Sexenios cumplidos


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Democráticamente nos guste o no, lo cierto es que los presidentes únicamente duran en el cargo seis años, tiempo que si bien al principio parece mucho, cuando transcurre el primer año los ciudadanos se dan cuenta de la realidad de las promesas cumplidas o no, sintiéndose satisfechos o decepcionados según las circunstancias o ideología de cada quien y, si para bien o mal durante el tiempo que estuvieron en el poder los partidos tradicionales hoy de oposición, su forma de gobernar se convirtió en una especie de tradición que facilitaba los errores, fraudes y corrupción, llevando al hartazgo a la población que optó por A.M. la realidad es que lo que prometió cambiar no ha cambiado y sigue igual o peor, excepto en la perspectiva de los beneficiarios de limosnas oficiales que reciben mensualmente del dinero de los impuestos de la gente que trabaja y regala el gobierno a ninis, así que en esta visión sexenal actual que culpa de todo al pasado, un año y medio del sexenio ya es parte del pasado y en poco tiempo terminará.

Terminará este sexenio como todos los anteriores cada uno con sus resultados, los anteriores con la tradición de gobierno que establecieron durante casi un siglo; el actual aun con ciertas posibilidades de cumplir con parte de lo prometido, no obstante, lo cierto es que empresarios nacionales e internacionales, por ejemplo, planean ya rehacer el aeropuerto internacional que se construía en Texcoco, porque al ser una obra de gran importancia nacional e internacional, resulta que los cuatro años y medio que le quedan a este sexenio son nada ante lo que durará décadas o siglos y de la misma forma como este gobierno decidió arruinar todo lo que se había edificado, debiendo incluso indemnizar a constructores e inversionistas por la cancelación de contratos aeroportuarios, la cuestión es esperar y ver que ante los estudios técnicos y científicos que se realizaron durante años para construir el aeropuerto original, para el próximo gobierno durante su sexenio, seguramente será igual de fácil dejar el aeropuerto de Santa Lucía al ejercito o para vuelos locales y rescatar el de Texcoco para utilizarlo como se planeó, del mismo modo que la cancelación o cierre de las refinerías de petróleo para producir gasolina, que en breve serán únicamente para la petroquímica y no para combustible de automóviles ante la próxima irrupción de vehículos híbridos y eléctricos.

Alabada sea la democracia y los periodos sexenales, porque así como al sector de la población que se hartó del PRI y del PAN y votó por A.M. no por Morena, de nuevo otro sector de votantes ya se desilusionó al quedarse sin empleo, al ver que no cesa la corrupción, que no sirve de nada la guardia nacional, se militarizó la policía y la inseguridad es cada vez peor, en una dinámica de polarización social y desilusión de la que no se dan cuenta algunos que siguen creyendo en promesas. 

Inicia verano boreal


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Vivimos convencionalmente como las cuatro estaciones de Vivaldi: primavera, verano, otoño e invierno, dividido el año en cuatro periodos condicionados por dos equinoccios, cuando el Sol alcanza el Ecuador y dos solsticios, cuando el astro dios llega a los trópicos de Cáncer y Capricornio, siendo para los oaxaqueños que habitamos el hemisferio norte este 21 de junio el solsticio de verano, que etimológicamente significa: Sol estable, porque el Sol después de moverse del ecuador a donde estuvo el 20 de marzo, en su aparente desplazamiento en la bóveda celeste rumbo al trópico de Cáncer, cruzo arriba de Oaxaca el día ascio, 8 de mayo y hoy llega al punto donde se estabilizará y luego regresara al Ecuador, terminando en septiembre el verano y comenzando otoño.

El sábado ocurre el solsticio y es también el día más largo del año y la noche más corta porque debido a la inclinación del eje de rotación de la tierra respecto del plano de traslación alrededor del Sol, y al ser toda esta estación la de días más extensos con mayor radiación solar y luz diurna por estar el sol casi en el cenit, la insolación y radiación es mayor, viviendo días calientes y bochornosos, debido a que al estar el Sol en su punto más alto en el norte y calentar más, la evaporación del agua del mar es inmensa, formándose vórtices, remolinos, tormentas tropicales, huracanes y ciclones, fenómenos meteorológicos que traerán miles de kilómetros cúbicos de agua de lluvia a la superficie continental, especialmente a la zona del golfo, istmo de Tehuantepec y Península de Yucatán donde por estar cerca del mar, las lluvias son abundantes, circunstancia que determina para nuestra latitud intertropical, (Oaxaca esta entre el Ecuador y Trópico de Cáncer)  que independientemente nos rijamos oficial o astronómicamente por cuatro estaciones, en Oaxaca únicamente hay dos: una de lluvias y otra de sequía, porque las variaciones de temperatura respecto de las estaciones, que si tienen canadienses, europeos o estadounidenses, son propias de cuatro estaciones, mientras en Oaxaca la temperatura casi siempre es la misma, varía apenas 10 grados en el año, sin vivir nunca nevadas o las clásicas temperaturas otoñales neoyorquinas. 

