Graduado en línea


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Entre tantas malas noticias, infaustos acontecimientos y todas las tragedias derivadas de la pandemia que vivimos y durará por algún tiempo mientras no se invente la vacuna que inmunice a la población contra el Covid-19, deberemos vivir y coexistir con las restricciones e innovaciones de la Nueva normalidad, una forma, condición o estilo de vida que exige el aislamiento social, cuarentena, cubrebocas, desinfección constante y sana distancia, por lo que los lugares de tertulia, negocios, comercios, bares, restaurantes o cines donde antes nos conglomerábamos y reuníamos incluso amontonados, ahora deberán guardar su distancia y minimizar el aforo de personas, principalmente en escuelas y universidades donde la gran cantidad de alumnos y profesores en aulas, salones o auditorios deberá evitarse porque primero está la salud y vida de niños y jóvenes estudiantes.

Si los estudiantes o alumnos de diversos niveles educativos no pueden o deben regresar a las escuelas y universidades, la opción es la educación en línea y la alternativa de instrucción virtual por medio de plataformas de internet que, cumpliendo casi la misma función de la presencialidad puedan servir para transmitir conocimientos, enseñar, impartir lecciones, realizar exámenes de conocimientos o admisión e incluso graduar a los pasantes de licenciatura o maestría, como acaba de acontecer en la Universidad Lasalle a nivel de posgrado, donde el pasado viernes 26 de junio se realizó el examen profesional para obtener el grado de Maestría del ahora Maestro en Mercadotecnia Turística, con la investigación de mercado titulada: “El Rebranding Como una Estrategia de Posicionamiento del Souvenir Turístico: Caso Miel JAVE”, presentado por Carlo Deimos Aguilar Chiñas y dirigido por la Maestra Brenda Cartas Santiago, teniendo además del Sínodo la presencia especial del Coordinador Académico Sergio Estuardo García, quienes de manera unánime aprobaron al sustentante, siendo así el “Primer Graduado en Línea de la Universidad La Salle” y Estado de Oaxaca, situación que constituye un hecho histórico y a la vez en inicio de lo que alguna ves fue ciencia ficción y hoy es realidad, porque una vez y como respuesta adaptativa a las nuevas circunstancias que imposibilita la presencia física de alumnos, catedráticos y directivos en escuelas para tomar clase y en instituciones educativas para aprender o examinarse, ya sea para admisión, evaluación o graduación, la opción ideal es la instrucción en línea, ya sea para cursos escolares ordinarios virtuales, videoconferencias, exámenes, seminarios y todas las actividades que puedan realizarse sin presencialidad, ahorrando con telecomunicaciones, los viajes, logística y todo lo que implica la presencia física. Felicidades a la Universidad La Salle por ser los primeros en optimizar la enseñanza adaptándose a nuevos tiempos, a sus directivos y muy especialmente a mi hijo Carlo Deimos por ser el primer graduado en maestría en Línea en Oaxaca.

Música para la crisis (XV)


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Hemos llegado al final de la entrega de “Música para la crisis”. Agradezco todos sus comentarios y la aceptación que tuvo por parte de ustedes, queridos lectores y de acuerdo con sus solicitudes, valoraremos si la retomamos en un breve tiempo. Por lo pronto, estas sugerencias culminan hoy y como es martes, cerraremos con dos grandes materiales que espero sean de su agrado: 

1.- “Aladdin Sane” (1973)

Artista: David Bowie

Productores: David Bowie y Ken Scott

Discográfica: RCA Records

Uno de los trabajos más aclamados del gran David Bowie se editó en la primavera de 1973, siendo el primero que “Su camaleónica majestad” grababa, producía y escribía ya con un estatus de verdadera súper estrella, pues fue el material que sucedió a “The Rise And Fall Of Ziggy Stardus And The Spiders From Mars”, el disco que colocó a Bowie en los cuernos de la luna, un año antes. Sin embargo y pese al éxito comercial de “Aladdin Sane”, la crítica tuvo comentarios mixtos con respecto a este trabajo y mientras algunos aseguraron que se trataba de uno de los discos más sorprendentes de David, otros decían que la genialidad no era la misma que en discos como “The Man Who Sold The World” y “Hunky Dory”, por mencionar algunos. Lo cierto, es que como es común en los trabajos del británico, este disco es muy adelantado a su época y por tanto, poco comprendido en su momento. El concepto de este material es el viaje de Ziggy Stardust a América y la crónica de sus vivencias, asimismo, es uno de los grandes referentes en la historia de la cultura pop. 

