Promesas improductivas

Date:

Carlos R. Aguilar Jiménez

Mientras los ciudadanos se debaten en discusiones respecto de quien gobernara el país, chocando ideológicamente, culpando hasta al Devónico de lo que produce México, imputando a gobiernos anteriores, que ya incluye al actual, del mayúsculo desastre en que dejan la seguridad pública, exceso de corrupción, impunidad total y muchas otras lacras imposibles de sintetizar, lo importante, lo trascendente, sustancial, por útil, valioso, rentable y significativo, es lo que hace toda la gente que trabaja, produce, enseña y se afana (excepto los nefastos profes de la Secta 22) y de quienes depende la economía, plusvalía y funcionamiento social de este país, no de los mafiosos políticos populistas que se dedican a engañar, a ignorar a los demás a no voltear la cara, descalificar y acusar de traidores a la patria a quienes no piensan como ellos, que se autonombran demócratas, justos, honestos y justicieros defensores del pueblo bueno y santo 

Con el riesgo de que impongan al país otro piso de ideologías populistas, que sigan dilapidando dadivas que compran millones de votas del dinero de los impuestos, lo cierto e incuestionable, lo que no aparece en medios, no se difunde y no es viral en redes sociales o comentarios de analistas, es el trabajo fecundo, comprometido y creador de miles de empresarios, comerciantes, catedráticos, empleados, obreros, industriales, campesinos, ganaderos, choferes y miles de recursos humanos más que en sus oficios y profesiones a diario se esfuerzan, cumplen, laboran o atarean, y con el sudor de su esfuerzo intelectual y muscular crean la economía, patrimonio y bienestar de sus familias y del país en general.

No son los políticos ni gobernantes quienes crean riqueza, estos únicamente lucran, engañan, especulan y algunos, en excepción, administran con cierto pundonor, pero no generan riqueza, no producen, únicamente viven del trabajo ajeno, en una dinámica en la que creyéndose redentores, esperanza y anhelo de México, prometen transformarnos en una nación igual a Dinamarca, cuando la realidad es que esa posibilidad únicamente pueden cumplirla quienes producimos riqueza, no los políticos que nunca han trabajado, rodeados de fanáticos, aduladores y  serviles, buenos para la tranza, pero no para el trabajo fecundo y creador que no es digno de noticia, tendencia o viral; porque únicamente lo malo, lo perverso es lo que se promueve, lo útil, productivo, bien atendido, NO. Muertos, asesinatos, transas, corrupción, nepotismo, narcos, secuestros y crímenes tienen toda la atención de los medios; lo bueno y útil no, pero lo cierto es que, en función de la productividad, México seguirá creciendo o se hundirá bajo el segundo piso, pisado por lo políticos que se quedaran por encima sin voltear la cara.  ¡Que se peleen las comadres, los demás vamos a trabajar, a producir!    

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Acción legal contra Semovi

Carlos R. Aguilar Jiménez No soy abogado, pero si lo...

Un inicio que promete 

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  En octubre de...

¿Y el libramiento norte?

Carlos R. Aguilar Jiménez Años van, décadas vienen y desde...

CONTRAFUEGO || Ninguneo al Legislativo

Aurelio Ramos Méndez Suena muy democrático, pero entraña un lamentable...