El muerto olvidado


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Vienen los Días de Muertos, fieles difuntos y todos los santos, obviamente, los que no hemos olvidado, porque uno se muere dos veces; la primera cuando cesa la vida y somos considerados cadáveres, que no obstante dejamos de existir, nuestros familiares y amigos nos recuerdan y continuamente o durante los Días de Muertos incluso ofrecen en Altar  de Muertos, ofrendas, viandas y lo que recuerdan nos deleitó en vida: pan de muerto, chocolate prehispánico Jave, Mezcal Galáctico, frutas, dulces o una coca o cerveza, sin olvidar una fotografía de los seres queridos, y la segunda muerte, cuando se olvidan de nosotros y, nuestros descendientes, las nuevas generaciones ni idea tienen que existimos, excepto que hayamos sido personajes célebres inolvidables que aparecerán siempre en la historia, no así bisabuelos o tatarabuelos que han sido olvidados definitivamente y ni idea se tiene de quienes fueron o que hicieron, convirtiéndose en el Muerto Olvidado.

Sabemos que nuestra vida es breve, principalmente cuando superamos cincuenta años de edad, porque antes, en la adolescencia nos creemos inmortales, por lo que si existe cierta posibilidad de  no morir y trascender conscientes a la muerte, como prometen las religiones, obviamente, nos aferramos a esa creencia y como cristianos, musulmanes, hinduistas o creyentes de Mictlantecuhtli, seremos devotos practicantes de esa promesa sobrenatural en el Más Allá, siendo así que suponemos no se muere, sino se desencarna, se deja la carne, el cuerpo, y el alma inmortal según la religión de cada quien y su época, va al Habitáculo de Dios y todos los elegidos, o al infierno a existir en espíritu en ultratumba a perpetuidad., no obstante, nacemos únicamente conociendo la vida, pero ¿porque debería la ausencia de vida antes de nacer, ser diferente después de morir?. Antes de nacer yo y todos los seres vivos no existíamos, no vivíamos, no éramos alguien ni algo, simplemente éramos nada, si eso se puede decir, así que ¿por qué después de muertos deberíamos existir?  Si antes de nacer durante millones de años no existimos y, si por lo que sabemos, al morir se deja de existir porque no existe ninguna prueba, evidencia, testimonio valido o certeza que después de la muerte se siga existiendo, excepto por las anécdotas y creencias de cada quien respecto de su religión, siendo en este contexto que, durante los días de Muertos, existan o no, lo cierto es que con cariño o amor los recordamos y quisiéramos siguieran vivos, entre nosotros los vivos, porque nadie quiere morir, todos queremos vivir perpetuamente, por siempre, pero la vida es breve, dura máximo 90 años y, de la misma forma que todas las especies vivas, como un gato, caballo o chimpancé, cuando se muere, se muere realmente, obviamente dos veces, cuando físicamente nos declara un médico: difuntos, y, cuando se olvidan de uno para siempre, convirtiéndonos en el Muerto Olvidado, en uno de esos seres vivos que existieron y de quienes nadie se acuerda, algo así como se trata de perpetuar la memoria del “Soldado Desconocido” y también olvidado en el anonimato en una tumba ignorada. 

Ciencias médicas y médicos


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Se celebró el día del médico, profesional de la medicina especializado en tratamientos, procedimientos y técnicas científicas para devolver la salud a pacientes o procurar no enfermen, utilizando antibióticos, vacunas, procedimientos quirúrgicos con anestésicos químicos para evitar el dolor y aplicación de instrumentos y equipos que la ciencia ha inventado y perfeccionado para recuperar la salud de enfermos, quienes, no obstante, saben gracias a las ciencias médicas han sanado y recuperado su bienestar y calidad de vida, todavía siguen agradeciendo a seres sobrenaturales, divinidades y demás entes de la superstición, el pensamiento mágico o creencias en religiones que han existido y existen vendiendo promesas de vida eterna en el más allá y milagros en el mundo.

