No vacunaré a mis nietos

Carlos R. Aguilar Jiménez

De forma incomprensible, en una disociación cognitiva extrema, no obstante tenga formación profesional como médico – científico, el secretario de salud nacional Jorge Alcocer, en comparecencia ante diputados, tratando de defender su ineptitud y torpeza en el cargo como funcionario de gabinete, por la que delegó su obligación de trabajo y responsabilidad con la salud de los mexicanos en el merolico López Gatell, sentenció que él no vacunará a sus nietos, obviamente a él no le corresponde, sino a sus padres, él es abuelo, y por lo que dijo, un abuelo anacrónico, porque existen dos opciones en la vida al llegar a adulto mayor, una es ser viejo sabio y la otra, viejo necio. 

No vacunará a sus nietos, dijo, porque seguramente desconfía en la ciencia, no obstante sea médico y haya sido vacunado de niño contra enfermedades antes mortales: viruela, sarampión, poliomielitis y todo padecimiento viral y bacterial que, antes de la existencia de vacunas y antibióticos mataban a millones o dejaban afectados para toda su vida, porque desde que Edward Jenner, desarrolló la primer vacuna y Louis Pasteur estableció la relación de gérmenes con enfermedades, también inventó la pasteurización y vacuna contra la rabia, desde entonces toda persona, sociedad, país,  médico o secretario de salud, excepto el de México, saben bien, a ciencia cierta, (demostrado científicamente) porque hasta los sacerdotes y el papa están vacunados, incluso contra la Covid-19, entendiendo que las vacunas son antídotos, contravenenos, medicamentos eficaces contra enfermedades y muerte, como alguna vez lo fue la pandemia de viruela,  peste, sífilis, tuberculosis, cólera y otras enfermedades contagiosas que hoy casi están erradicadas del mundo, ya sea por medio de antibióticos o vacunación universal. Nadie actualmente en juicio y razón, excepto fundamentalistas religiosos y creyentes en complots, dejaría sin vacunar a sus hijos y si acaso algunos grupos como testigos de Jehová o mormones se niegan, la inmensa mayoría de habitantes del mundo sabemos que para proteger y salvar a abuelos, padres, hijos y nietos de posibles contagios virales y muerte, la salvación son las vacunas, porque si bien en el caso de la Covid-19, niños y jóvenes son más resistentes que los adultos, lo cierto es que, los virus mutan, evolucionan, se adaptan en función de la selección natural Darwiniana y así, si los niños no se vacunan, se encuentran en riesgo por cepas virales mutantes. Pero eso no importa al secretario Alcocer, quien, no obstante está vacunado y por ello ha llegado a vivir tantos años, su declaración es desafortunada y mezquina, porque debido a su alto cargo y a la ideología mesiánica que representa, establece un mal ejemplo, un maligno y mortal modelo que posiblemente sigan todos aquellos que ciegamente toman ejemplo y defienden neciamente al gobierno actual que condena a científicos, descalifica a la UNAM y sataniza a los que no se alienan.      

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s