Tiempo de peregrinaciones


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Diciembre, como último mes del año se caracteriza por la fiesta más grande del mundo cristiano al celebrar el nacimiento del que dicen era o es: hijo del Dios cristiano, por lo que en la mayoría de países de Europa, toda América y algunas regiones de África, (no en Asia, la India o el mundo musulmán) se celebra este acontecimiento, especialmente en los países con los niveles más bajos en ciencia y educación y los más pobres y necesitados, donde los religiosos aún creen que peregrinando conseguirán lo que no pueden por otros medios, dado que no han triunfado social, cultural y económicamente o tienen algún problema de salud, emocional o psicológico, así que desde ahora se alistan y organizan para salir individualmente o en grupo a capillas y santuarios principales del país; en Oaxaca a Juquila y en cdmx, la Basílica de Guadalupe.

La navidad es ocasión de celebrar el nacimiento de Jesús, aunque el verdadero día es tan incierto históricamente como el año porque sabemos que en la Antigüedad el 25 de diciembre era solsticio de invierno, el día en que el sol se detiene y comienza a elevarse de nuevo en el cielo, los días se alargan y renace la esperanza de la primavera, festejando el milagro del embarazo inmaculado de la Virgen María, quien dio a luz a un hijo engendrado con quien sabe que métodos por Dios. El Nuevo Testamento dice poco de su vida. Mateo refiere que desposó con José, quien al descubrir que estaba embarazada, resolvió repudiarla; pero un ángel de Dios le informó que había quedado en cinta por obra de Espíritu Santo. Así pues José la recibió en su casa, pero no la conoció y ella dio a luz un Hijo divino, por lo que en México y Oaxaca, lugares con enorme amor y devoción por la Madre, mucho más que por el padre o hijos, las peregrinaciones, romerías, pedimentos, promesas y ofrecimientos, no son directamente a Dios o a su hijo, sino a la Madre, la Virgen María en todas sus advocaciones, solicitándole intervenga ante su Hijo para devolver la salud perdida, encontrar felicidad o agradecer por alguna circunstancia que los creyentes suponen se debió a un milagro, la interrupción del curso natural de las cosas violando leyes de la naturaleza, para que, por medio de un prodigio se cumpliera el capricho o pedimento de alguien, por lo que con fe y devoción salen a las calles y carreteras adornando bicicletas, burros, motocarros, camionetas, autobuses y personas para llegar a los santuarios en los respectivos días de adoración a la Virgen María: Guadalupe, Soledad, Juquila,  Chalma, Lagos o de donde sea se diga existe una virgen que cumple caprichos a través de milagros piadosos, previo sufrimiento, martirio o generosa donación en dinero a las alcancías de la Iglesia en cuestión. Porque ahora existe Turismo Religioso, el gran negocio para canalizar la devoción de peregrinaciones para hacer dinero, utilizar las procesiones como comercio, tal y como sucede en Juquila donde hasta se matan por el dinero de los peregrinos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s