El poder más grande: AMH

Carlos R. Aguilar Jiménez

“El conocimiento, el poder social más grande”. El gobernador Alejandro Murat Hinojosa y el representante en México de la empresa española Iberdrola, en ceremonia oficial entregaron becas universitarias a estudiantes para que cursen carreras tecnológicas, en un acto oficial que más allá de los ceremoniales, lo que afirma el gobernador es autentica realidad de la actual sociedad humanista, porque luego de siglos de vivir con tecnología básica que avanzaba muy poco, desde la utilización del vapor a la electricidad, en estos años de desarrollo tecnológico digital en telecomunicaciones, inteligencia artificial, mecatrónica, ingeniería espacial, biotecnología, neurociencias y muchas otras disciplinas tecnologías derivadas del conocimiento científico, la importancia de estudiar carreras tecnologías es fundamental para los países en desarrollo, que mejor debería decirse: atrasados tecnológicamente.

“No hay nada nuevo bajo el sol” dice un versículo del Eclesiastés, porque en aquellos tiempos de sociedades agrícolas vivían lo mismo abuelos, padres, hijos y nietos, sin embargo ahora, cuando diario hay innovaciones, creaciones, nuevos inventos, aparatos, equipos, instrumentos,  aplicaciones para computadoras y teléfonos, la importancia del conocimiento científico y tecnológico determina el progreso y desarrollo de los pueblos, porque, no obstante se tengan recursos naturales: petróleo, madera, agua, viento, tierras raras o productos agrícolas, su valor es mínimo si se compara con los mismos productos ya industrializados, por ejemplo, un teléfono, cuyo valor está en las tecnologías e interconexiones internas, no en el valor de los materiales de que esta hecho. De un teléfono descompuesto el valor de su plástico y componentes de circuitos eléctricos, el precio no supera cinco pesos, nadie pagaría más por un teléfono inservible, esto es, su materia prima, porque lo que en realidad vale es su operatividad e interconectividad, esto es, la tecnología que lo hace funcionar y conectarse con internet para que funcione global e inteligente, por lo que se deduce lo que realmente vale es la tecnología, no los recursos naturales y así, con la misma lógica, en el istmo sopla el viento, pero no sirve si no es que con tecnología se instalan aerogeneradores y conectan a redes eléctricas, actividad que requiere especialistas, ingenieros, doctores en ciencias y técnicos.

 Oaxaca está plagada de abogados, contadores, arquitectos, administradores, músicos y demás profesionales de profesiones clásicas, propias del siglo pasado y, se siguen titulando, pero lo que necesitamos, especialmente países del tercer mundo, son ingenieros, doctores en ciencias, profesionales de la mecatrónica, físicos, geólogos, oceanógrafos y expertos titulados en materias científicas, porque es ahí donde está ahora el progreso, desarrollo y riqueza personal, social y de las naciones; son también necesarias las profesiones humanistas, por supuesto, pero son demasiados y desempleados porque el mundo es ahora de la ciencia y tecnología; no se puede concebir una sociedad desarrollada sin dispositivos tecnológicos y menos sin creadores de know-how, como lo serán los alumnos recién becados por Iberdrola, la nefasta empresa neoliberal, según dice el presidente. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s