Nueva normalidad


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Empresarios, intelectuales, médicos y autoridades de municipios clasificados como de la esperanza, se han pronunciado en contra del Plan de Reactivación anunciado por A.M.  porque implica un alto grado de probables contagios de Covid 19 dado que mientras se ha mantenido la cuarentena, aislamiento social y cierta distancia entre personas se ha conseguido tener relativamente baja la posibilidad de infección, pero si se relajan las medidas de distanciamiento entre personas y reinician las actividades, podría haber un rebrote, nuevas y más altas infecciones en los lugares de convivencia social o comercialización a donde acudirían las personas a tratar de recuperar lo perdido durante el encierro voluntario.

Mientras no haya una vacuna que haga el contagio sea inocuo o desarrolle algún tratamiento o medicamentos para sanar luego de la infección, la normalidad no podrá ser y tendremos que vivir una anormalidad, utilizando todo el tiempo cubrebocas al salir a la calle, evitar aglomeraciones, dejar de asistir a actividades que se realicen en lugares cerrados como cines o abiertos en conciertos, estadios y auditorios donde acudan más de 500 personas o menos, porque la incertidumbre y posibilidad de ser contagiado por un solo enfermo asintomático siempre existirá con peligro de muerte y de propagación exponencial, de tal forma que las actividades que hasta marzo realizábamos de manera normal o acostumbrada, se tendrán que modificar y adaptar para que en los sitios y espacios donde acuda cualquiera a realizar actividades se den bajo protocolos y costumbres anormales para la anterior cotidianidad. Obvio, las necesidades de los seres humanos respecto de las pulsiones y deseos determinados por la evolución seguirán siendo los mismos, pero la forma de realizar o cumplirlos será distinto, adaptándonos siempre  a las circunstancias, porque Ya lo dijo Darwin: en la lucha por la vida únicamente sobreviven los más aptos, los que se adecuen a las variantes climáticas, ecológicas, mutación de bacterias o virus, en una dinámica de adaptación que desde que existe la vida se ha manifestado, a veces con extinciones aisladas y o con extinciones masivas, eliminando en cada ocasión la lucha por la supervivencia a miles o millones de individuos o a todos, como los dinosaurios o trilobites. Obvio también, a diferencia de las anteriores pandemias que diezmaron o extinguieron a muchas especies, nosotros tenemos la ventaja de tener a la ciencia como una herramienta para encontrar la forma de salvarnos de morir, y eso es justo lo que están haciendo los científicos: buscando la vacuna o medicamento que pronto nos pueda devolver la normalidad, costumbres y naturalidad acostumbrada, mientras tanto todo será anormal. 

Todo para un sexenio


Carlos R. Aguilar Jiménez.

A diferencia de los países desarrollados industrial y económicamente o de los que su historia sin interrupción se remonta a milenios, como China, Japón, Turquía o europea, en México como nación con apenas 220 años de existencia, porque lo que sucedió antes de la Conquista se dejó de lado, dando de baja incluso a dioses milenarios para imponer a uno de oriente medio y romano, en México la planificación social, proyección económica o programación de infraestructura más allá de un sexenio o décadas no existe o es políticamente incorrecta, porque si se planea construir un aeropuerto, obras e infraestructura eléctrica renovable que no se puedan terminar en seis años, es altamente probable que el siguiente sexenio cancele y arrase por no convenir a sus intereses ideológicos o populistas que sirven para quedar bien al día o durante seis años y nada más.