El nombre de este disco es en realidad un juego de palabras pero que sirvieron para crear uno de los ‘alter egos’ más emblemáticos de Bowie, el nombre de Aladdin Sane se deriva de la frase ‘A Lad Insane’ que en español se traduce como “un chico loco”. El maquillaje de Aladdin, presenta el icónico rayo azul con naranja que ha sido uno de los símbolos más famosos de Bowie, que incluso inspiró a algunos astrónomos aficionados belgas en el observatorio público MIRA, a llamar “Asterismo Bowie” a un conjunto de estrellas que aparecieron cerca de Marte el día de la muerte del astro británico y que tomaban forma del famoso rayo. “Aladdin Sane” es un disco que es arte en toda la extensión de la palabra. La plástica utilizada por David Bowie y los arreglos donde los instrumentos son un personaje, demuestran que Bowie no solo estaba a la vanguardia, sino que él era la vanguardia. Un disco no solo emblemático, sino histórico en la música, lleno de simbolismos y de filosofía, algo que solo el grande entre los grandes podía hacer. “Aladdin Sane” está disponible en Spotify y iTunes. Solo para gustos exigentes. 

2.- “A Rose Is Still A Rose” (1998)

Artista: Aretha Franklin

Productores: Lauryn Hill; Sean “Puffy” Combs; Jermaine Dupri; Dallas Austin y Daryl Simmons

Discográfica: Arista Records

La histórica y admirable Aretha Franklin presentó en 1998, el disco con el que experimentó con el R&B moderno y la regresó a las listas de popularidad, pues el material no solo era interpretado por una de las más grandes cantantes en la historia de la música, sino que lo producían grandes talentos jóvenes de la época, lo que lo llevó a tener un sonido contemporáneo y moderno, colocando a Franklin en el gusto de los jóvenes de aquella época, cuando además el R&B gozaba de una popularidad y aceptación en el mundo como nunca antes. El primer ‘single’ del disco fue el tema que le daba título “A Rose Is Still A Rose” que Aretha interpretó junto a la estrella del género Lauryn Hill, quien además produjo el track. Esa pieza, posicionó a Aretha en el top 10 del Billboard Hot 100, compitiendo con cantantes como Mariah Carey, Madonna o grupos como los Red Hot Chilli Peppers que dominaban las listas en ese tiempo y consiguiendo un triple platino. 

Recuerdo aquél primer concierto de la cadena VH1 en 1998 llamado “Divas Live”, donde Aretha se unió otras cuatro mujeres grandes de la música en la década de los noventas: Celine Dion; Gloria Estefan; Shania Twain y Mariah Carey. Recuerdo que, en la transmisión en vivo, Arteha abrió su participación justamente con “A Rose Is Still A Rose” llevándose la ovación de los presentes y sorprendiendo con el sonido moderno que Aretha ahora añadía a su catálogo. La versión para venta de ese histórico concierto no incluyó ese tema de Aretha porque el sello que editó el evento no llegó a ningún acuerdo con la discográfica Arista para poder incluir el track. Lo que sí, es que con esta placa, Aretha marca un hito en el que una cantante tenía éxitos en la música en cuatro décadas diferentes, aunque para esos años, Franklin ya era una figura legendaria en los escenarios. Este estupendo disco, está disponible en Spotify. 

Espero que estas entregas, hayan sido de su agrado y les haya hecho pasar momentos estupendos en casa. Y aunque seguimos en la cuarentena, hablaré de otros temas en las entregas próximas, esperando sus comentarios como siempre, con todo el gusto del mundo. Mi Twitter: @iorcuevas.

El voluntariado y sus retos actuales


Nematini Vladimir Acevedo Silva

Hoy en día el que una persona desee volverse voluntario, es un acto de valentía y de amor al prójimo. Valores que poco a poco se han ido perdiendo entre el mar de egoísmo, individualismo y egocentrismo que estamos viviendo en pleno siglo XXI.

Nuestro planeta está pasando por diversas crisis que lo están devastando lentamente. Cada vez hay más pobreza. La hambruna está matando a más familias. Nuestros ríos, mantos acuíferos, selvas y bosques están siendo aniquilados. Diversas especies de animales e insectos han sido extintas o se encuentran a casi nada de desaparecer. Y cada vez la humanidad es inconsciente de ello y no hace mucho por querer cambiar ese status quo.

