estudios de posgrado, algunos en excelentes universidades del extranjero, obteniendo así una mejor calidad de vida, cambiando de clase social, de la baja a media y ahora a la burguesía, porque nadie puede refutar que desde el más simple regidor hasta el presidente, con los sueldos, dietas, viáticos y bonos que reciben, son burgueses. Ser burgués, pudiente y acomodado, es vivir en un palacio nacional y vivir del presupuesto a discreción, así que no existe nadie que quiera quedarse igual, en la clase social en la que nació, y todos aquellos que aspiramos a vivir mejor, ganar, saber más, somos los que hacemos las aspiraciones individuales, familiares y de México, los demás, que viven del presupuesto, los políticos, tienen recelo de la aspiración buscando, como anillo al dedo, pueblos pobres e ignorantes, sin aspiraciones.

Reagruparnos, para ciudadanizar la política


Carlos Villalobos

Sin duda el proceso electoral “más grande de la historia en México”, nos ha dejado enseñanzas que, muchos teóricos, expertos y ciudadanía en general, hemos detectado y comprendido, por ejemplo que el voto duro (el que es directamente de la estructura de un partido) sigue vivo y con bastante relevancia, sin embargo, la contienda electoral ya acabó y como dijeran en el pueblo “A lo que te truje Chencha”.

Hoy nos queda un largo trecho por emprender y lo más difícil aún viene, dar el primer paso. ¿Hacia dónde se tendría que perfilar ese primer paso? Sin duda, a la ciudadanización de la esfera pública.

Aunque los partidos políticos en México teóricamente fungen como representantes populares, hoy la muestra en el resultado del proceso electoral que ha concluido nos ha demostrado que, fuera de un par de honrosas excepciones, el fin último no se está cumpliendo, saciar las necesidades básicas de la población, o al menos intentarlo.

Hoy, desde los institutos políticos se ven las tribunas cooptadas por grupos de poder que distan mucho de brindar la tan ansiada representación popular desde cargos públicos y de toma de decisión.

Como sociedad lo único que tuvimos como resultado fueron descalificaciones, desprestigio, pocas propuestas, pocos planes de trabajo sensatos (si es que habían) y, a la larga, poca representatividad popular (esperando que en la práctica hagan que me equivoque sin importar el color o filiación partidista).

Es tal el encono, la división y la polarización social que el simple hecho de hacer posicionamientos personales o simplemente mostrar simpatía alguna hacia algún proyecto o personaje, trae consigo descalificaciones en contra de quienes se pronuncien o asuman una postura partidista.

Aunque no exista una filiación partidista estamos ante la gran oportunidad de impulsar la participación de la ciudadanía en toda esfera pública posible desde un debate bien argumentado, y con ciertas fronteras de respeto y solidaridad, hasta los debates públicos realizados en las cámaras para aprobar proyectos de ley.  

Es tiempo de ciudadanizar, es decir empoderar, a todos y cada uno de los que formamos nuestras comunidades, a involucrarse en los procesos públicos y en la toma de decisiones, no cerrarnos ante todas las posibilidades de participación, no toda la política es mala, ni todos los políticos malos.

Es tiempo de retar, de una forma sustentada, a todos nuestros representantes, porque como ciudadanas y ciudadanos, nosotros somos quienes tenemos el pulso de lo que sucede en nuestras comunidades. Asimismo, representantes tienen que estar listos para esta constante fiscalización, para que en caso de salir victoriosos, generen bonos de credibilidad de cara a la construcción de cuadros políticos y políticas públicas que tengan la posibilidad de tener continuidad.

Como ciudadanos, es tiempo de organizarnos y como representantes, es tiempo de estar listas y listos para el debate y para brindar soluciones. Es tiempo de los ciudadanos y el primer paso, es escucharnos, para escucharlos y crear soluciones de la mano.

Twitter: @carlosavm_

22 años del descomunal álbum de “Red Hot Chili Peppers”


Ismael Ortiz Romero Cuevas

La década de los noventa concluía en términos musicales con grandes materiales que, al paso de los años, se convirtieron en leyendas. Podemos citar por ejemplo a “Hours…” de David Bowie, un disco vanguardista y que significó la primera vez que un álbum se comercializaba completamente en el aún novedoso internet; salía al mercado también el disco “Play” del músico neoyorkino Moby, que daba testimonio de que una producción independiente podía colocarse entre los materiales con grandes ventas; se presentaba también “Rainbow” de Mariah Carey que se puede decir, fue el último éxito masivo de la cantautora y productora hasta el 2005, cuando tuvo el más impresionante ‘revival’ con “The Emancipation Of Mimi”, y entre otros, también llegaban a las estanterías de las tiendas de discos, “Supernatural”, uno de los máximos éxitos de Santana y Phil Colins nos sorprendía a todos con la banda sonora para la película de Disney, “Tarzán”. Como vemos, 1999, realmente fue un año increíble dentro de la música.

