A semáforo verde


Carlos r. Aguilar Jiménez.

“En el mensaje semanal dirigiéndose a los oaxaqueños para informar sobre la situación que tiene el estado ante la pandemia de Covid-19, el gobernador del estado, anunció que Oaxaca desde el lunes transitó a semáforo amarillo, lo que representa un riego moderado, reiterando que esto no significa un pasaporte a olvidar las medidas de prevención, por lo que exhortó a seguir siendo disciplinados con las medidas sanitarias, como el uso correcto del cubrebocas”

Medio año después que inició la cuarentena, sana distancia y medidas de prevención que utilizamos para evitar contagios, enfermar o morir, lo cierto es que los meses más peligrosos para contagiarse fueron los de verano, cuando alcanzamos el nivel máximo de contagios y muertes a nivel nacional y estatal, sin que podamos decir hayamos superado el peligro, no obstante, luego que el virus exterminó a quienes genéticamente eran menos resistentes o por precarias condiciones de salud, edad o lo que haya sido sucumbieron a la enfermedad, los que aún quedamos y hemos sobrevivido, como sucedió con supervivientes de la peste, viruela, cólera o influenza, acostumbrados ahora a vivir en condiciones de pandemia utilizando siempre cubrebocas, desinfectantes, sana distancia y seguimos protocolos de seguridad, tenemos más posibilidades de salvarnos al no infectar o contagiar y resistir, porque los virus gracias a la selección natural darwiniana y supervivencia diferencial de los más aptos, no pueden matar a todos en esa dinámica biológica de biodiversidad que nos hace diferentes, dispuestos algunos a resistir ciertos ataques virales o bacteriales, pero otros no, seleccionándose en la especie los más aptos, no los más fuertes ni mejores, porque lo de mejor o superior es subjetivo, así que ahora en semáforo amarillo, lo que sigue para Oaxaca es el semáforo verde, color epidemiológico que toda la sociedad desea llegue pronto para regresar a la relativa normalidad, excepto los privilegiados burócratas federales, del estado y municipales, quienes cómodos y felices de la vida cada quincena cobran sus salarios sin hacer absolutamente nada, superando incluso a los perezosos y recalcitrantes profes de la Secta 22 del magisterio quienes hace un mes ya están trabajando y quizá más que antes, no en aulas y con enseñanza presencial, pero si de manera virtual, por lo que para mejorar la economía que es lo que ahora corresponde, todos deberían estar trabajando, de manera escalonada, en determinados días, horarios o circunstancias, pero cumpliendo son el deber, porque ya sea por política populista o de estado, la situación actual no puede esperar a que se invente la vacuna y “Haya condiciones”, que quien sabe que es eso, como dice la burocracia y todos los que cobran puntualmente su salario sin trabajar, sino adaptándose a las circunstancias, adecuándose a necesidades para reactivar la economía de quienes no tienen el privilegio de ser burócratas sindicalizados o adinerados per se. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s