Vivimos una pandemia que en el mundo ha matado más de un millón de personas y en México estamos por llegar a 100 mil, deteniéndose o controlándose esta enfermedad en algunos casos por razones genéticas o atención médica oportuna, pero siempre salvándose gracias a las ciencias médicas y trabajo y conocimiento de médicos, además previniendo el contagio con distancia segura, uso de cubrebocas y desinfectantes en espera que las ciencias médicas sigan investigando, experimentando y probando el uso de una vacuna que nos inmunice, o de un medicamento que nos cure, porque son dos opciones y son científicas: medicamento, como la penicilina, o vacuna, como la de viruela, una nos sana, otra inmuniza, pero siempre en función de las ciencias médicas, no de rezos, pedimentos, oraciones o agua bendita, porque sirve más el gel, jabón o alcohol que el agua bendita. Y sirve más la sana distancia que asistir a misa o peregrinar a la villa de Guadalupe, contexto que debiera hacer entender a la población la importancia de la medicina científica y el estudio y desempeño profesional de médicos y todo el personal de salud, porque si bien como placebo los rezos u oraciones pueden hacer sentir bien a los creyentes, lo cierto es que únicamente han sido las ciencias médicas y los médicos quienes han aumentado el promedio y calidad de vida, han acabado con el terror a la viruela, poliomielitis, influenza, sarampión, difteria, paludismo y una lista de enfermedades antes mortales que hoy casi no existen o son curables, esperando lo mismo pronto contra el covid, enfermedad que será exterminada o curable en unos meses o más, pero se curará y, no porque el Sumo Pontífice, Imán o Tlatoani recen mucho o los curas y creyentes le pidan a Dios que los sane, sino porque ahora mismo miles de especialistas científicos que hace unos siglos habrían sido herejes satánicos a quienes habría que torturar, expropiar bienes y quemar, trabajan arduamente en laboratorios bioquímicos, y virólogos, epidemiólogos, físicos, químicos, matemáticos, médicos especialistas, dedicando semanas y meses, aplicando sus conocimientos científicos, buscan el medicamento  o vacuna; mientras los creyentes esperan que su Dios, que dicen es omnímodo, omnisciente y todopoderoso, que no hace nada, les salve por obra y gracia… Alabados sean los médicos y la medicina científica. Felicidades uno o dos días después y siempre.  

La juventud, el presente y futuro de los partidos políticos.


Nematini Vladimir Acevedo Silva

Mucho he hablado sobre la importancia de que las y los jóvenes tengamos una mayor participación política en la vida democrática de nuestro país. Es de suma importancia que nuestra generación sea parte del cambio que nuestro México requiere, esto a través de propuestas progresistas y que apuesten por el bienestar colectivo. 

La reiteración que hago se da al ver que tanto los partidos políticos que obtuvieron su registro recientemente como también los partidos tradicionales, se aferran en continuar dándole la espalda a las mujeres y hombres jóvenes que son parte de su militancia. Sí, serán poquísimas las excepciones que se dan, sin embargo, estas se dan debido a la existencia de compadrazgos y el tráfico de influencias. Pocas veces se les otorga el voto de confianza a los verdaderos jóvenes que por años han trabajado desde la base.

Tal parece que todos los partidos políticos desean repetir la fórmula de siempre. Postular a sus eternos candidatos. A aquellos personajes grises que ya no conectan con el sentir actual de la ciudadanía. A actores políticos que, más que aportar solo restan credibilidad.

Esta situación la podemos ver reflejada en cada uno de los partidos políticos nacionales, que a parte de contar con representantes que rebasan los 40 años, casi todos estos son hombres, con lo cual se deja a un lado el importante liderazgo de las mujeres miembros de su partido. 

La única excepción que se podría encontrar respecto a la edad es el del Gerardo Islas, Presidente de la Asamblea Nacional del Partido Fuerza Social por México, quien cuenta con 37 años de edad. Convirtiéndose, así como uno de los representantes más jóvenes de un partido político nacional.

En contraparte encontramos que es Alfonso Ramírez Cuellar, Presidente Nacional del Movimiento de Regeneración Nacional, con 61 años, uno de los representantes partidistas más longevos. Esto podría cambiar en caso de que se elija a Porfirio Muñoz Ledo como el siguiente sucesor a la presidencia del partido en el poder, quien cuenta con 87 años.

Sin embargo, en este caso se podría rescatar el caso de la senadora morenista con licencia Citlalli Hernández Mora, quien fue elegida Secretaria General del mismo partido a sus escasos 30 años. Situación que llega a ser de gran relevancia ya que con esto se puede presumir que MORENA podría ser liderado en un futuro no muy lejano por mujeres y hombres jóvenes, mismos que impulsarían una agenda legislativa totalmente progresista, como el caso de Citlalli Hernández. 

Empero de no ser así y continuar con sus disputas internas por el poder, podría encaminarse a un movimiento político fraccionado y dividido. Tal y como lo es hoy en día el PRD.

Aún así parece ser que los mismos partidos políticos seguirán cerrándole las puertas a las y los jóvenes, premiándolos únicamente para estar al frente de organizaciones, frentes y sectores políticos exclusivos para chavos.

Por otro lado, deberán de ganarse la confianza de los millones de jóvenes que no ven en la política un futuro, pero que, en contraparte llevan a cabo un trabajo social sin un afán político. Es decir, desean reparar y restablecer aquel entorno que les fue destruido por los políticos de siempre.