Y en mayo de ese año, arribó también al mercado uno de los materiales discográficos más aclamados de todos los tiempos: “Californication” de “Red Hot Chili Peppers”, al que podríamos definir como el trabajo emblema de la banda californiana. Y es que cuando el siglo XX llegaba a su fin, no podíamos encontrar la definición de esos tiempos si no es con la letra y sonido de este material, en el que se hablaba sin tapujos de la sociedad necesitada de cariño y atención, que representaba el acontecimiento de que la generación X se estaba convirtiendo en adulta; por ello, en sus letras podemos encontrar inmersa esa melancolía de esos buenos tiempos y donde también, apelando a esa madurez, se hablaba sin restricciones de drogas, sexo, fiestas, alcohol y demás elementos con los que se identificaban algunos de esos aún jóvenes inconformes. 

Para muchos especialistas en música, “Californication” no es el mejor trabajo de los “Peppers”, pues ellos refieren que el sonido de la agrupación ocupó su mejor momento en discos como “Mother’s Milk” de 1989 o “Blood Sugar Sex Magik” de 1991, donde explotaron al máximo su talento y pusieron de manifiesto la vanguardia en todo sentido dentro del rock alternativo; y podemos darles la razón en eso. Pero, en definitiva, “Californication” es un disco que marcó a una generación, es un álbum que pésele a quien le pese, era la definición certera de una realidad que ya no era tan dulce para muchos adolescentes noventeros, de esa generación que esperaba con ansias el nuevo milenio, pero al mismo tiempo, tenía miedo de sentirse arcaica. Sí, todo eso era “Californication”, que contenía canciones que sonaron en abundancia en todos lados (radio, antros, reuniones, televisión, etc.) y que es una placa que se vendió por decenas de millones alrededor del mundo. 

A quienes nos tocó ser testigos de su salida al mercado, no podemos negar que al escucharlo una lagrimita discreta se rueda por la mejilla, pues es un disco que para quienes fuimos adolescentes en esos años, nos trae recuerdos de muchas vivencias de aquellos años de juventud. ¡Qué rápido se fueron 22 años!, pienso cada que escucho “Scar Tissue”, quizá mi canción preferida del disco o algunas otras como “Around The World”; “Otherside”; “Porcelain” o la misma “Californication”, de este descomunal disco que nos deja una generosa sensación en el alma, por haber estado presentes durante la vigencia del que se puede convertir en uno de los discos históricos pre milenio; porque el percibir esas canciones que comienzan de manera suave y nos llevan a una explosión grandilocuente de sonidos y letra, hace que, al menos yo, me sienta feliz de haber vivido mi adolescencia y juventud en una época donde la música aún era propositiva. 

Y se agradece también porque también muchos coincidimos en que este disco fue algo así como el “apaga todo y vámonos” de los “Peppers” antes de que se convirtieran en una especie de parodia de lo que ellos mismos fueron, ya que, en trabajos posteriores los músicos ofrecieron solo una pizca mínima de la calidad, vanguardia, propuesta y hasta irreverencia que nos dieron en materiales como “Californication” y que hizo que el mundo se fascinara con ellos. Por eso, este trabajo resulta mucho muy importante. 

Gracias a las plataformas digitales, las nuevas generaciones pueden escuchar este material que sin duda, a los cuarentones nos sigue emocionando aunque a los más jóvenes les resulte irrelevante. Así, que amigos de generación y a todos los que gocen de este material, vamos a tomarnos una cerveza y a escuchar este disco (por cierto, ubicado en el puesto 88 de los “200 álbumes definitivos que todo amante de la música debe tener” de la revista Rolling Stone) para celebrar su vigésimo segundo aniversario. Y aunque a lo mejor lo ponemos en Spotify o iTunes por comodidad, algunos aún conservamos nuestro CD de este increíble material. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas

El valiente riesgo de DC Animations y Warner


Ismael Ortiz Romero Cuevas

El universo animado de DC y Warner en verdad que nos tienen acostumbrados a historias contundentes, oscuras, brutales y en cierto sentido, hasta psicológicamente complejas como las adaptaciones de las novelas gráficas “El hijo de Batman” (2014) o “La broma asesina” (2016), en donde los guionistas se tomaban licencias de tipo narrativo y de situaciones violentas que los ‘live action’ censuraban, y exploraban las retorcidas psiques de héroes icónicos como Batman / Bruce Wayne; El Guasón; Nightwing o Damian Wayne.

