Aniversario de Sagan

Carlos R. Aguilar Jiménez.


Este viernes 9 se cumplirán 84 años del fallecimiento de Carl Sagan, sin duda uno de los más grandes divulgadores de la ciencia, quien junto con Isaac Asimov se destacó por su facilidad para divulgar ciencia, en especial por su serie Cosmos transmitida en tv y su novela y película Contacto, así como por sus libros que tratan temas polémicos que intentan desenmascarar supersticiones y religiones que tanto encantan a gente sin cultura científica. Carl Sagan murió a la edad de 62 años el 20 de diciembre de 1995 debido a una enfermedad que lo afectó los últimos años de su vida, habiendo perdido la oportunidad de seguir leyendo los libros que le faltó escribir y, que todo aquel que se considere culto debe leer por lo menos uno de los que escribió, de los que yo recomiendo especial y sentidamente: “El Mundo y sus Demonios”, la ciencia como una luz en la oscuridad.

Muerte absoluta                         

El Mundo y sus Demonios es más personal y está lleno de historias humanas entrañables y reveladoras que todo lo escrito por Sagan antes, donde con la experiencia de su infancia y apasionante historia de los descubrimientos de la ciencia muestra como el método del pensamiento racional puede superar prejuicios y supersticiones, para dejar al descubierto la realidad que con frecuencia resulta más sorprendente que cualquier superstición o cuento religioso. Leer los libros de Carl Sagan respecto de astronomía y ciencias en general significa introducirse en un mundo en lo que para algunos es difícil, se convierta en fácil, logrando que sus reflexiones acerca de la vida, la conciencia, inteligencia o perspectiva científica y cultural sean ideas a las que debemos seguir y defender, porque si en la actualidad hubiera más personas como Sagan, a la humanidad le iría mejor, ya que únicamente sin supersticiones, xenofobia, religiones que se dicen verdaderas o creencias sin fundamento como existir en el más allá, se puede esperar vivir mejor sabiendo que éste, hasta ahora, es el único mundo con vida, y aunque sea un pálido punto azul insignificante en el universo, es el único que tenemos. Respecto de la probabilidad exista vida en otros mundos, Sagan trabajó con equipos que trataban de reproducir las condiciones prístinas de la Tierra cuando apareció la vida, con el propósito de llegar a sintetizar aminoácidos y eslabones de la cadena de nucleótidos. En 1963 consiguió la formación de adenosín trifosfato, principal almacén de energía de la vida, además de postular la teoría de terraformación de Marte y muchas otras actividades que le convirtieron en un icono de nuestro tiempo, quien a 84 años de su muerte, su obra debiera ser leída por todos los estudiantes, porque si bien es correcto lean literatura, historia, poesía o arte, si no saben quién fue Carl Sagan o no han leído alguno de sus libros, se están perdiendo de la aventura más fascinante y extraordinaria que pueda haber en el universo, equivalente a no saber que es una sonata, quien fue Dante, Cervantes o Sor Juana. Este miércoles en “El Secreto Mejor Guardado” –programa de radio del Observatorio Astronómico Municipal, en CORTV por 96.9 FM a las 19 horas–, el tema a tratar será la vida y obra de Carl Sagan, a 84 años de su muerte total y absoluta, porque Sagan no creía en ultratumba, ni cielos, ni infiernos religiosos…