Nuevo mercado central


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Si bien la construcción y utilización a mediados del siglo pasado del Mercado de Abasto en lo que entonces era la periferia del ciudad, se hizo con la intención de desconcentrar o eliminar de la ciudad el sábado de mercado que se extendía días antes y después, proporcionando a vendedores y conexos un lugar donde pudieran abastecerse de materia prima, comercializar, distribuir y vender sus productos, poco tiempo duró ese intento porque de los dos mercados del centro, Benito Juárez y 20 de noviembre paulatinamente se hizo una conexión con el de Abasto a través de la calles de las Casas y Trujano, y que ahora se está extendiendo a través de la calles de Alcalá, donde encontramos todo tipo de vendedores ambulantes y fijos en todo el trayecto del Andador Turístico Gurrión y Allende, el Pañuelito y Labastida, convirtiéndose en un andador-mercado ininterrumpido de comerciantes ilegales, alternativos y piratas desde el Mercado de Abasto hasta Alcalá y Humboldt, sin que exista la menor intención del gobierno por controlar el incremento abusivo de vendedores ambulantes y pordioseros, que convierten al Centro Histórico en grotesco y sucio mercado.

No hay ni habrá control de ambulantes, porque la intención de la 4t es de tipo comunistoide, apoyada por clases sociales pobres, clases sociales que yo no invente, porque ya existían cuando nací y  que ahora el presidente llama fifis y chairos, defendiendo populistamente a chairos por ser quienes votaron por su Él, con mayúscula como si fuera Él mesías, y en Oaxaca repitiéndose la estrategia, ninguna autoridad impedirá que profieren los vendedores, dado que una vez se instala uno, luego se trae a algún pariente para que se ubique a un lado, después a otro y, si además logran el amparo de algún líder venal de sindicatos mafiosos, jamás se quitarán y al contrario, aumentarán, porque en Oaxaca el comercio informal es intocable y goza de impunidad, a diferencia del comercio establecido, a quien si se aplican las leyes y ordenanzas, exigiendo todo tipo de requisitos, equipos e impuestos, siendo esta situación ejemplo de corrupción, porque existen leyes y reglamentos que el gobierno no cumple para no interferir en las políticas públicas populistas de apoyo y solidaridad, ilegal o indebida a los que se dice menos tienen, aunque violen las ordenanzas y leyes, porque de lo que trata la 4t para gobernar es no interferir con nadie, evitando así se les llame represores o abusivos; claro está que si lo que hoy hace el gobierno, lo hubiera hecho Peña, durísimas y despiadadas serían las críticas, no obstante como lo hace Él Mesías y a Él lo siguen corderos sumisos, sin análisis u objeción, pronto el Mercado de Abasto se extenderá todo el Centro Histórico hasta el llano, como las ciudades-mercado de Nairobi, Kenia o Calcuta y pronto Oaxaca de Juárez.