Maíz transgénico


Carlos R. Aguilar Jiménez.

“En el día nacional del maíz nativo (29 de septiembre), activistas realizaron un recorrido para promover su consumo y eliminar de la dieta diaria el maíz transgénico; urge conservar su producción y origen de manera natural” señalaron los defensores del maíz tradicional, marginándose y dejando la competencia aún a tiempo contra los países que desde finales del siglo desarrollan, investigan e inventan utilizando ingeniería genética o biotecnología, nuevas especies y variedades de maíz resistentes a plagas, heladas o sequía, que además crecen más rápido, son más grandes, suculentos y con mayores rendimientos económicos, acelerando las técnicas de selección artificial manipulando los genes del maíz, respecto de la selección artificial que siempre han practicado ganaderos y agricultores al seleccionar de cada cosecha o camada las mejores plantas, granos a animales según sus necesidades, como hacen criadores de perros, caballos o pollos que eligen a los cachorros o retoños que más les convienen para reproducir.

El maíz que los actividades exigen se cultive y consuma oponiéndose al transgénico, también es transgénico, porque ha experimentado la misma selección artificial que se hace con ingeniería genética, aunque esta es más rápida y efectiva, porque de las variedades autóctonas de maíz silvestre, nuestros antepasados seleccionaron artificialmente los granos de cada cosecha que eran más grandes, altos o abundantes, eliminando los inferiores, y así en cada cosecha, seleccionando, haciendo lo mismo que hace la biotecnología, sin esperar, utilizando la ciencia para elegir no a cada maíz en cosecha, sino los genes que de un modo u otro serían al final seleccionados por agricultores, resulta que todas las mazorcas actuales son transgénicas en consecuencia, de tal forma que al oponerse los activistas contra el maíz transgénico, lo que demuestran es que ni idea tienen de lo que significa la selección natural y artificial que al final es la misma, utilizando como argumento ideas que tampoco tienen justificación, porque si afirman que el maíz transgénico causa canecer y otras enfermedades, la realidad es que esa acusación no está demostrada, porque toda planta o animal comestible ha sido seleccionado desde hace miles de años en sus genes y  todo debería enfermarnos o matarnos, pero no es así porque de esa selección artificial es que tenemos los mejores aguacates, tomates, gallinas, cerdos, caballos, perros, trigo, arroz y maíz en todas su variedades, como podemos comprobar al ver un perro beagle frente a un mastín, los dos de la misma especie y ancestro común, pero con una diferencia abismal, ambos criados por selección artificial, por el gusto o interés de la humanidad para su beneficio, ya sea como cazadores, cobradores, rastreadores, de guardia o compañía, siempre atendiendo el interés que tenemos para sobrevivir, excepto los que quieren que las cosas, como el maíz siga siendo el de antes, y si es así deberíamos consumir el silvestre o los que comían zapotecos y olmecas hace mil años o más, no el actual modificado. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s