Carlos Enrique Taboada: El duque del terror del cine mexicano

Date:

  • Paréntesis
  • Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias. 

Ismael Ortiz Romero Cuevas 

En el vasto panorama del cine mexicano, donde los dramas sociales y las comedias ligeras predominan, se erige una figura singular que cambió para siempre el curso del género del terror: Carlos Enrique Taboada. Conocido como el “Duque del terror”, Taboada se destacó por su capacidad única para entrelazar el miedo con la poética visual, creando obras que no solo aterrorizaban, sino que también deleitaban con su profundidad artística. En conmemoración del “Día del Cine de Terror Gótico” que conmemoramos ayer miércoles 22 de mayo, exploramos la vida, obra y legado de este maestro del cine de horror mexicano.

LOS PRIMEROS AÑOS DE CARLOS ENRIQUE TABOADA

Nacido el 18 de julio de 1929 en la Ciudad de México, Carlos Enrique Taboada demostró desde joven un gran interés por las artes. Hijo de una familia de intelectuales y artistas, su entorno influyó significativamente en su desarrollo creativo. A lo largo de su juventud, Taboada se empapó de literatura gótica y de horror, influencias que más tarde se verían reflejadas en su trabajo cinematográfico.

Taboada inició su carrera en la industria cinematográfica como guionista, trabajando en una variedad de géneros antes de encontrar su verdadera vocación en el terror y horror. Su habilidad para crear atmósferas inquietantes y personajes complejos le permitió destacar en un campo que, hasta entonces, no había sido plenamente explorado en México.

EL DESPERTAR DEL CINE DE TERROR MEXICANO

La década de 1960 marcó un punto de inflexión en la carrera de Taboada. En 1968, dirigió “Hasta el viento tiene miedo” con los roles principales de Marga López, Maricruz Olivier, Alicia Bonet y Norma Lazareno, es una película que no solo definió su estilo, sino que también sentó las bases para el cine de horror en México. La historia, centrada en un grupo de estudiantes de un internado que son acosadas por el fantasma de una exalumna, combina elementos de suspenso psicológico con una atmósfera gótica opresiva.

“Hasta el viento tiene miedo” destacó por su enfoque en el horror y terror sutil, alejándose de los clichés de monstruos y violencia explícita. La película se convirtió en un éxito de taquilla y crítica, estableciendo a Taboada como un cineasta innovador. La combinación de miedo psicológico y un entorno gótico resonó profundamente con el público, dejando una marca definitiva en el género.

OBRAS MAESTRAS DEL TERROR GÓTICO

Tras el éxito de su primer gran trabajo, Taboada continuó su exploración del terror con películas como “El libro de piedra” (1969) y “Más negro que la noche” (1975). Estas películas no solo solidificaron su reputación, sino que también demostraron su habilidad para reinventarse dentro del género.

“El libro de piedra”, quizá su obra cumbre y reconocida no solo por su innovador guion, sino por su estética, relata la historia de Julia (Marga López), una institutriz que descubre que su joven pupila, Silvia (Lucy Bug), tiene un amigo imaginario que puede estar vinculado a un antiguo misterio. La película utiliza elementos de lo sobrenatural y la locura para crear una narrativa inquietante y profundamente atmosférica.

“Más negro que la noche”, protagonizada por Susana Dosamantes, Lucía Méndez, Claudia Islas y Helena Rojo, presenta una narrativa en la que un grupo de mujeres hereda una mansión habitada por el espíritu vengativo del gato de la antigua dueña. La película es una obra maestra de la tensión y el simbolismo, utilizando el entorno gótico de la mansión para amplificar el miedo y podríamos decir, que hasta unas pinceladas del género ‘gore’.