Son pocas las personas valientes que se están atreviendo y arriesgando en querer lograr cambios positivos en su comunidad. Ya no se trata de una cuestión generacional, sino de un sentido de conciencia. Es cierto, aquella persona que es voluntaria o voluntario no recibe un salario, en ocasiones también no hay un “gracias”. Las y los voluntarios pasan a ser una especie de héroes anónimos.

Sin embargo, esto último no importa cuando a consecuencia de esas acciones realizadas de manera desinteresada, se logra beneficiar a cientos de niñas y niños de escasos recursos con dotaciones de útiles escolares gratuitas para continuar sus estudios.

En asesorar legalmente a comunidades indígenas para que tengan las herramientas necesarias para defenderse ante los abusos de megaproyectos o leyes que pongan en riesgo sus raíces, cultura, identidad y tierras.

O cuando familias enteras que vivián sumidas en la marginación, sin tan siquiera tener un techo digno en el cual vivir, hoy en día disfrutan de aquel añorado hogar. El cual por el simple hecho de ser pobres les fue negado.

También es cierto que muchos voluntarios aportamos de nuestros bolsillos para financiar los proyectos. Esto a consecuencia de que el gobierno pocas veces se interesa en apoyarnos, ya que a ellos solo les importa la foto y no los resultados. 

Más allá de la aportación monetaria que realizamos, también está el tiempo que destinamos, las ideas y los sueños. El camino es largo a través del voluntariado. A veces se logran buenos resultados y en otras ocasiones los efectos no son los esperados. No obstante, este no debe ser motivo para desistir, sino al contrario, debe ser tomado como experiencia y aprendizaje.   

De igual manera, el voluntariado no debe significar un estilo de vida, ya que este va más allá de este concepto. El voluntariado debe centrarse en una filosofía de vida, la cual sirva para generar aquella conciencia colectiva que tanto apremia hoy en día. Sin embargo, esta debe de estar alejada de influencias retrógradas y conservadoras. Pero sí apegada a ser progresista en todos sus aspectos.

A pesar de ello, existen seres humanos que a consecuencia de sus acciones logran desprestigiar este noble movimiento a través de acciones oscuras que tienen tal vez, un fin personal, económico o hasta político. Se ensañan en querer influir el miedo y la desconfianza en la ciudadanía, lográndolo en algunas ocasiones, pero no deteniendo el espíritu inquebrantable del voluntariado.

Busca tu motivo, la razón por la cual desees ser parte del voluntariado. Aléjate de aquellas ideas banales de que este movimiento es una moda o el medio para lograr un objetivo trivial. Que tu causa sea el que exista un bienestar social para todas y todos.

Facebook @NematiniVA

Instagram @NemasVA

Pitonisa Gatell


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Frente a las circunstancias políticas, sociales y especialmente de salud pública, el gobierno designo como vocero al ahora popular Dr. López-Gatell para que informara, guiara, respondiera y condujera la política nacional respecto de lo que debía y que no debe hacer la población para evitar contagiarse, enfermar y hasta morir, informar de resultados, moderar contingencias y especialmente comunicar a los medios por medio de Conferencias de Prensa del numero de infectados, descartados, enfermos, en terapia intensiva o con respiradores artificiales así como de los hospitales, disponibilidad de camas, la cantidad de muertos y de todo lo que estuviese relacionado con la pandemia de Covid-19, iniciando el Dr. López-Gatell con todas las expectativas y confianza a su favor, presentando lógicamente declaraciones, argumentando estadística y matemáticamente (según él) y expresándose con claridad y amabilidad, hasta que, la realidad lo rebasó y se convirtió en una especie de astrólogo, pitoniso, adivinador o brujo que acomoda a las circunstancias, cambiando su discurso o números cada día y manejando estadísticas que únicamente él conoce; y obvio, sus datos, “otros datos “convirtiéndose en 90 días, de respetable médico en charlatán locuaz al estilo de las pitonisas griegas.

