La sociedad civil organizada, la oposición que México necesita


Nematini Vladimir Acevedo Silva

En días pasados navegando en la red, leí un comentario el cual refería que la sociedad civil debería de contribuir con propuestas y, en consecuencia, acercarse a los partidos políticos de oposición para lograr así un contrapeso a la actual hegemonía que tiene Morena en el poder. Esto llamó notablemente mi atención, ya que los pocos partidos políticos que se hacen llamar de “oposición”, en este momento los vemos tibios, con poco de liderazgo, pero intentando llamar la atención a toda costa.

En algo sí tenía razón esa publicación al señalar que la sociedad civil tiene que realizar propuestas que sirvan como contrapeso a la actual administración, la cual no termina de despegar, pero que sí empieza a generar ciertas dudas en la ciudadanía que los eligió. Es una falacia que los partidos políticos de “oposición” puedan servir como aliados de aquellas agrupaciones, asociaciones civiles y colectivos que, por años han luchado para hacerse escuchar.

Si fuese así ¿acaso el PAN se solidarizaría con los padres de familia que perdieron a sus hijos en la guardería ABC?, ¿ahora sí habría justicia?, o ¿el PRI a casó se uniría a la exigencia de justicia que piden los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapan?, ¿por fin votarían a favor de la despenalización del aborto? ¿se lograría con su apoyo la legalización y regulación de la marihuana en México? Desafortunadamente la respuesta es no.

Se les debe recordar a aquellos partidos de “oposición” que ya no se vive en la época en que la sociedad civil les servía de brazo político. Ya no deben existir más una CTM, una CROC o una Antorcha Campesina. La ciudadanía hoy en día es más consciente.

Fue el mismo pueblo quien votó por un cambio de régimen, de sistema y de ideas, motivado por un hartazgo social cuasado por múltiples actos de corrupción de antaño, asesinatos en contra de activistas sociales y un crecimiento incontrolable del crimen organizado, el cual ha lastimado y fracturado el tejido social. Fueron pues estos factores los que detonaron el cambio de régimen político que México deseaba.

Sin embargo, esto no quiere decir que población detendrá su lucha. Al contrario, se ha empoderado aún más por impulsar diversos proyectos que transformen el país. Prueba de ello es que se tenga en la agenda legislativa, la discusión de la despenalización del aborto, un importante logro del movimiento feminista, más no de los partidos políticos.

O también el que una agrupación de defensa de los pueblos indígenas haya marcado precedente para obligar al Congreso de la Unión en crear una Ley Nacional de Consulta Indígena y Afromexicana, a consecuencia de la omisión que han cometido nuestros propios representantes populares desde hace ya años atrás. 

También se podría señalar el logró obtenido por parte de la comunidad LGBT, quienes, haciendo uso de mecanismos jurídicos como el amparo, consiguieron que ninguna autoridad administrativa o judicial les negara poder casar a personas del mismo sexo. Lo cual derivo que diversos estados reformaran sus Códigos Civiles locales. 

La sociedad civil organizada ha hecho uso de diversas estrategias con el objetivo de que sus demandas sean escuchadas y tomadas en cuenta. En cambio, han sido los partidos de “oposición”, quienes en su momento echaron mano para bloquear esas legitimas propuestas, ya sea a través de la descalificación de las ONGs que las proponían, o mediante usos como la intimidación y la desaparición forzada.

Los tiempos actuales exigen que sean los colectivos, asociaciones civiles y agrupaciones quienes continúen trabajando y proponiendo, siempre de la mano con la comunidad. Es ahí donde existirá y perdurará la oposición que México necesitará ante los tiranos que se erijan no solo hoy, si no en un futuro cercano.

Facebook @NematiniVa

Twitter @NemasVA

Directriz discriminatoria


Carlos R. Aguilar Jiménez.

La discriminación en todos sus aspectos o sentidos que como conducta individual, social u oficial es condenada universalmente por segregar, excluir o descalificar a minorías o a quien no le guste a determinado sector, como hicieron británicos con hindúes o nazis contra judíos, y ahora en México la discriminación se esta convirtiendo en tendencia, porque desde la más alta cúpula la actual tendencia es dividir, excluir y discriminar estableciendo dos clases: fifís y chairos, siendo estos últimos los ideales, los aptos o leales al país, mientras los fifís son de lo peor por ser neoliberales, conservadores, la mafia del poder, el Prian, incluidos políticos y funcionarios de sexenios anteriores, estimulando la polarización social y segregación individual en tendencia discriminatoria.

