Pierde religión creyentes


Carlos R. Aguilar Jiménez.

‘Pierde Iglesia Católica 200 mil fieles en 20 años, según sondeo que determina creyentes oaxaqueños se convierten en evangélicos…’ o se cambian a otra creencia sobrenatural que les prometa algo mejor en el “más allá” (o el “más acá”) que la religión católica, apostólica y romana, que como negocio ya no puede cumplir, principalmente ante la inmensa cantidad de denuncias de abusos sexuales contra niños y muchos otros delitos que a lo largo de su perversa  historia a acumulado, desde que, en principio, Martín Lutero, denunciara en la puerta de la Iglesia de Wittenberg los abusos cometidos por la Iglesia Católica, por lo que fue de inmediato excomulgado y perseguido para matar por orden del Papa León X.

 Los nuevos dogmas de Lutero concedían autoridad solo a la Biblia, considerando a la Iglesia Católica y sus corruptos sacerdotes una institución humana y que el pecado original destruye el libre albedrío, por lo que ante la evidencia –como sucede ahora–, miles de devotos católicos se convirtieron en protestantes o luteranos, calvinistas, hugonotes-anglicanos, cuáqueros y nuevas religiones que se han inventado desde entonces, por lo que no es la primera vez que la Iglesia Católica pierde miles de creyentes, aunque los que perdió con Lutero no tuvieron gran impacto porque al haberse descubierto América por Colón quien fue patrocinado por los Reyes Católicos, casi todos los habitantes del Nuevo Mundo a la fuerza fueron convertidos, de su religión prehispánica, a la religión Católica en un proceso que parecía inalterable hasta que, a finales del siglo pasado gracias a las Leyes de Reforma, al avance de la ciencia y ahora la globalización, los creyentes tienen opciones para creer, saben existe el islam, jainismo, hinduismo, zoroastrismo, calvinismo y todas las vertientes del cristianismo: Testigos de Jehová, Mormones, evangélicos, sabatistas y muchas otras religiones, incluso de narcotraficantes, aún pequeñas que los demás llaman sectas, aunque sean religiones iguales entre sí, en una dinámica que no se detendrá, convirtiéndose cada vez más católicos a otras religiones, como sucede de forma parecida en Holanda, Alemania, Suiza o Inglaterra, donde gente con cultura científica y escepticismo, no se convierte de una religión a otra, sino que dejan de creer, se convierten en Libres Pensadores o ateos, convirtiendo templos en bibliotecas, salones de espectáculos o bares, dado que no hay fieles, se acaban los creyentes y se les da otro uso a las iglesias.

 En Latinoamérica y en Oaxaca los católicos siguen siendo inmensa mayoría aunque cada vez va mermando un poco más, y así seguirá, porque ahora la gente se da cuenta de lo que son realmente los sacerdotes y, quienes adquieren un mayor nivel de educación científica como en Europa, se dan cuanta de las incongruencias entre evolución y creación divina, entre cosmología y génesis bíblico, resultando lo más sexista, machista, política y éticamente incorrecto creer que la mujer fue hecha de una costilla. Y aunque muchos siguen creyendo este cuento y otros mitos, lo cierto es que es imposible defender actualmente los dogmas católicos y menos su conducta inmoral, surgiendo muchos como Lutero y ateos.