Las producciones animadas de DC y Warner han tomado un arco diferente desde el año pasado, en el cual Superman y demás personajes han tomado mayor relevancia, dejando descansar a Batman por lo pronto en estas producciones, como centro de su Universo. Así, en 2020, vimos llegar “Superman: hombre del mañana” y que de ese mismo universo se desprende el estreno de este año: “Sociedad de la Justicia de América: Segunda Guerra Mundial”, producción que ha sido de la complacencia tanto del público como de la crítica, pese a que han señalado de manera insistente, los huecos en el guion y lo confuso de la historia.

Sin embargo, ha encantado su diseño de producción, la coloración llamada ‘color shading’, la cual hace que las variaciones de colores en la animación no sean tan saturados y el diseño de los personajes; asimismo, han elogiado la actuación de los actores que prestan sus voces a los personajes entre los que destacan: Stana Katic como Mujer Maravilla / Diana Prince; Matt Boomer como Flash / Barry Allen; Chris Diamantopoulos como Steve Trevor y Darren Criss que repite el papel como Superman / Clark Kent. También, los comentarios tanto de los especialistas como del público elogian los grandes momentos de acción que la cinta de animación contiene y el parecido a los escenarios que nos mostró Zack Snyder en el universo ‘live action’ que no llegó a concretarse del todo, incluso, mencionando que la banda sonora creada por Kevin Riepl suena imponente, aún con el parecido a los acordes que compusieron Hans Zimmer y Junkie XL para el DCEU que encabezaba Snyder.

https://youtu.be/iem1GaASTu8

Pero no deja de haber un pelo en el arroz. El punto débil de “Sociedad de la justicia de América: Segunda Guerra Mundial” es por demás de lo que han adolecido las cintas de estos súper héroes que emanan de las filas de las historietas de DC: el guion. La historia no deja de tener algunos pasajes confusos con respecto a los personajes, desperdiciando incluso la aparición de Superman, a quien le dan una gran introducción en la historia bélica, pero que no acaba de entenderse del todo y termina siendo mero relleno. De igual forma, no queda completamente claro si el protagonista de la historia es Flash o la Mujer Maravilla y otro punto, y quizá el que yo más critico es que para ver esta cinta, se debe tener cierto conocimiento de los personajes y de las historias de cada uno de ellos, para entender que se desarrolla dentro del multi universo DC, en lo que se conoce como Tierra 2. Pero debo ser claro en algo, no por esos huecos, la historia deja de ser entretenida, es más, me atrevo a decir que es una gran y agradable sorpresa del universo animado DC, que en producciones anteriores se centraba en tramas que resultaban nada ligeras para el gran público; de igual manera, es una película con una trama oscura, de esas que el público seguidor sobre todo de estos personajes han solicitado tener en las producciones ‘live action’. La película es fresca, es entretenida y desarrolla de manera digna a sus héroes.

“Sociedad de la justicia de América: Segunda Guerra Mundial” inicia cuando Flash (Matt Bomer) en un intento de salvar a Superman (Darren Criss), toma un desvío inesperado gracias a su velocidad, el cual lo envía de regreso en el tiempo a la Segunda Guerra Mundial y donde Estados Unidos ha reunido a un equipo de súper héroes como una sociedad secreta, en su lucha contras las fuerzas alemanas y que incluye a la Mujer Maravilla (Stana Katic); Hombre Halcón (Omid Abtahi); Hourman (Matthew Mercer); Canario Negro (Elysia Rotaru) y otra versión de Flash (Armen Taylor). Así, el equipo de súper héroes tendrá que acabar con la Segunda Guerra Mundial en Tierra 2 y en donde el Flash del futuro, se les une para conseguir su causa.

Una película que llegó directo a las plataformas digitales y a los formatos caseros y que, sin duda, resulta un gran entretenimiento. Cabe aclarar que, aunque la cinta es de animación, cuenta con clasificación B13.

https://youtu.be/mo9xWZsOAf4

Mi Twitter:

@iorcuevas.