Se discrimina no únicamente en soliloquios mañaneros con tendencia excluyente, sino también en hechos como sucede en la comunidad médica al ser consentidos los médicos cubanos a quienes ofrecen lujos y comodidades, mientras a médicos mexicanos que luchan contra el Covid apenas si se les proporciona equipo básico de protección. Se discrimina también a ciudadanos, porque ahora que criminales asesinaron a un juez, el gobierno indica se hará todo para castigar a los culpables, harán indagaciones hasta sus últimas consecuencias y realizarán todas las pesquisa, mientras que si asesinan a un profesor, matan un médico o a cualquier ciudadano, como si no importara lo mismo su vida, no se investiga, no se indaga y en 99 por ciento, no se condena nunca a culpables dada la inmensa impunidad y corrupción oficial. Así que guardando proporciones, pero que para el caso es lo mismo, no vale lo mismo un ser humano que se desempeñe como médico, ingeniero, arquitecto, profesor, psicólogo y menos periodista, que un juez, porque según el gobierno son especiales, diferentes, superiores, privilegiados, casi igual que los blancos ante negros o nazis frente a judíos y ahora: chairos frente a fifís o ricos ante pobres, que en este sexenio, al sector simpatizante del gobierno, los llamados Chairos se le considera privilegiados y no únicamente a nivel oficial, sino también en el ámbito personal, porque los chairos defienden con fanatismo y pasión desquiciada al gobierno, incluso más que a su familia en la misma tendencia creciente de odio individual, resentimiento social, revanchismo político y discriminación, implicando que si se trata de asuntos oficiales del pasado todo fue corrupción y saqueo, sin considerar en absoluto la obras e infraestructura que crearon, incluyendo en Oaxaca la supercarretera a Puebla que construyó Salinas, porque si bien todos los políticos mienten para ser populares, también han hecho obras de gran trascendencia e importancia para los estados o el país, sin descalificar ni discriminar a los demás, como está sucediendo con la actual y creciente tendencia discriminatoria oficial, en la que pronto será peligroso ser adinerado, empresario y lo que es peor, cuidando proporciones, ser judío, negro, rico o periodista, equivalentes actuales a Fifí o anti A.M. Porque en tendencia discriminatoria o se es del grupo o es traidor a la causa racista o política.

Discriminación a médicos


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Con absolutamente todo el reconocimiento, aprecio, estima y gratitud a los médicos mexicanos que se han entregado en cuerpo y espíritu, con nobleza, dedicación y profesionalismo a tratar de paliar el sufrimiento de los infectados durante esta pandemia por Covid-19, no obstante las infames agresiones de gente ignorante y pedestre a la comunidad médica que creen los pueden infectar a propósito o por el hecho de ser sus vecinos o pasajeros de transporte público, lo cierto es que médicos, enfermeras y todo el personal que trabaja en el sector salud, mujeres y hombres, merecen nuestro aprecio, cariño, admiración y sobre todo respeto, sabiendo que todos los días en condiciones muy difíciles arriesgan sus vidas atendiendo enfermos, circunstancia que si bien la gente instruida o educada reconoce y tiene en alta estima a los doctores, no es lo mismo para el gobierno, especialmente el de CDMX, que distingue a médicos cubanos antes que mexicanos.

Desde que llegaron a México los médicos cubanos inmersos en misterio y sigilo por parte de la cancillería y funcionarios de salud de la ciudad de México, indicando que eran asesores expertos en temas de Covid, se han manejado cifras que van desde que son un grupo de 50 hasta más de 300, y no habría ningún problema respecto de que vengan a capacitarse a nuestro país o a enseñar sus habilidades profesionales a mexicanos, sino en el inmenso y desmedido gasto que implica tenerlos con lujos y todo tipo de ventajas que no tienen los médicos mexicanos, pagando la ciudad de México a Cuba casi 150  millones de pesos, siendo esta situación un asunto de discriminación e injusticia por parte del gobierno, porque según testimonios de médicos mexicanos que han convivido con ellos, el personal cubano recibe toda clase de garantías, seguridad, viáticos, compensaciones económicas y hospedaje de lujo superior al de los médicos mexicanos y con jornadas de trabajo menores. Y lo que es peor, no se tienen datos o certificación internacional respecto de sus conocimientos, incluso que como médicos especialistas, generales, enfermeras o paramédicos, estén certificados, siendo que en realidad, según la ONU, se considera que estos grupos de médicos cubanos son utilizados por su país en misiones en el exterior para recaudar fondos, por lo que se les esta usando, para lo que debería ser una causa noble en medicina, con propósitos políticos, pero más allá de las ideologías comunistoides de la llamada 4T, lo cierto es que a los altruistas médicos mexicanos el gobierno no les proporciona equipos y materiales suficientes para su seguridad evitando el contagio, excepto a médicos del ejercito y navales, quienes si cuentan con lo indispensable y más o mejor, así que pagar millones al gobierno cubano para que sus médicos de dudosos conocimientos sean tratados mejor que los mexicanos es injusto, indebido e inmoral, porque no obstante no haya suficientes especialistas mexicanos para atender enfermos, sabiendo que colegios de médicos y facultades de medicina exigen absoluta certificación científica para ejercer su noble profesión, no es válido que traigan médicos que únicamente los reconocen en su tierra, mejor dicho, en su isla comunista, como quisiera el gobierno actual también sea México.

