Regreso Tonatiuh


Carlos R. Aguilar Jiménez.

La Tierra gira y traslada alrededor del sol manteniendo siempre su eje rotatorio paralelo a sí mismo e inclinado casi 23 grados, causa por la que suceden las estaciones del año y cambia la dirección en el horizonte donde sale y se mete el sol, afectando con este movimiento el clima del planeta, especialmente la ausencia o presencia de lluvias como resultado del calentamiento del agua del océano que recibe radiación vertical o inclinada, que en países ubicados dentro de los trópicos se determina, por días ascios, cuando el sol alcanza el cenit de un lugar intertropical.

Oaxaca tiene dos días ascios: 8 de mayo y 5 de agosto, el primero sucede cuando el sol al venir del equinoccio de primavera alcanza la latitud de Oaxaca y al mediodía no hay sombra, luego al desplazarse el sol hacia el norte llega al solsticio de verano el 21 de junio y a partir de ahí regresa, para transitar de nuevo por nuestro meridiano este jueves 5 de agosto, dejando de producir sombra objetos verticales a las 13:20 horas. Y si bien el primer día ascio del año, el 8 de mayo fue el momento más importante de la cosmovisión zapoteca, cuando el Dios venerado por nuestros antepasados llegaba a bendecirnos con su luz, calor y  color, como sigue sucediendo en Monte Albán respecto de la alineación solar sagrada, que indicaba la bendición con el inicio de la temporada de lluvias, no obstante no esté representado el siguiente día ascio, 5 de agosto, también  es un momento astronómico importante, porque el 8 de mayo señala el inicio de lluvias luego de 7 meses de sequía, y el 5 de agosto el reinicio de la temporada de precipitaciones luego de la canícula, periodo de casi un mes en que las lluvias disminuyen.

 Nuestros antepasados no lo sabían, nosotros sí y la causa es que el sol, Tonatiuh regresa del solsticio recalentando con sus rayos verticales el agua superficial de los mares evaporando miles de kilómetros cúbicos que se convertirán en huracanes, que luego descargarán, como si fueran inmensas represas voladoras, millones de metros cúbicos de lluvia que, del 5 de agosto hasta finales de septiembre recargarán los mantos freáticos, escorrentías, arroyos, ríos y represas de Mesoamérica, en ese ciclo sin fin de estaciones y correlación con días ascios, días que son mucho más importantes que equinoccios y solsticios, pero que por tener educación occidental- europea, no se valora la importancia de los días ascios, excepto en el Observatorio Astronómico Municipal donde desde hace 40 años siempre se han celebrado y, desde este año el 8 de mayo, H. Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez ha reivindicado, al destacar el día ascio 8 de mayo, como fecha de fundación de la ahora, Oaxaca: Ciudad Ancestral . Alabado sea Tonatiuh y enaltecida Oaxaca el 8 de mayo y 5 de agosto.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s