Iniciamos el verano y con el la estación de lluvias asociada a la temporada de huracanes, que según los meteorólogos serán casi 20 siendo, dos de ellos clase 4, lo que significa que este año, dependiendo del rumbo que tomen, si se mueven hacia Oaxaca, tendremos más lluvias que el año anterior que pudo considerarse seco. Comenzará a llover y con los charcos o depósitos de agua descubiertos proliferaran los zancudos, incrementado la posibilidad de enfermar de dengue y resfriarse o sufrir gripa, dolencias que aterrorizaran a quien comiencen a sentir síntomas por lo parecido de las manifestaciones al covid. 

Música para la crisis (XII)


Ismael Ortiz Romero Cuevas

No bajemos la guardia. Pensemos que cada día que nos esforcemos vale la pena al final, pensemos que lo hacemos para que esta situación, llegue pronto a su fin. Por lo pronto, quedémonos en casa, lo más que podamos y para pasarlo lo mejor posible, este martes como desde hace doce entregas, les hago dos propuestas de discos que me parecen estupendos y ojalá puedan escucharlos: 

1.- “Agua de beber” (2011)

Artista: Eugenia León

Productores: Leonardo Amuedo y Fernando Toussaint

Discográfica: EMI 

Hay discos bellos y éste, que es toda una experiencia al oído. Esta especie de experimento que la dama de la voz de oro presentó en 2011 y que combinaba de una forma magistral el sonido del bolero tradicional y el bossa nova, hacieron que este disco, contenga temas con arreglos de verdad, dignos de cualquier cantante de talla mundial. Producido por Leonardo Amuedo y Fernando Toussaint, “Agua de beber” contiene piezas clásicas del ‘bossa’ como “Mañana de carnaval”, “Corcovado”, “Ola”, “El chico de Ipanema”, “Más que nada” o “Samba de verano”; pero además, dos boleros clásicos compuestos por el legendario César Portillo de la Luz: “Contigo en la distancia” y “Delirio”, que además combinados con el sonido base del disco, nos brinda una experiencia sublime y hasta un tanto sicalíptica.  

Eugenia León, comentaba en una entrevista para el diario “La jornada” cuando apareció este disco que “Hice este disco sin pretensiones, solo para que sirva de acompañante, valía la pena hacerlo porque yo también había sido criticona con esta música” comentaba la cantante aludiendo que siempre había visto a este ritmo brasileño como una especie de ‘cliché’ de quienes decían que les gustaba la música refinada. Lo cierto es que este material discográfico no tiene desperdicio y resulta una de las producciones mexicanas más completas de que se tenga memoria: arreglos inigualables, un manejo en la voz de Eugenia que si bien suena menos intensa que en sus interpretaciones de ranchero, tango o boleros de desamor, no deja de ser potente y bella. Un disco que vale toda la pena del mundo sentarse a escuchar y disfrutarse como la obra de arte que es. Disponible en Spotify. 

2.- “Bosé: Colección definitiva” (2013)

Artista y productor: Miguel Bosé

Discográfica: WEA

Un material con el que la vamos a pasar bien sí o sí. Y es que ¿qué canción de Bosé no nos resulta familiar? Con una de las carreras en la industria de la música más longevas del mercado en español, Miguel Bosé presentó en 2013, este recopilatorio donde incluyó sus más grandes éxitos y que le hemos aplaudido a lo largo de más de 40 años de carrera; así, es en este disco donde se juntan sus éxitos desde su álbum debut en 1977 hasta 2010, cuando presentó su último material inédito en esa década. Entonces, en este trabajo podemos escuchar temas como “Linda”, “Don diablo”, “Márchate ya”, “Amante bandido”, “Sevilla”, “Como un lobo”, “Si tú no vuelves”, “Hacer por hacer”, “Este mundo va” y 30 tracks más. 