Pero quizá su mayor logro cinematográfico y aclamación mundial llegó en 1984, con la película “Veneno para las hadas”, con las entonces niñas Ana Patricia Rojo y Elsa María Gutiérrez en los roles principales. Una cinta llena de simbolismos y de terror sobrenatural, siendo aplaudida en sectores de cine comercial, artístico y autoral. Varios críticos mencionan a “Veneno para las hadas” como su obra definitiva y una influencia evidente en directores de la nueva generación como Guillermo del Toro y hasta Quentin Tarantino. Sin duda, esta cinta es una delicia a nivel visual, con una trama y diálogos verosímiles sin dejar de mencionar que la mayoría de los especialistas la consideran prácticamente perfecta. 

LEGADO Y RECONOCIMIENTO

El impacto de Carlos Enrique Taboada en el cine de terror mexicano es innegable. Su enfoque en el horror psicológico y su habilidad para crear atmósferas opresivas lo convirtieron en una figura central del género. A lo largo de su carrera, Taboada dirigió más de una docena de películas, muchas de las cuales se consideran hoy en día clásicos del cine de terror.

A pesar de su éxito, Taboada nunca recibió el reconocimiento completo que merecía durante su vida. Fue solo después de su muerte en 1997 que su obra comenzó a recibir una apreciación más amplia y profunda. Es por eso, la importancia de que hoy, a un día de la conmemoración del “día del Cine de Terror Gótico”, celebramos no solo sus películas, sino también su capacidad para redefinir un género y establecer un nuevo estándar para el terror cinematográfico.

INFLUENCIA Y REVALORACIÓN EN EL SIGLO XXI

En las últimas décadas, el trabajo de Taboada ha sido redescubierto y revalorizado por nuevas generaciones de cineastas y críticos. Su influencia es evidente en el trabajo de directores contemporáneos que buscan crear terror atmosférico y psicológico, en lugar de depender de sustos fáciles y efectos especiales exagerados.

Películas como “El espinazo del diablo” (2001) de Guillermo del Toro y la venezolana “La casa del fin de los tiempos” (2013) de Alejandro Hidalgo, muestran claras influencias de Taboada en su uso del entorno y la creación de atmósferas para contar historias de terror que resuenan a nivel emocional y psicológico.

TABOADA EN LA CULTURA POPULAR

Además de su influencia en el cine, Taboada también ha dejado su marca en la cultura popular mexicana. Sus películas han sido referenciadas en obras de teatro, series de televisión y literatura. En particular, “Hasta el viento tiene miedo” ha sido objeto de referencias y algunas adaptaciones, testimonio de su perdurable relevancia y atractivo.

Su legado perdura no solo en sus películas, sino también en su enfoque innovador para el cine de terror. Taboada demostró que el verdadero horror no reside en los monstruos ni en la sangre, sino en el miedo psicológico y en la capacidad del cine para explorar las profundidades más oscuras del alma humana.

EL LEGADO DEL DUQUE DEL TERROR

Carlos Enrique Taboada, el “Duque del Terror” del cine mexicano, es una figura imprescindible en la historia del cine de terror. Su habilidad para crear atmósferas góticas, la elegancia en su dirección y su enfoque en el miedo psicológico han dejado una marca indisoluble en el género, no solo en México, sino a nivel mundial.

Por el día del Cine de Terror Gótico, celebramos la obra de Taboada, recordando sus contribuciones y su legado perdurable. Sus películas siguen siendo un testimonio del poder del cine para asustar, conmover y hacer reflexionar, demostrando que el terror puede ser tanto un arte como un entretenimiento. Con cada proyección de “Hasta el viento tiene miedo”, “El libro de piedra” o “Veneno para las hadas”, el espíritu creativo de Taboada continúa viviendo, aterrorizando e inspirando a nuevas generaciones de espectadores y cineastas.

Encuéntrame en: 

X: @iorcuevas 

Threads: @iortizromero1

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Acción legal contra Semovi

Carlos R. Aguilar Jiménez No soy abogado, pero si lo...

Un inicio que promete 

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  En octubre de...

¿Y el libramiento norte?

Carlos R. Aguilar Jiménez Años van, décadas vienen y desde...

CONTRAFUEGO || Ninguneo al Legislativo

Aurelio Ramos Méndez Suena muy democrático, pero entraña un lamentable...