Las elecciones del 2021 cada día están más cerca y los partidos políticos nacionales de nuestro país deben de replantear el otorgar espacios claves a sus cuadros políticos más jóvenes. De no ser así, se estarán exponiendo a continuar siendo el mismo partido político de siempre. Mezquino, cerrado, conservador, machista y aferrado a un pasado que ya no corresponde a las necesidades que requiere y exige el país.

Twitter/Facebook/Instagram: @NemasVA

Tomar casetas


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Frente a la impunidad y falta de autoridad, si te quedaste sin trabajo, si tu negocio ya no tiene rendimientos o está cerrado; si sabes lo que en resta del año y seguramente del sexenio la inseguridad, contagios extremos por covid y sus lamentables fallecimientos que superaran para diciembre 100 mil, sabiendo también que no encontraras trabajo para ganar y sobrevivir y, si lo encuentras pagaran una miseria, la solución es sencilla: ¡Tomar casetas de peaje en autopistas!

Sabiendo que grupos violentos, de resentidos sociales, fracasados económicamente, lideres sindicales de la secta 22 del magisterio, asociaciones de comuneros o quien sea autodenomine en resistencia o lucha popular, pueden en muchedumbre, incluso siendo apenas una decena infringir la ley sin consecuencias, al estilo de normalistas, taxistas, profes o gremios con exigencias, la solución inmediata a problemas económicos de desempleados y todos aquellos que tengan necesidad de dinero para sobrevivir o ambición por tener más, es salir a secuestrar casetas de peaje, en el caso de Oaxaca la ideal es la de la entrada a Huitzo, donde por cada hora de secuestro se pueden recaudar por extorsión a automovilistas y autobuses alrededor de 15 mil pesos, por lo que luego de una jornada de 8 horas se obtendrán cerca de 120 mil pesos, que repartidos entre 10 corresponden aproximadamente a 12 mil por persona, quienes luego del secuestro, sin problema de consciencia o legal regresaran a lo que acostumbran y con despensas luego de saquear camionetas repartidoras de víveres, preparándose para repetir cuando necesiten dinero otra vez sin temor a ser arrestados o sancionados por la ley, obvio, es importantísimo sean por lo menos 10, que lleven banderas, pancartas de cualquier demanda política o social, estén embozados y sean amenazantes con machetes o piedras, porque si usted va solo o son menos de cinco y no reivindican alguna exigencia social, las consecuencias entonces serán de pronóstico reservado y todo el peso de la ley, todo el aparato del estado, decenas de patrullas y policías les arrestaran culpándoles de todo, lo que recién hayan transgredido de la ley de comunicaciones o transportes y todo lo del pasado, porque esa es la política actual, culpar al pretérito de todo lo malo o que no funciona, incluida la extinción del cretácico causada por un meteorito neoliberal culpable de la corrupción reciente y actual. No importa si no tiene licenciatura, no triunfó en el comercio, empresas o lo que digna y honestamente proporcione dividendos y por la pandemia haya perdido, porque el negocio redondo está en abanderar una causa política real o no y secuestrar casetas de peaje para asegurar un ingreso, sabiendo que la impunidad o indolencia oficial garantizará el éxito económico, requiriendo únicamente de convocar a amigos, vecinos o familiares para realizar el secuestro de casetas en total impunidad, protegidos incluso por empleados de “Derechos Inhumanos”.  

Repensar la estrategia


Xochitl Jazmín Velázquez

El tema de mayor reflexión en la administración pública en este momento son los resultados electorales que se han dado en los estados de Coahuila e Hidalgo.

Durante los comicios de ayer se pudo observar cómo el partido tricolor –que se creía extinto para muchos el año pasado– retornó a las urnas en algunos distritos con “mucha vida”, inclusive hasta el doble de votación obtenida por el hoy partido en el poder.

Este resultado es un buen elemento para demostrar que las exigencias ciudadanas han cambiado y que la administración pública no ha sido capaz de evolucionar con la misma exigencia. 

También es momento para evaluar que el partido en el poder tiene que mejorar su organización interna, su proceso de selección de candidatos, las propuestas y plataformas electorales, su capacidad de argumentación ante los debates sobre los problemas y proyectos públicos.

Otro elemento de valor agregado es que los gobernadores de ambos estados son también cercanos al Presidente de la República y esto también es un elemento que tiene que evaluarse para un futuro próximo.

Seguro, que estos resultados son trascendentes para la futura toma de decisiones porque a pesar de los recursos invertidos en los programas sociales, el caminar de los servidores de la nación y la mayoría en los congresos locales, estos elementos parecieran ya no ser tan impactantes en el resultado electoral.