No es de sorprendernos que Miguel Bosé sea famoso en países como Italia, Bélgica, Reino Unido, Francia o Rusia y ha sido uno de los más grandes exponentes de la música en nuestro idioma en el mundo. Esta colección, hace patente la grandeza de Bosé y nos demuestra que ese reconocimiento no es vano, pues cada canción contenida en este material, estoy seguro que será portadora de recuerdos en diferentes épocas de nuestra vida. Un disco imperdible e imperdonable. Disponible en Spotify y iTunes. 

Espero que estas propuestas te hagan pasar grandes momentos en casa; ese es el chiste de estas entregas. Por lo pronto, por amor a todos, quédate en casa todo lo que puedas. Mi Twitter: @iorcuevas

Racismo por ignorancia


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Dramático, cruel y espeluznante fue el crimen de un policía racista en Minneapolis, donde no obstante su constitución establece igualdad para los ciudadanos de ese país, la realidad es que muchos estadounidenses son racistas, xenófobos, discriminadores, separatistas y prejuiciosos respecto de la naturaleza humana o no, de la supuesta inferioridad que, según ellos, caracteriza a quienes no son arios, europeos o blancos como se hacen llamar los racistas, discriminando a asiáticos, latinos, indígenas y descendientes de africanos, como sucedió asesinando, asfixiando a George Floyd.

Ser racista, xenófobo o discriminador es consecuencia de la ignorancia y supersticiones religiosas, porque es suficiente con que un pueblo o grupo se diga elegido por su Dios, como judíos, musulmanes, cristianos o del religión que sea para que sus fieles se sientan superiores a los demás, como sucede con la palabra belcebú, que significa “Señor de las Moscas”, porque el único Señor es el de la creencia dominante o mayoritaria, para quien las demás religiones son idolatría, suponiendo en ese mismo credo ser superiores, como han creído arios, anglosajones, nazis, aztecas y ahora estadounidenses, pero además, por ignorantes de la evolución, de principios evolutivos darwinianos de Selección Natural que demuestran todos somos seres humanos, que no existen razas ni linajes, sino que todos somos africanos, nuestros ancestros vienen de África donde inició la senda de la humanidad. El origen del Homo Sapiens es africano, no obstante, si se es ignorante de la evolución humana y cree fuimos hechos a imagen y semejanza de un Dios, entonces ese Dios discriminador de mujeres a las que dice hizo de una costilla, habría hecho de manera especial a arios, judíos, cristianos o gringos racistas que ignoran el linaje humano y, por su religión se creen diferentes, especiales y superiores, como el infame policía y todo racista del mundo, ignorantes del linaje evolutivo que nos hizo humanos y emparenta con todos los seres vivos. Como ejemplo, si usted cree que Adán y Eva fueron los primeros humanos, puede ser racista, porque se creerá descendiente especial de ellos, aunque sea negro, cobrizo o blanco; no obstante, si entiende la evolución darwiniana sabrá que no existen razas, linajes o estirpes, aceptando que todos los seres humanos somos iguales porque nuestro ADN es igual y se puede integrar a otro ser humano de cualquier latitud. El racismo es absoluta ignorancia de nuestro origen. No somos ángeles caídos, somos antropoides erguidos y, no saber este concepto biológico es culpa del sistema educativo y de profes religiosos que no enseñan a sus alumnos el humilde origen evolutivo de los seres vivos, incluidos esos seres humanos racistas por ser devotos creyentes de obsoletos dizque libros sagrados o de predicadores cristianos, como los que decían que los indígenas americanos no tenían alma y éramos bestias o humanos inferiores, hasta que la Bula Sublimis Deus (Pablo III -1537) reivindicó a nuestros antiguos abuelos como seres humanos que se podían evangelizar inventándoles una virgen de su color de piel y angelitos negros.  

¿Son constitucionales las restricciones a la movilidad de las personas en comunidades indígenas de Oaxaca?


Adrián Ortiz Romero Cuevas

En diversas comunidades indígenas de Oaxaca, se establecieron importantes restricciones a la movilidad de las personas frente al riesgo de contagios por el Covid-19. Aunque hubo cuestionamientos respecto a si esas medidas restrictivas son violatorias de derechos humanos —fundamentalmente porque limitan el tránsito de las personas, así como el ingreso o la salida de personas a esas comunidades—, en este momento resulta importante entender la lógica jurídica, social y de seguridad comunitaria de esas determinaciones; y por qué sí resultan importantes para impedir una propagación mayor del nuevo virus.