Médicos cubanos


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Cuba, isla del Caribe que aún mantiene un obsoleto régimen comunista, totalitario y además bloqueado económicamente, país al que no volvería nunca más luego de experimentar su pobreza, carencias, falta de libertad individual, educativa y financiera, donde lo único que se permite leer es lo que autoriza el gobierno, que carece de internet libre y todas las libertades democráticas, también engaña al resto del mundo, especialmente a mexicanos que todavía creen en ideologías marxistas de moda a mediados del siglo pasado, creyendo en pleno siglo XXI que la medicina que se practica en Cuba es mejor que la de México, logrando engañar a autoridades de CDMX y, con pagos, que no se le entregaron a los médicos, sino al gobierno cubano, trajeron médicos cubanos a ocuparse en hospitales, porque en cuba está prohibido hacer negocios o realizar cualquier tipo de comercio privado, porque según Cuba los negocios son parte del infame capitalismo o neoliberalismo.

Cuba como país despótico que desprecia la democracia es una nación atrasada y obsoleta que se quedó con tecnología de los años 50, igual que sus automóviles, donde si bien durante el tiempo de comunismo soviético recibió ayuda de la URSS, una vez que el soviet supremo colapsó, se acabó para Cuba la ayuda económica y asistencia técnica, convirtiéndose en un país atrasado, donde la ciencia y tecnología no existe, principalmente la sabiduría médica que requiere conocimientos y equipos de capitalistas, formulas químicas propiedad de EU o Europa,  sofisticados y complejos  dispositivos que si tienen hospitales y médicos de México, Houston, Quebec o Miami donde se van a curar o tratar clínicamente los adinerados que entienden y saben la medicina científica moderna más avanzada está en países desarrollados o incluso en México, no en la Habana donde  hasta creen en la superstición homeopática y terapias de dudosa credibilidad. Ningún médico cubano ha recibido un premio Nobel como lo han recibido decenas en EU y Europa, por ejemplo, porque los cubanos carecen de libertad y eso los condiciona a pensar en función de ideologías políticas, como sucedió en la URSS con Lysenko quien fue un ingeniero agrónomo que en la década de los 30 condujo a una campaña de ciencia agrícola oficial conocida como Lysenkoismo, que explícitamente iba contra la agricultura genética-científica-capitalista, pero cumpliendo con la ideología comunista arruinó la economía de la URSS porque Lysenko le dijo a Stalin lo que quería escuchar, lo que le dejara contento, no lo que era científico y utilizaba desde entonces en el mundo libre capitalista, de la misma forma que ahora sucede en CDMX donde los médicos cubanos o su gobierno comunista seguramente dijeron a la jefa de gobierno lo que quiere escuchar, no la realidad, una realidad que hubiera sido incuestionable si hubieran traído médicos estadounidenses o europeos, que si bien saben lo mismo que los mexicanos, lo importante es que conocen las más avanzadas tecnologías médicas y utilizan siempre sofisticados instrumentos clínicos, no los rudimentarios equipos que tienen en la isla.   

14 años a la distancia


Antonio G. SUMANO/Enfasis Oaxaca

+ La cárcel era mejor, no lo ideal, a estar desaparecido por orden gubernamental,
Flavio Sosa


++ Hay decepciones, pero cada quien que hable por sí; no soy juez para calificar otras conductas, afirma.


(1ª de 3 partes)


En su vida, Flavio Sosa Villavicencio ha tenido aciertos y malos cálculos políticos, decepciones y luchas, sin embargo de lo que está más que convencido es que: ‘…en la explosión social del 2006, Oaxaca consolidó una conciencia colectiva y de transformación. “Eso lo generó la Asamblea Popular de Pueblos de Oaxaca (APPO) y nadie lo puede negar”.


Cinco lustros a la distancia ––prácticamente— Flavio Sosa vilipendiado por unos, estimado por otros, nos ofrece una entrevista desde parte de sus inicios en la lucha social hasta la evolución de llegar a los partidos, incluido su paso por la cárcel de alta seguridad, Almoyola de Juárez.


