Ni citybus ni libramiento


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Si ya cambio el gobierno y se dice que a nivel federal viven algunos en lo que autodenominan la 4t, esto es, una transformación en la que se alucina con poder acabar con la corrupción política y ayudar a los más pobres, impulsar el desarrollo de los estados más atrasados del país donde está Oaxaca, sería justo y oportuno que sin demagogia, elocuencia hueca ni populismo, así como se construirá un aeropuerto para cumplir con un capricho político, se creará un tren en la zona maya y otra refinería de petróleo, con el mismo entusiasmo de la 4t a nivel, en la ciudad de Oaxaca se rehabilitara lo que se construyó y adquirió para el carril confinado del CITYBUS, los paraderos de autobuses y lo que queda de la carretera y puentes del malogrado Libramiento Norte, ayudando con su utilización a miles de personas humildes que no tienen automóvil y gente que tiene que desplazarse de oriente a poniente por la ciudad y no tiene opción al no utilizarse el Libramiento Norte, únicamente porque los adinerados habitantes de San Felipe se oponen apoyados por los recalcitrantes y fanáticos ecologistas, que otrora apoyados por Francisco Toledo, como ahora no está, sin su negativa, el Libramiento Podría rescatarse y utilizarse beneficiando a decenas de miles de oaxaqueños.

Hace casi tres décadas que se suspendió la construcción y utilización del Libramiento Norte beneficiando a la minúscula población de pudientes de San Felipe quienes aún insisten en mantener su bucólico ambiente, el paisaje pastoril adecuado a sus mansiones y fastuosas residencias, que, se vería afeado y grotesco, según ellos y se acabaría el oxígeno del mundo, el planeta se calentaría más y la ciudad se quedaría sin agua, si por ahí circularan autobuses, camiones de carga, tsurus, mototaxis y demás vehículos de gente pobre y también adinerada, que hoy tienen que circular por la carretera panamericana, pero a quien le importa, al gobierno no, a la 4t, tampoco, porque todo es populismo, demagogia e imposturas que sirvan a los políticos y acaudalados para vivir bien, no obstante, si el gobierno estatal que dice se sumó o unió a la 4t,  de verdad estuviera interesado en reivindicarse con los ciudadanos sumándose a las tendencias federales, demostraría que su interés es la gente más necesitada, y antes que termine este sexenio debería rescatar, terminar y poner en operación el Libramiento Norte y también situar en operación el CITYBUS, porque si para mal hubo extrema corrupción en las obras, compras y licitaciones de los vehículos y las instalaciones, eso es el pasado y no debiese actuarse culpando al pretérito, a Pangea, el Cretácico, Hernán Cortes, Porfirio Diaz, Brena Torres, Gabino, Calderón o Peña, sino actuar en consecuencia, viendo para adelante, al futuro de lo que se supone comienza con la 4t, beneficiando a la gente que tiene que llegar a su trabajo sin contratiempos, perder horas en trayectos, utilizando libramientos, un transporte de pasajeros confiable y no los destartalados autobuses en los que la bestialidad del conductor es directamente proporcional al tamaño de su unidad. Actualmente, ni CITYBUS, ni Libramiento Norte, esa es la realidad de un año de la 4t. y así seguirá, conste.