En efecto, en México la Constitución de la República reconoce la pluralidad de sistemas jurídicos. Esto significa que en nuestro país coexisten en el mismo tiempo y espacio, tanto el derecho positivo como los sistemas normativos indígenas, que tienen plena vigencia y que están reconocidos constitucionalmente. El artículo 2 de la Constitución reconoce y garantiza el derecho de los pueblos y las comunidades indígenas a la libre determinación para, entre otras cuestiones, decidir sus formas internas de convivencia y organización social, económica, política y cultural. El único límite que expresamente tienen es el respeto a los principios constitucionales, la dignidad humana y los derechos humanos.

Entender esto es relevante, porque las determinaciones que han tomado diversas comunidades indígenas en Oaxaca de cerrar los accesos a sus demarcaciones territoriales, limitar el tránsito de las personas, e incluso establecer disposiciones que restringen o sancionan la movilidad de las personas en ciertos horarios, lugares o para la realización de ciertas actividades, en la mayoría de los casos surgió de decisiones tomadas al seno de sus asambleas comunitarias. 

Esto es importante entenderlo, desde la lógica de que las asambleas comunitarias son el máximo órgano de toma de decisiones en una comunidad indígena, y que esas determinaciones no sólo tienen que ver con sus determinaciones políticas o electorales, sino que en realidad la asamblea comunitaria funge como un órgano incluso superior al del cabildo municipal, porque al seno de la Asamblea se dirimen asuntos de todo tipo, incluyendo los que tienen que ver con la administración de la justicia y la toma de decisiones generales cuando es toda la comunidad la que está implicada por la relevancia de lo que intentan preservar o regular.

Otro aspecto que es relevante considerar, es que en el derecho consuetudinario hay por regla general una tasación superior del interés colectivo, por encima del individual. En el derecho positivo, nosotros estamos acostumbrados a pensar y entender el derecho a partir de lo que implica o afecta a la persona. Así, mientras en el derecho positivo es la persona quien se encuentra en la cúspide del sistema jurídico, en el derecho consuetudinario que entienden y práctican tradicionalmente las comunidades indígenas, es la comunidad o colectividad quien tiene la primacía sobre los derechos individuales de las personas.

RESTRICCIONES, ¿VIOLATORIAS DE DERECHOS?

Este es un asunto que genera un gran debate. Pues no sólo en tiempos de pandemia, sino en general, existen innumerables comunidades indígenas que restringen el derecho al libre tránsito de las personas en ciertos horarios, actividades e incluso procedencias. 

No es raro encontrar aquí mismo, en la región de los Valles Centrales de Oaxaca, municipios indígenas que a ciertas horas de la noche no permiten el tránsito de vehículos, o que no permiten el acceso a la comunidad, ni siquiera a pie, a personas que no sean oriundas o vecinas de la población. Esas disposiciones se aplican de manera permanente, y dentro de la comunidad nadie las discute o impugna, porque saben que ello fue decidido en función de salvaguardar la seguridad de toda la comunidad frente a asaltantes, pandilleros o personas extrañas.

Incluso, en las circunstancias actuales derivadas de la crisis sanitaria, el gobierno estatal reconoció que más de cien comunidades indígenas tomaron determinaciones generales, que van desde inspeccionar a las personas o mercancías que entran o salen de sus comunidades, hasta impedir por completo el tránsito de las personas por sus territorios. 

Hoy en día, en muchas de esas comunidades sólo se permite que personas que viajan en vehículos de motor pasen por sus territorios, pero sin poder descender del automóvil o autobús en el que viajen. La explicación que ofrecen los habitantes que instalan los retenes o puestos de revisión, es que con ello su asamblea determinó proteger la salud de sus habitantes impidiendo que convivan con gente proveniente de otros sitios, que probablemente pudiera ser portador del virus.

En esta lógica, habría que preguntarse qué tanto eso es violatorio de derechos fundamentales. Sabemos que por regla general, el libre tránsito de las personas está garantizado por el artículo 11 constitucional, que dispone que toda persona tiene derecho para entrar en la República, salir de ella, viajar por su territorio y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte, salvoconducto u otros requisitos semejantes. 