Flavio, ¿ave de tempestades?

Eso podría ser una definición, sin embargo, me considero un hombre de lucha, forjado en la lucha popular, en la demanda de mejorías sociales para los pueblos. Esa es mi formación.


Sin embargo, para muchos naces en el 2006…


—Eso fue un tema coyuntural, tú me conoces desde tiempos anteriores. El caso del 2006 nos sublevamos contra Vicente Fox cuya administración sostuvo y defendía a un régimen opresor y corrupto como el de Ulises Ruiz Ortiz.


¿Cómo se convierte Flavio en figura principal de ese movimiento que empezó como una demanda de la Sección 22 y se transformó en rebelión?


—Lo que pasa es que había muchos liderazgos, cien dirigencias, se convirtió en movimiento asambleario que se regía como asamblea de las asambleas. Por ejemplo, te doy el nombre de tres grandes gremiales, la Sección XXII, el STEUABJO y el Sindicato 35 de Salud y muchos más, pequeños que hacían una gran alianza. Había, en todos, liderazgos fuertes.

En todas las discusiones y debates, ahí estaba yo presente, empecé a tener una participación más activa. Y la mayoría de los compañeros que participaban ante del consejo empezaron a convencerse que yo tenía mayor facilidad para comunicar los acuerdos de la asamblea, así que me dieron la confianza de ser vocero de nuestros acuerdos o resoluciones.

Así se me fue conociendo mucho, incluso se me estigmatizó.


Sosa Villavicencio hace un alto y aclara: ‘Yo no empecé en el 2006, empecé la lucha social desde mucho antes.

‘En la explosión social del 2006, en esa revuelta popular, no había líderes, pero yo era una persona más vista por los medios a los cuales se les hizo fácil hablar conmigo.

¿Pero lo que se vivió en el 2006 fue difícil no?

–—Por supuesto que en ese momento fue un proceso difícil, al interior de la APPO se daban debates fuertes, se perdían debates de proyectos de grupo, predominaban las mejores propuestas, aunque no fueran tuyas, los acuerdos se cumplían. Incluso muchas veces las propuestas salieron de las personas que llegaban a fortalecer el movimiento. Varios acuerdos se tomaron en la radio.


¿Qué rescatas de esa rebelión?

—Pues que ese movimiento le da a Oaxaca –al día de hoy– un espíritu crítico y de izquierda, es la conciencia colectiva de Oaxaca.

Ahí fue donde verdaderamente derrotamos al PRI. Pues si observas, al partido Revolucionario Institucional (PRI) en el 2006, 2010, 2012 y 2018, los derrotamos. Sin embargo, todo eso se ha venido construyendo desde hace años. Pero En el 2016 se consolidó una conciencia colectiva y de transformación, esa conciencia la generó la APPO.


¿Sufrió decepciones dentro de la APPO?

—Muchas decepciones, pero no tiene caso mencionar nombres, personas, que cada quien hable por sí. ¿Quién soy para cuestionar, para ser juez?

Y agrega: Rueda (Enrique RuedaPacheco) siempre fue un traidor, desde que inicio el movimiento estuvo en contacto con el gobierno. Estuvo trabajando en el gobierno, ahí está su actuar.

Yo salgo a la calle con la frente en alto, no hay nada que puedan reprocharme, ni los de uno u otro lado.


A todo esto, se le acusa de ser incendiario…

—¿Qué yo fui culpable de lo que pasó en Oaxaca? Uy soy un héroe entonces, que yo preparé esto, que me puse a planear en un escritorio nos vamos a sublevar, que primero ataquen al Noticias, al gobierno y luego siembren muertos, desalojen a los maestros, que capacidad la mía.

Satiriza su respuesta y agrega: Esto fue una sublevación historia, estallamiento social, rebelión popular. Oaxaca exploto ante decenas de años de corrupción de cuestionamientos. La gente se rebeló porque tumbaron los laureles, por la imposición de parquímetros, por las obras del Fortín, el cambio de la cantera del zócalo, protestó por todo ¡la gente estaba hasta la madre!

Un ejemplo es cuando en las primeras movilizaciones la gente salía a aplaudir, cuando acompañamos la primera megamarcha, me dije ¡Ah chingaos, algo está pasando! Esto no es normal. Las marchas de los maestros eran enormes pero, cuando se unió el pueblo a la demanda de juicio político todo se desbordó, incluso caricaturizaron a Ulises Ruiz de todas las formas posibles con el rostro de la corrupción y autoritarismo

En el 2006 se consolidó la conciencia colectiva de Oaxaca

Flavio Sosa

.
Flavio, después del 2006 bloqueos en afán de justicia social, ahora esta situación permea de manera cotidiana, no se prostituyen o devalúan los movimientos, ¿industria del chantaje?