López-Gatell comenzó sus declaraciones dizque científicas en marzo, afirmando que la pandemia alcanzaría su pico más elevado alrededor del 8 de mayo, para decir después que, debido a variables que no consideraron los analistas, incluida la poca respuesta de la gente a quedarse en casa, no fue así y que el aplanado de la curva ascendente sería a principios de junio si las personas no salían a la calle, después a mediados del mes y ahora para fines de julio, o agosto, quizá septiembre o cuando sea, porque el Dr. Gatell creo se rige por signos zodiacales u oráculos al estilo de las pitonisas, siempre según le vaya conviniendo, de la misma forma que sus pronósticos de contagios y fallecimientos, que en un principio serían 8 mil, después, 10, luego quince mil y ya pasamos 25 mil, creciendo al margen y arriba de las profecías de Gatell el número de infectados; siendo así la actitud, comportamiento y augurios de López-Gatell reflejo de lo que es el gobierno. A diferencia de otros países donde la responsabilidad, seriedad y profesionalismo en asuntos relacionados con la salud, de la que en el caso del covid-19 depende la vida de miles de personas, resulta una infamia que el pitoniso Hugo López-Gatell Ramírez siga siendo el responsable, mejor dicho, irresponsable, de informar a los mexicanos respecto de lo que sucede con la pandemia, porque los únicos que le creen son los devotos de A.M. y su equipo, situación que si fuese de política, economía o electoral, no tendría mayor trascendencia, pero se trata de asuntos de salud en los que está en peligro la vida y salud de millones de mexicanos a quienes López-Gatell no debe seguir vacilando o manipulando con especulaciones y utopías 4T.   

Terremotos que vienen


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Desde que en los años 60 se descubrió la Tectónica de Placas y Deriva Continental explicándose con esta dinámica geológica la causa de sismos y terremotos además de la separación de los continentes a partir de la gran masa de tierra de donde partieron, conocida como Pangea, que asimismo explica la forma del perfil occidental de África y oriental de Sudamérica, que se pueden ensamblar como piezas de rompecabezas, hoy nadie cree que los sismos o terremotos, como la pandemia y cualquier otro fenómeno natural o biológico, incluso problemas personales, sean castigos sobrenaturales o condenas divinas que se puedan solucionar con rezos o peregrinaciones, como solía hacer mi abuela en los años 60 quien en el momento de los terremotos se hincaba a rezar y mi papá tenía que sacarle de la casa cargando a la calle de Bustamante donde vivíamos.

Ocurrió un terremoto muy fuerte el martes pasado que afortunadamente tuvo epicentro y expansión de ondas en una zona casi deshabitada; si hubiera sido más al norte o centro del país hubiera sido devastador, aunque no tanto por haber sido oscilatorio y no trepidatorio, dentro de esa actividad geológica, meteorológica, oceánica y biológica (por la pandemia que vivimos) que determina nada es para siempre, que todo cambia, se modifica, transforma y altera como sucede con la vida e incluso con el cambio climático, que en su primera palabra se refiere al cambio, la impermanencia que es parte del comportamiento de la naturaleza que nos lleva directamente a Carlos R. Darwin, y supervivencia diferencial de los más aptos… a los cambios, del tipo que sea. Pobres, ricos, morenos, rubios, listos o como sea cada quién, animal o persona, a la naturaleza no le importa porque para el universo somos lo mismo que las hormigas donde lo único que vale es el éxito reproductivo y la sobrevivencia, de tal suerte que ante lo que antes calificábamos como castigos de Dios y hoy llamamos desastres naturales, lo único que vale es sobrevivir y reproducirse, todo lo demás son anécdotas o historietas, por lo que hemos sido afortunados, como contingencia natural, que el terremoto a pesar de su magnitud, no haya causado decenas o miles de muertos y hasta el momento hayamos sobrevivido al Covid, pero quien sabe a lo que venga, porque la naturaleza siempre tratara de matarnos y nosotros defendernos de su dinámica, y no porque la naturaleza sea buena mala, porque simplemente ES, y somos nosotros los que la calificamos con juicios de valor, dependiendo así de nosotros mismos nuestra supervivencia y seguridad, previendo lo que haya que hacer para no contagiarse de virus y no morir enterrados en el próximo terremoto o en cualquier otro fenómeno natural como los próximos huracanes de esta temporada que inundarán a unos y beneficiarán a otros, porque todo depende de nuestra perspectiva y supervivencia diferencial de los más aptos, como demostró mi tocayo de quien llevó pundonorosamente su nombre.  

Películas y series para la crisis (XIV)


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Nuestro principal objetivo, debe ser preservar la salud así como la de nuestros seres queridos y como el riesgo aún es latente, la única cosa que es importante en este momento es quedarnos en casa, lo más que se pueda y realizar en la calle, únicamente las actividades esenciales. Y como hoy es jueves, me toca sugerirles una película y una serie que se encuentran en plataformas digitales para que podamos estar en casa y pasarla lo mejor posible: 

PELÍCULA

1.- “El coronel no tiene quien le escriba” (1999)

Director: Arturo Ripstein

Protagonistas: Fernando Luján; Marisa Paredes; Salma Hayek y Daniel Giménez Cacho

Producción: Producciones Amaranta; Gardenia Producciones; Tornasol Films y DMVB Films

