El mundo no necesita un ‘live action’ de “Aladdin”


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Siempre he dicho que meterse con una historia entrañable, clásica y de la que ni el mundo ni los fans necesitan una nueva versión es muy arriesgado, demasiado, para ser precisos. Primero porque no se van a poder evitar las comparaciones con la original y segundo, porque a veces esas historias resultaron tan grandiosas, que es mejor dejar el clásico donde está, con la aprobación y cariño de todos. Esto lo sabe la casa Disney que no solo se conforma con hacer historias de súper héroes, revivir la saga de “La guerra de las galaxias” o comprar 20th Century Fox y adueñarse de “Avatar”, “Alien” o “Los Simpson” por ejemplo, sino que desde hace unos años, le ha dado por llevar al ‘live action’ historias que la gente ya tenía en una especie de orlo como cintas insuperables, de culto, notables, intocables y sobre todo amadas. No siempre le ha salido bien y mientras la gente se impresionó con esas versiones de “El libro de la selva” o “La bella y la bestia”, no sucedió lo mismo con “Cenicienta” o “Dumbo” por mencionar algunas. Y esta vez le tocó a “Aladdin”, la historia de “Las mil y una noches” que llevó a los dibujos animados en 1992 y que este año se atrevió a realizarla con actores de carne y hueso.

Seré muy honesto con ustedes queridos lectores, desde que supe que la cinta sería dirigida por Guy Ritchie noté que nada bueno se vislumbraba. No es que tenga aversión hacia el director británico, pero digamos que su estética resulta un tanto extraña y a veces demasiado brusca para el espectador promedio. Debo reconocer también que no todo lo que ha hecho el cineasta ex esposo de Madonna ha sido malo y como muestra tenemos a “Snatch: Cerdos y diamantes” del año 2000; “RocknRolla” en 2008 y las dos cintas de “Sherlock Holmes” que protagonizó Robert Downey Jr., en 2009 y 2011; pero también hay que recordar que tiene películas malísimas y también como prueba están: “Insólito destino” que protagonizó Madonna, su entonces esposa en 2002; “Revolver” de 2005 y más recientemente “Rey Arturo: la leyenda de la espada” de las que el director en verdad, debería avergonzarse. Y con esa visión, brusca para la pantalla, Disney se atrevió a contratarlo para hacer la versión real de uno de sus clásicos más queridos.

El ‘live action’ de “Aladdin” aún no llega a los cines, sin embargo algunos críticos y especialistas ya tuvieron la oportunidad de verla y la verdad es que no le fue tan bien como se esperaba. Le fue mejor que a “Dumbo” que solo alcanzó una calificación del 47% en Rotten Tomatoes, pero la casa del ratón Mickey esperaba que fuera calificada de mejor forma. Especialistas y críticos mencionaron que realmente la versión real de “Aladdin” no tiene nada de sorprendente, no es arriesgada, no tiene grandiosas actuaciones y no se distingue de la historia original de dibujos animados que en su momento ganó dos premios Oscar. Dijeron también que algunos elementos fundamentales y queridos por el público fueron modificados y que además, Ritchie hizo un muy mal uso de la historia. Los críticos y especialistas en general dividieron sus opiniones, pero se inclinaron más hacia lo negativo. Con esto, la casa Disney debería ponerse a reflexionar y en cierto modo, re direccionar sus proyectos hacia las historias de animación y emotivas, que son su fuerte; porque con estas reseñas y argumentos, podemos decir que el mundo no necesitaba un ‘live action’ de “Aladdin” ni que la interpretación del genio (que en la versión de dibujos animados de 1992, la interpretación fue hecha por Robin Williams), fuera terriblemente desmerecida por Will Smith; por cierto, la participación en esta cinta del ex Príncipe del Rap y otrora taquillero actor, confirma que se ha convertido en una especie de mal karma para el cine, pues desde hace algún tiempo, ninguna cinta donde participa ha sido elogiada por la crítica o resultan un fracaso en taquilla (nada más recordemos “Escuadrón suicida”).

Las reseñas son poco halagadoras y dicen que la mayor carencia de esta versión del ladrón que se enamora de la princesa es que parece no tiene propósito alguno. Mencionan que la música se encuentra ahí, los valores de producción también, incluso los actores que protagonizan, Mena Massoud como Aladdin y Naomi Scott como Jasmine, que fueron severamente criticados cuando se presentaron y aparecieron en los adelantos, han recibido por lo menos un par de comentarios positivos; pero los comentarios en general es que la cinta se derrumba ante una gloriosa versión original. En efecto, el mundo no necesitaba un ‘live action’ de “Aladdin”. Esta versión llegará a los cines mañana 24 de mayo, con una calificación en Rotten Tomatoes de 67% de aprobación. Ahora, a esperar que la taquilla haga su trabajo.