Todos los movimientos evolucionan o involucionan. La historia no es lineal, nunca es lineal. A mí me tocó estar en las calles, tomas de palacios carreteras bloqueos, huelga de hambre, enfrentamientos con la policía. Tlacolula, Zaachila, Xoxo, San Jacinto tienen historia de lucha. Buscando cambios contra el PRI y contra la corrupción.

Pequeños arroyos que buscan cauce y empujan de ahí que llegamos a la etapa de partidos, ahí con eso tienes que jugar. Todo movimiento social, es para transformar. Entonces hay que ingresar a los partidos, la lucha en las urnas, no con guerrillas ni revoluciones, hay que transformarlo por la vía electoral.


Recibí muchas críticas, por qué participé en las elecciones, que por qué fui diputado, que me habían regalado la diputación.


No es cierto, del 2008 al 2010 hay dos años de diferencia. La vía electoral también es la oportunidad de transforma nuestro entorno.

¿Y la cárcel?

Mejor estar en la cárcel que desaparecido por orden gubernamental…

Continuara…

Fortalece PJE medidas sanitarias para el ingreso de personas asedes jurisdiccionales


Se estableció un filtro de supervisión con el objetivo de garantizar que las personas que ingresen a los inmuebles no representen un potencial riesgo de contagio

A fin de evitar la propagación del virus SARS-CoV2, los Plenos del Tribunal Superior de Justicia y Consejo de la Judicatura, convocaron a las y los operadores jurídicos, abogadas y abogados litigantes, personas justiciables y sociedad en general que acude a las instalaciones para realizar trámites legales y/o administrativos, a seguir las medidas establecidas en el Protocolo para la Prevención de Contagios por COVID-19 de las Personas Servidoras Públicas del Poder Judicial del Estado de Oaxaca, durante su ingreso y permanencia en los edificios. 

Para ello, se estableció un filtro de supervisión, con el objetivo de garantizar que quienes ingresen a los inmuebles no representen un potencial riesgo de contagio para el resto de las personas presentes en los mismos; el cual consiste la limpieza del calzado sobre un tapete sanitizante, toma de temperatura corporal con termómetro digital, cuidando que no exceda de 37.5 grados centígrados, ya que de lo contrario, deberá negarse su ingreso, invitándole a que acuda a valoración médica.

En caso de no presentar fiebre, tos, dolor de garganta, dolor de cabeza, dolor de cuerpo o articulaciones y malestar general, falta de aire o escurrimiento nasal, se desinfectará las manos con alcohol en gel, siguiendo las indicaciones del personal responsable de dicho filtro. 

Asimismo, se solicita a la persona que desee ingresar al inmueble, se retire el cubre bocas que porta, tirándolo de ambas cintas simultáneamente para depositarlo en el contenedor de basura que se colocará a la entrada del inmueble, en caso de ser desechable; de lo contrario, se le proporcionará una bolsa pequeña de plástico para guardarlo, el cual deberá dejar depositado en el filtro, siendo entregado a su salida. A su vez, se le proporcionará un cubre bocas nuevo desechable y guantes desechables para su estancia en el edificio.

El número de personas que podrán ingresar de forma simultánea será determinado por la o el titular del área, tomando en cuenta el espacio físico con el que cuenta el inmueble; además, el tiempo permitido de permanencia al interior de los edificios, es en función del trámite a realizar, establecido previamente la o el servidor judicial responsable, evitando en todo momento permanecer sin actividad dentro del espacio de trabajo. 

Se deberá privilegiar que la persona que ingrese al inmueble, se abstenga de ir acompañado de menores de edad, por lo que, el acceso a niños, niñas y adolescentes, será únicamente por razón estrictamente necesaria en alguna actuación judicial, debiendo priorizar su intervención, para el abandono inmediato del recinto judicial. Por ello, deberá asistir algún familiar o persona de confianza de éstos, para acompañarles a sus respectivos domicilios y así continuar la diligencia sin su presencia. 

El Protocolo establece, además, medidas preventivas de equipamiento e higiene que deberán observar las personas servidoras públicas del Poder Judicial del Estado de Oaxaca en el ejercicio de sus funciones, con la finalidad de preservar su salud y la del público que acude a las instalaciones de las diferentes áreas o sedes del Poder Judicial, ante la emergencia sanitaria derivada del virus SARS-CoV2 (COVID-19).