Distribución: Eurocine / Alta Films / DMVB Films

Adaptar una novela de Gabriel García Márquez siempre ha sido arriesgado. La estructura de sus historias, los temperamentos de sus personajes, la conexión que existe entre sus historias y escenarios peculiares, convierten a esas ficciones en algo sumamente complejo de filmar. Pero en 1999 y bajo la producción de México, España y Francia, Arturo Ripstein llevó al celuloide una de las novelas más queridas del gran Gabo: “El coronel no tiene quien le escriba”. Con un guion de su esposa, la escritora Paz Alicia GarcíaDiego, esta película realmente se estrenó bajo el escepticismo de que lograra la atmosfera y retratara a los personajes de manera fiel; y lo hizo. El año de su estreno, la misma Salma Hayek declaraba que cuando ella leyó el guion, pudo constatar que se encontraba a la altura de la novela. Fernando Luján ofrece una de sus actuaciones más poderosas y conmovedoras, pues encarna al Coronel que luchó en la guerra de los mil días y que espera una pensión que nunca llega. 

“El coronel no tiene quien le escriba” es una de las novelas más entrañables, queridas y célebres del escritor colombiano y que fue publicada en 1961, antes de “Cien años de soledad” en donde ahonda parte de la historia de este personaje. A pesar de la popularidad de la novela, la película sin embargo estuvo en un sector muy selecto de cine, se presentó en varios festivales, incluyendo el de Cannes y fue preseleccionada para competir por el Oscar a Mejor Película en Idioma Extranjero, quedándose sin nominación, pero no causó un gran furor comercial, siendo un fracaso en la taquilla y muchos, la conocieron cuando llegó a los video clubs de inicios del milenio. El escenario tropical, las emotivas actuaciones y la destreza en la dirección, han convertido a la versión cinematográfica de “El coronel no tiene quien le escriba” en una pieza selecta y de culto, difícil de conseguir en los formatos caseros, pero hoy, Amazon Prime Video, nos la deja disponible. Imperdible. 

SERIE: 

2.- “Hernán” (2019)

Protagonistas: Óscar Jaenada; Michel Brown; Ishbel Bautista y Dagoberto Gama

Creadora: Amaya Muruzabal 

Producción: TV Azteca; Dopamine; Onza Entertainment

Distribución: Amazon Prime Video / TV Azteca Internacional / A+E Networks International

Una de las producciones mexicanas más bellas y complejas de que se tenga memoria. “Hernán” cuenta la historia de la caída de Tenochtitlán desde las diversas perspectivas de los personajes centrales, teniendo como eje central a Hernán Cortés (Óscar Jaenada). Para realizar esta producción de la manera más fidedigna posible, se recurrió a diversos escritos, códices y cartas de relación realizadas por los primeros cronistas para tener un margen de error pequeño. Obviamente, eso no le quita las partes de ficción y la coreografía de las batallas que logran estar a la altura de las grandes producciones. “Hernán” va más allá de la reivindicación del conquistador, sino que nos muestra la naturaleza noble y guerrera de los pueblos nativos mexicanos, poniendo de manifiesto que ambas partes tuvieron responsabilidad en la conquista. 

La gran mayoría de los actores que interpretaron a los nativos indígenas, desconocían por completo idiomas como el maya, náhuatl y totonaca, por lo que la producción envió a clases al ‘cast’, entre quienes destacan actores como Said Sandoval; Ishbel Bautista y el primer actor, Dagoberto Gama quien interpreta a Moctezuma. En “Hernán” podemos ver una producción que retrata las grandes ciudades y palacios antes de la conquista, de una manera imponente, mostrándonos que cuando se proponen, en México se pueden lograr realizaciones de talla mundial. Una de las polémicas que surgió a finales del año pasado, cuando se estrenó la serie tanto en la plataforma Amazon Prime Video como en el canal abierto Azteca 7, es que el público no podía olvidar la interpretación de Jaenada en “Luis Miguel: La serie” como Luis Rey, por lo que muchos comentarios versaban en que le hacía falta vociferar el “¡coño, Mickey!”. “Hernán” es una serie emocionante, grandiosamente bien lograda y con una fotografía lúgubre pero hermosa. Cuenta con ocho episodios de 50 minutos de duración aproximadamente y no se van a arrepentir de verla. Disponible en Amazon Prime Video. 

Espero que las dos sugerencias de hoy, les permitan estar en casa pasándola increíble. Esa es nuestra tarea en este tiempo de contingencia. Quédate en casa. Mi Twitter: @iorcuevas