Para este sexenio o para los próximos 4 años y seis meses que le quedan, lo que está haciendo el gobierno actual, despreciando a la siguiente generación, adultos, niños y jóvenes actuales, al cancelar proyectos de energías renovables, la utilización del aire y sol para generar electricidad, es nefasto porque según A.M. al afirmar, ratificar, revalidar, certificar y reafirmar en cada conferencia de prensa  que todo lo que hace es para acabar con la corrupción y ayudar a CFE en su arruinada economía y obsoletos métodos de generación eléctrica, lo que en realidad hace y trascenderá este sexenio, es convertir tóxico el ambiente al promover la quema de combustóleo que producirá miles de kilómetros cúbicos de humo venenoso, porque al presidente no le interesa el futuro, porque no lo tiene al ser adulto mayor, pero que si tienen niños y jóvenes quienes actualmente se educan y crecen con perspectiva ecológica, mentalidad verde y tendencias sustentables, no como el presidente quien en lugar de ser verde, es gris, como el humo que generara el combustóleo para mover turbinas de generadores eléctricos. A este gobierno no le importa que sucederá en cuatro años y medio cuando asuma la presidencia otra persona, porque A.M. sabe que como el y como hicieron los anteriores presidentes, lo que no les guste lo arrasarán, destruirán o abandonaran, como el aeropuerto de cdmx y otras obras y acciones suspendidas, así que durante los próximos cuatro años y seis meses, CFE se dedicará a quemar todo el combustóleo que sobra de PEMEX y que ahora ningún país compra porque están cambiando sus sistemas de generación eléctrica todavía en base a combustibles fósiles arcaicos, por tecnologías alternativas, renovables, sustentables, verdes,  utilizando energía mareomotriz, solar, eólica y nuclear, pensando en  el futuro y las nuevas generaciones, no en 4.5 meses.

Contra energías limpias


Carlos R. Aguilar Jiménez.

El sector privado advierte que el daño que causará el gobierno al cancelar y restringir la generación de energía eléctrica por medio de tecnologías no contaminantes, que utilizan radiación solar o la fuerza del viento, producirá un daño superior a los 30 mil millones de dólares en 18 estados incluyendo Oaxaca, donde los aerogeneradores en la zona del istmo son esenciales para el desarrollo de la región, por lo que empresarios anunciaron que recurrirán a todos los recursos legales para salvaguardar el Estado de Derecho y defender al sector energético y sus inversiones, luego del decreto en el que la Secretaría de Energía bloquea los proyectos de energías renovables.

Aprovechando que durante la pandemia de covid 19 los medios y la gente están más preocupados de su salud y economía, el gobierno federal utiliza mañosamente las circunstancias para militarizar al país y decretar se prohíba la utilización de energías alternativas que no utilizan petróleo para beneficiar a CFE y PEMEX, que como empresas del gobierno son obsoletas por su equipo y casi operan en números rojos debido a la ineptitud de sus actuales directores, quienes ahora para tratar de salvar de la ruina total a estas paraestatales, el gobierno federal prohíbe se usen aerogeneradores y celdas solares para generar electricidad para uso industrial y doméstico, que a diferencia de los sistemas de generación arcaicos que utiliza CFE para producirla con combustóleo altamente contaminante, la generación de electricidad por medio de hidroeléctricas, energía eólica o solar, representa una ventaja creciente para el ambiente y asuntos ecológicos, vulnerando así A.M. la Etica de la Tierra, el interés global por el cuidado del ambiente evitando la contaminación del aire, agua y tierra, con su decreto arbitrario y antiecológico por seguir generando electricidad con combustibles fósiles.  La tendencia en el planeta es sustituir el consumo de petróleo sustituyéndolo por todas las formas posibles o alternativas de generar y consumir electricidad, en una dinámica que en una década hará el 50 % de vehículos en el mundo sean eléctricos o híbridos y que, las empresas, industrias y casas habitación su suministro eléctrico sea generado por el aire, agua, el sol  y energía del núcleo del átomo, no obstante, en México, gobernados por gente que nació en la primera mitad del siglo pasado, con mentalidad propia de su tiempo; porque en la vida hay dos opciones para los adultos mayores: o se es un viejo necio o, un viejo sabio, y parece que nos gobiernan necios, políticos paletos que empecinados en ideologías de los 50’s pretenden seguir generando electricidad a la vieja usanza, como en sus tiempos, con petróleo, no obstante desde principios del siglo XXI México haya comenzado a utilizar energías limpias, como se puede comprobar en la zona del Istmo y en los 18 estados del país donde el necio decreto de la Secretaría de Energía prohíbe y limita la generación de electricidad con origen limpio, perjudicando el ambiente, la ecología y economía de inversionistas, habitantes y pronto usuarios de electricidad. 

Charlatanes en pandemia


Carlos R. Aguilar Jiménez.