Es tiempo de evaluar, reflexionar y aprender de los errores, porque acciones iguales acarrean resultados iguales.

El tema de mayor reflexión en la administración pública en este momento son los resultados electorales que se han dado en los Estados de Coahuila e Hidalgo.

Durante los comicios de ayer se pudo observar cómo el partido tricolor -que se creía extinto para muchos el año pasado- retornó a las urnas en algunos distritos con “mucha vida”, inclusive hasta el doble de votación obtenida por el hoy partido en el poder.

Este resultado es un buen elemento para demostrar que las exigencias ciudadanas han cambiado y que la administración pública no ha sido capaz de evolucionar con la misma exigencia. 

También es momento para evaluar que el partido en el poder tiene que mejorar su organización interna, su proceso de selección de candidatos, las propuestas y plataformas electorales, su capacidad de argumentación ante los debates sobre los problemas y proyectos públicos.

Otro elemento de valor agregado es que los gobernadores de ambos estados son también cercanos al Presidente de la República y esto también es un elemento que tiene que evaluarse para un futuro próximo.

Seguro, que estos resultados son trascendentes para la futura toma de decisiones porque a pesar de los recursos invertidos en los programas sociales, el caminar de los servidores de la nación y la mayoría en los congresos locales, estos elementos parecieran ya no ser tan impactantes en el resultado electoral.

Es tiempo de evaluar, reflexionar y aprender de los errores, porque acciones iguales acarrean resultados iguales.

Ejército en deshonra


Carlos R. Aguilar Jiménez.

De los incontables gremios, corporaciones, asociaciones o instituciones oficiales en los que se desempeñan los ciudadanos mexicanos, muchos de estos han caído en el desprestigio y descredito total desde finales del siglo pasado, como sucede con policías viales y policía en general, que de dignos y distinguidos personajes se convirtieron en maleantes con uniforme oficial, de la misma forma que los taxistas, actualmente reclasificados como roba maletas, abusivos y montoneros, al igual que los profes de la Secta 22 del magisterio, otrora docentes de excelente reputación hoy, póngidos burócratas de la educación y así la lista podría seguir, salvándose hasta hace unos días el otrora Glorioso Ejercito Mexicano, donde si para mal algunos de sus miembros habían sido descubiertos como abusivos y prepotentes violadores de derechos humanos, hoy, al revelarse que el más alto mando, el supremo general de las fuerzas armadas del ejército, Salvador Cienfuegos Zepeda, habría sido detenido en EU por asociación delictuosa con el narcotráfico, lavado de dinero y protección militar a al crimen organizado, la pregunta que surge es ¿cuantos más de los integrantes del ejercito son iguales o peores en cuanto a corrupción y los delitos que se le imputan?. Porque no protegía a la delincuencia solo, forzosamente debió contar con el apoyo incondicional e irrestricto de la cadena de mando de los militares o soldados de menor rango, en una cadena de delincuencia y corrupción militar.

Antes de la detención del ex general de Estado Mayor y jefe supremo de las fuerzas armadas, todos los políticos, gobernantes y ciudadanos se deshacían en elogios y aplausos hacia los soldados, reconociéndose su trabajo y solidaridad con el pueblo bueno y santo durante los desfiles o en su desempeño con el Plan DN-III, ese pueblo que hoy sabe los militares no lo merecen, porque si se tratara de la tropa, algún pelotón, escuadra, destacamento o patrulla cualquiera, podría decirse que es una excepción o anomalía, pero se trata de la detención por delincuente de quien fuera el general de más alto rango y  quien debiera ser ejemplo de honradez y probidad a toda prueba, poniendo ahora en duda y entredicho al resto de soldados en todas las jerarquías castrenses, de la misma forma que entre policías, taxistas y profes, donde obviamente existen quienes se desempeñan con honor y rectitud, pero el gremio en general está desprestigiado ante la sociedad, y así ahora sucede lo mismo entre soldados del ejercito mexicano donde si bien deben existir militares honrados a toda prueba, dignos soldados dispuestos a dar la vida con honor por México, lo cierto es que ahora el ejército está desprestigiado, y no únicamente porque el detenido fue funcionario del sexenio anterior, sino porque siguen en funciones todos sus colaboradores, cómplices que sabían o estaban involucrados en los delitos que la DEA en EU le imputa, y de los que tienen pruebas y evidencias suficientes, por lo que se acabó para siempre el prestigio y buena reputación de los soldados mexicanos, sospechándose ahora que desde arriba impera la corrupción y delincuencia, sin saber hasta donde se impregnó de podredumbre, delincuencia y corrupción el otro Glorioso Ejercito Mexicano.