Bioética Nazi


Carlos R. Aguilar Jiménez.

En condiciones sociales, económicas, religiosas y políticas estereotipadas, las normas éticas o reglas morales son cotidianas y aceptadas por todos como algo tradicional, respetable o digno, pero cuando las circunstancias cambian, como cuando hay guerra o alguna epidemia, todo tiene que adaptarse a las circunstancias imperantes, debiendo buscarse lo que convenga más al contexto, de tal forma que entendiendo que las cosas se han alterado, la moral también tiene que hacerlo, porque los Derechos Humanos o valores que se dice son universales, en realidad sean temporales y funcionan de acuerdo a la idiosincrasia, creencias y religión de cada región, y pueden cambiar en condiciones de excepción, como pretende hacer en esta pandemia el Consejo de Salubridad General, que presentó la “Guía Bioética de Asignación de Recursos de Medicina Crítica” una guía ética para decisiones que deberán tomar los médicos o directivos de hospitales en los momentos extremos de atención a enfermos de Coronavirus y de saturación de hospitales.

Se dice que en cuanto se alcancen niveles de saturación, cuando ya no haya camas, respiradores e imposibilidad de atención, los médicos o directivos deberán elegir entre varios factores o condiciones del enfermo, eligiendo primero a los más jóvenes porque los viejos ya vivieron faltando únicamente decir que “están robando oxígeno”, seleccionando a su gusto características que consideran aceptable y éticas, eliminando a determinados individuos que pertenecen a cierta categoría considerada desechable por no cumplir con los requisitos de su bioética de Coronavirus, como dice la Guía Bioética: descartar a quienes tienen una enfermedad crónica o un padecimiento degenerativo en favor de quienes no sufren este tipo de enfermedad, de forma similar a como han hecho muchos pueblos racistas y discriminadores en la historia del mundo, y no únicamente en guerras y pandemias, como hicieron a mediados del siglo pasado en la Alemania Nazi, donde se trató de exterminar a los judíos y a otros pueblos considerados por los nazis, inferiores, malditos, perversos, degenerados o lo que sea se les ocurría para matarlos, más o menos como se determina en el procedimiento de la Guía Bioética a aplicar con los enfermos de Coronavirus en hospitales, donde alguien o un consejo decidirá quien vive y quien muere, a quien se atiende y a quien no, bajo un criterio similar al de los campos de concentración de la SS Gestapo, porque si se es niño o joven, será atendido, si es más viejo se dejara morir, si no tiene diabetes, presión alta u obesidad será prioridad, si es mujer tendrá precedencia, si es blanco y rubio será preferido a un moreno o negro, si es educado estará por encima de un inculto, si es cristiano será preferido a un ateo y si es heterosexual se preferirá antes que un homosexual y así la lista puede extenderse al infinito, dejando que mueran los que no cumplan los requisitos que pretenden justificar argumentando tiempos extremos, tal como hacen racistas, xenófobos y  neonazis, buscando defender sus teorías de pureza de raza o religión, intelecto superior, fortaleza física, color de piel, preferencia sexual, género y ahora edad o salud. Al respecto el Rector de la UNAM que tiene una silla en el Consejo, se deslindó atinada y correctamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s