En condiciones de vida normal, cuando la cotidianidad no requiere contextos de excepción y todo lo que hacemos es rutinario o habitual, cada día procedemos y comportamos casi de manera inconsciente, como cuando se conduce un alto sin pensar en lo que se hace, así la actual situación, durante la cuarentena que vivimos debido a la posibilidad de contagio de covid 19, raros son quienes se arriesgarían a creer todavía que los charlatanes y chiflados de ofrecen dizque medicinas alternativas puedan tener algo de seriedad o efectividad con sus engañosos tratamientos y terapias cósmicas, místicas y demás calificativos exóticos diseñados para embaucar a enfermos y familiares de pacientes desesperados.

Homeópatas, holistas, terapistas milenarios, parapsicólogos, naturistas, de ozono, flores de Bach, cabalistas y  todos los charlatanes de fraudulentas medicinas, que saben lo que hacen es un fraude porque ni ellos se lo creen; y los chiflados, que si creen aunque no haya prueba científica que demuestre los chochos, yerbas aztecas, limpias, humos, aromas o ritos sean efectivos, ahora están escondidos esperando transcurra la inobjetable demostración de la medicina científica, el trabajo profesional, ético y honrado de médicos, la investigación y estudio de químicos, bioquímicos, biólogos moleculares, genetistas, infectólogos, virólogos, bacteriólogos, epidemiólogos y todos los especialistas científicos de la medicina, quienes al final en trabajo de laboratorio con los recursos de la ciencia, su filosofía y método, encontraran la cura, tratamiento o vacuna que permita sanar a los enfermos o evitar su contagio. 

Y parecidos a los charlatanes o chiflados de la medicina que se auto ostentan como médicos, los predicadores, misioneros, promotores y apóstoles de ciertas religiones que algunos llaman sectas, que en sus rituales exponen curaciones milagrosas por toques sagrados, sanaciones prodigiosas con palabras hieráticas y con canciones o aleluyas la curación de minusválidos o enfermos terminales, también en estos días de pandemia se ocultan, porque saben bien lo que hacen o dicen que sana enfermos, en realidad no tiene efectividad al ser únicamente resultado de tejemanejes, trucos y arreglos con paleros para engañar o manipular a los crédulos.

 Medicina únicamente hay una, la que se enseña científicamente en facultades de medicina y hospitales donde se titulan médicos y, así como no existen matemática, física o química alternativa, tampoco existe medicina alternativa. Únicamente hay medicina científica y es la que en esta pandemia procura evitar contagios y trata de sanar enfermos, los demás son charlatanes y chiflados.

“Ya lo dijo Darwin”


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Si bien por tradición, desconocimiento o fuertes creencias religiosas la mayoría cree que Dios hizo a Adán, el primer hombre a su imagen y semejanza, viéndose seguramente en un espejo, y luego, al darse cuenta que Adán estaba solo, lo durmió y extrajo una costilla para hacerle una mujer, a Eva, y de su unión copular se dice surgió la humanidad, lo cierto es que, mitos judeocristianos aparte, los científicos, especialmente biólogos, primatólogos, genetistas y evolucionistas comprenden bien con evidencias: fósiles, genes, moléculas y muchas otras pruebas, que en realidad el ser humano es un mono arborícola evolucionado y no un ángel caído, un primate erguido, que como resultado de la selección natural, la supervivencia diferencial de los más aptos o evolución de las especies, los cambios y mutaciones de cada generación privilegiaron el desarrollo del cerebro haciéndonos cada vez más inteligentes, favoreciendo el intelecto en lugar de la fuerza el vuelo o rapidez que tienen otros animales, convirtiéndonos evolutivamente en Homo Sapiens.

