SEVITRA cambia de piel

Carlos R. Aguilar Jiménez.


Como todo delincuente solitario o en general integrantes el crimen organizado, la Secretaría de Vialidad y Transporte (SEVITRA), como grupo de sicarios del gobierno dedicados a asaltar, agredir y detener a propietarios de vehículos, amparados en leyes enfocadas a ingresar la mayor cantidad de dinero posible al gobierno, cambiará de rostro, buscando no ser reconocida por sus víctimas a quienes ha extorsionado, multado o encarcelado despóticamente desde que existe con ese nombre y últimamente en retenes deteniendo vehículos con placas de circulación de otros estados.

los diputados que van de salida modificaron la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo para cambiar el nombre a la SEVITRA y convertirla en Secretaría de Movilidad, cuando lo que debería hacer el gobernador es cambiar a su  corrupto director, quien lejos de interesarle la movilidad, la circulación fluida y funcionamiento óptimo de semáforos, evitando la doble fila y prohibiendo el estacionamiento de automóviles en el periférico y carretera internacional, entre otras vías que podrían ser de gran movilidad, lo único que le importa es el dinero que pueda obtener de los cientos de vehículos que detienen en sus operativos, obviamente solo particulares, porque nunca detienen taxis de pueblo llevando seis pasajeros, ni autobuses urbanos sin placas, sin luces y manejados por póngidos, cuya brutalidad al conducir el directamente proporcional al tamaño de su transporte y, su ignorancia equidistante con la suciedad del autobús.

Cambiará de nombre SEVITRA igual que los delincuentes que se disfrazan, les hacen cirugía plástica para no ser identificados o se esconden utilizando papeles de identidad falsos, no obstante, aunque SEVITRA cambie de nombre seguirá siendo el mismo grupo delincuencial oficial, porque los agentes de vialidad -movilidad, seguirán “mordiendo”, extorsionando, inmersos en la corrupción que les caracteriza y exige su jefe para poder asaltar sin remordimientos a automovilistas, especialmente a la gente pobre que tiene un vehículo usado, porque nunca detienen a pudientes, y así, SEVITRA cambia de nombre igual que los carteles del narcotráfico, mafiosos, pandillas y todos aquellos dedicados a delinquir, aunque sea amparados por la ley, porque se llega a un nivel en que solo mencionar el nombre implica corrupción, podredumbre y pillaje, así que tratando de esconder lo evidente ahora cambia de nombre SEVITRA, igual que hicieron con los agentes de tránsito que convirtieron en policía Vial, siendo lo mismo porque nunca cambian su actitud prepotente y abusiva cuando detienen a algún potencial infractor.

A mediados del siglo pasado a los agentes de tránsito se les respetaba, se tenían en alta consideración y hasta les daban regalos en su día , pero hoy, con lo bien que se encargaron de pudrir y desprestigiar su antiguo buen nombre, la gente desprecia a cualquier policía vial, y, únicamente cuando no tienen uniforme no se les reconoce o identifica, como quiere hacer SEVITRA al cambiar de nombre, la gente no los condena de cualquier lugar al que fueran a comprar o solicitar servicios, excepto por el rumbo donde vive mi padre que tienen identificado a un vecino policía vial a quien nadie quiere en toda la colonia por corrupto y abusivo, como son todos en la mutante SEVITRA que cambiará de piel