Dicho precepto, también establece que el ejercicio de este derecho se encuentra subordinado, en el ámbito administrativo —que va desde la declaratoria de emergencia tomada por el Consejo de Salubridad General; los decretos emitidos por el Gobernador del Estado frente a la crisis sanitaria, y también las decisiones tomadas en el ámbito por los municipios, evidentemente incluyendo a los indígenas a través de su máximo órgano de decisión, qu es su asamblea comunitaria— “por lo que toca a las limitaciones que impongan las leyes sobre emigración, inmigración y salubridad general de la República…”.

Así, lo que en un momento dado puede parecer un acto arbitrario, en realidad toma forma cuando se considera no sólo el derecho al libre tránsito como una libertad absoluta, sino también cuando se considera que en los municipios indígenas hay una regla general de tasación superior de los derechos colectivos sobre los individuales. 

Al menos en medio de la crisis sanitaria, no se tienen reportes de habitantes de municipios indígenas quejándose por las determinaciones tomadas por su respectiva asamblea, respecto a limitar el ingreso o la salida de personas de la comunidad; establecer sanciones económicas y hasta arrestos administrativos a quienes no acaten los horarios o reglas establecidas para salir a espacios públicos, etcétera.

¿De qué se trata, al final? De que las comunidades indígenas decidieron, bajo sus propios principios, asumir la protección de sus habitantes a través del aislamiento. Ya en otro momento se estudiará si dichas disposiciones, caso por caso, pudieron haber llegado a ser excesivas o violatorias de los derechos de las personas, a la luz del derecho positivo. Pero lo relevante en estos momentos, es que esas disposiciones tomadas al seno de las asambleas comunitarias, son las que en alguna medida han impedido que en Oaxaca se desborde la ola de contagios.

@ortizromeroc

¿Son constitucionales las restricciones a la movilidad de las personas en comunidades indígenas de Oaxaca? #ColumnaAlMargen

Adquiere PJE insumos de sanitización y protección para personal judicial y usuarios


  • Ante la contingencia derivada del Covid-19, el Poder Judicial del Estado tomó diferentes medidas para dar seguimiento a sus funciones, cumpliendo con las medidas sanitarias

La sanitización e higiene constituyen medidas preventivas efectivas para mitigar la propagación del Covid-19; por lo cual, en cumplimiento a las instrucciones del titular del Poder Judicial del Estado, Magistrado Eduardo Pinacho Sánchez se adquirieron insumos y material de higiene y protección que se distribuirán en las diferentes áreas de la institución, con el fin de proteger la salud de las y los servidores públicos judiciales y de usuarios.

Con ello, se fortalecen los protocolos de limpieza y desinfección de los espacios de trabajo, principalmente en los juzgados de la entidad, donde personal de guardia permanece atento al trámite de casos urgentes como juicios de alimentos, el pago o el cumplimiento de pensiones alimenticias y la entrega o transferencia de este derecho por ley, el seguimiento a juicios, procedimientos o aquellos relacionados con actos de violencia contra la mujer, niñas, niños y adolescentes.  

Los insumos adquiridos fueron sanitizante, gel antibacterial, guantes de látex, entre otros; con el fin de brindar tanto al personal como a los usuarios la seguridad de que en las áreas de la institución encargada de administrar justicia se protege la salud, lo que representa una prioridad para el Presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura.

De esta manera, se cumplen también las medidas de higiene decretadas por el Gobierno del Estado y las autoridades de salud.

Con el fin de supervisar el cumplimiento de las guardias presenciales establecidas en los juzgados como parte de las acciones para no paralizar en ningún momento la actividad y dar la mayor efectividad posible a los asuntos judiciales,  el Magistrado Eduardo Pinacho Sánchez acudió al edificio de los Juzgados Civiles y Familiares del Centro, donde realizó un recorrido y escuchó los planteamientos de quienes ahí se encontraban. 

En este sentido, pidió al personal que labora en estos órganos jurisdiccionales su total colaboración, procurar el buen trato a los justiciables y redoblar esfuerzos para desahogar cargas de trabajo que permitan evitar rezagos y la dilación de los casos, principalmente los relacionados con grupos vulnerados históricamente como son las mujeres.

Cabe destacar que a partir de la situación por la contingencia del Covid-19, el Poder Judicial del Estado tomó diferentes medidas que le han permitido dar seguimiento a sus funciones y estableció las videoconferencias y reuniones virtuales con el fin de llevar a cabo sesiones de Pleno y el seguimiento a planes, programas y proyectos.

Para brindar ágil atención y garantizar una comunicación efectiva a la ciudadanía, se encuentra funcionando también la línea de atención telefónica Justiciatel 800 719 22 32.