Sobrevivir es constante fundamental de cualquier individuo y especie; el instinto de conservación es básico y determina que ante cualquier circunstancia primero busquemos garantizar nuestra existencia y después propiciar la procreación, siendo los organismo que mejor se adaptan, no los más fuertes, los que sobreviven, así que ante esta pandemia, ya lo dijo Darwin, como en cualquier otra circunstancia o contingencia que trate de exterminar a determinada especie, únicamente sobrevivirán los más aptos, los que por su propia naturaleza sean inmunes o resistentes, ahora a la infección del covid 19 y quienes se adapten a las condiciones de confinamiento o cuarentena, porque así es la vida en la lucha por la supervivencia en la que únicamente sobreviven los más aptos, lo que tienen mejores condiciones para enfrentar contingencias y sobrevivir, ya sea a cambios ambientales, hambrunas, sequías, alteraciones ecológicas, depredadores, bacterias o virus, como ha sucedido con todas las pandemias que han matado millones de seres humanos, como aconteció con la viruela que trajeron los europeos exterminando millones de indígenas no resistentes al virus, sobreviviendo únicamente los más aptos, de los que todos y cada uno de nosotros somos afortunados descendientes en linaje evolutivo exitoso que retrotrae nuestro origen al inicio de la vida en este planeta sin ninguna interrupción, porque si en la cadena evolutiva algún ancestro nuestro hubiera muerto, no estaríamos aquí, así que en cada eslabón evolutivo siempre existirá la posibilidad de morir por cualquier causa, y en estos días por infección mortal de covid 19. Ya lo dijo Darwin, sobrevivirán los más aptos, los que mejor se apliquen y adecuen a recomendaciones de médicos, epidemiólogos y Secretaría de Salud, para evitar el contagio, porque lo que dijo Darwin en esta pandemia es obvio, habrá una selección natural que exterminará a los menos aptos o a  quienes por nobleza, como todo el personal de salud, tiene que estar en el primer frente de guerra exponiéndose al contagio directo del exterminador covid 19. 

Esencial la minería


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Declaran actividad esencial para la economía y fuentes de trabajo como base de las cadenas de producción a la minería, la explotación de materiales del subsuelo y el beneficio de metales que en la metalurgia, siderurgia e industrias de la transformación y fabricación de productos es fundamental, desde la producción de varillas y viguetas o clavos para la construcción hasta la fabricación de automóviles, aparatos domésticos y todo lo que se hace con metales, por lo que reabrirán minas y reiniciara la producción de fierro, aluminio, cobre, estaño, mercurio y todo lo que se extrae de la Tierra para beneficio de las naciones y PIB.

La minería es esencial para la economía y básica para la industria y el comercio porque desde la Antigüedad el uso de cobre, bronce, estaño y fierro fueron detonantes del crecimiento y prosperidad de naciones que comenzaron a fabricar herramientas, armas y transportes, hasta llegar a los buques de metal, trenes y construcción de rascacielos de acero, sin que la metalurgia haya sido parte de las sociedades prehispánicas que desconocieron el uso de metales en todos los sentidos, hasta ahora, porque si bien los pueblos que se declaran indígenas,  originarios o aborígenes y en resistencia, se benefician con la utilización de materiales extraídos de minas, filones y yacimientos, su ideología egoísta y mezquina es que cualquier tipo de metal se extraiga donde sea menos en sus pueblos, como todos los que se encuentran en la Sierra Juárez, porque como he observado, desde Ixtlán y camino a Calpulalpan, a la orilla de la carretera han instalado anuncios declarando su oposición a la minería, indicando que en su territorio nunca permitirán se extraigan minerales que ahí pudieran existir en forma de yacimientos, dejando que la riqueza y potencial que su explotación y aprovechamiento pudiera darle a sus pueblos, principalmente a los jóvenes que buscan empleos y oportunidades, no las tengan y mejor huyan de sus paupérrimos poblados a los EU en busca de trabajo como migrantes indocumentados, porque si bien la minería es esencial, con pretextos ecológicos, argumentos ambientalistas e ideología anticolonialista, esperan sea el gobierno quien les de todo lo que quieren, mientras los minerales que yacen bajo el suelo, serán aprovechados en el futuro por sus nietos o descendientes, dejando en la penuria a los habitantes actuales que como cavernícolas quieren vivir en armonía con la naturaleza sin cambiar el paisaje, un panorama que será aprovechado por descendientes más listos que sus antepasados que se negaron a beneficiar de metales, en especial de las tierras raras que hoy son carísimas y esenciales para todo pueblo civilizado e industrializado.