Muy diferentes

Enrique Domville

Desde siempre el ser humano busca, en ese camino se encuentra con otros iguales con la misma intención de relacionarse, de encontrar puntos de unión entre los que participan, el ponerse de acuerdo ha sido una tarea milenaria de los todos los humanos. Lo primero es que somos seres que sienten, con este estímulo se produce una respuesta de nuestro cuerpo, automática, y ya que tenemos algún conocimiento sobre el estímulo, o reconocemos el hecho por tener una noción previa le podemos dar una explicación al suceso, y o lo razonamos o lo comunicamos, para llegar a esto. Fue necesario el desarrollo de un sistema que hoy en día es repetido, es muy simple, basado en un emisor, quien codifica la información que va a transmitir (por cualquier medio) la manera de transmitir el mensaje, el mensaje con la interpretación, el receptor procede a decodificación el mensaje con el deseo que el que lo recibe lo entienda (modelo de Shannon y Weber). De pequeños solo respondemos a estímulos sensoriales y avisamos que tenemos hambre frio o requerimos nos hagan caso.

El mundo complejo en que hoy vivimos, es producto de conocimientos e interpretaciones; estos conocimientos están asociados a puntos de vista diferentes, que tienen que ver con el espacio- tiempo, la naturaleza del evento, su origen, en que época, medio ambiente, el conocimiento personal de circunstancias parecidas, la opinión personal, el motivo, que nosotros interpretamos.

No podemos dejar de lado el conocimiento, el que se construye acumulando conocimientos, sensaciones, emociones y costumbres, dando forma a nuestra percepción (interpretación personal sobre hechos o personas). Tenemos experiencias en diferentes momentos de la vida, y cuando estamos con otros iguales, cada uno tendrá su versión de lo que vio e interpretó.

Cada uno tiene una cara interna (noción personal de quién soy), caras que pueden o son interpretadas por otros según su propia percepción. Cuando nosotros llevamos a cabo una tarea y somos juzgados por otros iguales pero con diferentes ópticas (personales) se forman una opinión de nosotros, y de estos juicios, nacen las etiquetas, de bueno, malo, agradable, desagradable y por la reputación de otros eventos; asociando nuestro actuar, nace la reputación de honesto, deshonesto, confiable, ético, moral, por lo que en interpretaciones podemos ser diferentes personas, pero solo nosotros sabemos cómo somos y nos aceptamos o tratamos de cambiar. Grandes nombres de la historia, nos invitan a buscar la perfección, siguiendo el camino de los valores como la honestidad. Para poder entendernos, la base es la interpretación del mismo. Ludwig Wittgenstein, filósofo (1889- 1951) del lenguaje nos dice: “Podemos entender nuestro lenguaje como una ciudad antigua; un laberinto de calles y plazas pequeñas, de casas viejas y nuevas y de casas con añadidos de diversas épocas; y ello rodeado por una multitud de barrios nuevos con calles rectas y uniformes”. El lenguaje se trata del significado, no de la de las palabras. Un filósofo contemporáneo, Saúl Kripke nos dice que el significado de algo no se encuentra en la descripción que de ello se hace, sino en sus propiedades esenciales. La interpretación personal agregada a la descripción nos da margen a repetir hechos que son ciertos. Este autor nos da una clave citando a Joseph Butler, “Todo es lo que es y no otra cosa”. Tendemos a agregar interpretaciones personales cuando usamos la palabra. Kripke nos da un ejemplo de alguien que existió, dejó un legado pero asocia a hechos no ciertos. Benjamín Franklin, no fue oficialmente director de correos, podemos descubrir que no inventó el lente bifocal pero existió. Lo cierto es que tenemos la posibilidad de ser alguien por el que hemos sido interpretados, el cual puede tener datos incorrectos o interpretados de forma personal.

Cada uno construye su imagen, cada quien decide qué cara dar o el qué hacer, cómo ser es importante pero el mundo es de todos; debemos tener pensamientos universales para todos, usar el lenguaje y no decir cosas falsas o denostando a alguien que es un mal uso del lenguaje, es momento de considerar el camino a seguir, ser dos caras o una simple, honesta, buscando el bien y la felicidad.

enriquedomville@gmail.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s