#SíPorMéxico: ¿el frente amplio que necesita México?


Desde los inicios de esta administración encabezada por Andrés Manuel López Obrador, se vislumbraba que esta no la iba a tener tan fácil, más aún al haberse ganado varios enemigos y detractores tanto en el ámbito social, político, así como dentro de la iniciativa privada.

En lo que va la gestión de AMLO, han sido diversos partidos de oposición quienes le han señalado de manera reiterada, que este gobierno es más de lo mismo. Es decir, que viene arrastrando las mismas fallas y errores que ellos mismos hicieron durante el tiempo que estuvieron al frente de la administración gubernamental.

Efectivamente, no lo refieren ya que no pretenden ser tan obvios, pero la ciudadanía tiene conciencia y tampoco olvida. 

La iniciativa privada por su cuenta ha emprendido una serie de acciones y señalamientos de toda índole en contra de la llamada “Cuarta Transformación”, acusándola de implementar políticas públicas que atentan en contra del bienestar social del país. Situación que llega a ser un tanto cómica, ya que en ningún momento este sector llegó a realizar pronunciamiento o desplegado alguno durante los sexenios anteriores.

Sin embargo, esto se entiende, ya que es la misma inversión privada quien a toda costa trata de defender sus intereses privados y personales. Muy alejados se encuentran todavía de conocer qué es el bienestar social. 

Así mismo, las organizaciones de la sociedad civil también se han manifestado a consecuencia de las diversas tomas de decisiones tomadas por el mandatario tabasqueño. Desde realizar marchas para solicitar la reinstalación de las estancias infantiles, hasta exigir que a toda costa las y los niños que padecen de algún tipo de cáncer, se les pueda proporcionar los servicios y medicamentos para su respectivo tratamiento. Exigencias que son más que legítimas y prioritarias para su atención.

Lamentablemente en este último caso, existen también agrupaciones que haciendo uso de la noble figura de la “sociedad civil organizada”, busca a toda costa, implementar ideologías y proyectos conservadores y de extrema derecha. Buscando así a toda costa la división, antes que la unidad.

A consecuencia de ello la actual y desorganizada oposición busca a toda costa poder retomar el poder, aquel que les fue arrebatado hace ya dos años atrás y que se niegan perder a toda costa.

Tal es su grado de desesperación que abanderan reclamos sociales que desconocen totalmente. Dicen ser parte del pueblo y que entienden ahora sí, sus necesidades. Se hacen llamar los defensores de aquellas causas que, por años, ellos mismos ignoraron y dejaron en el olvido. Y ahora, deciden arriesgar el todo con un claro objetivo. Recuperar el todo.

A consecuencia de ello nace la iniciativa #SíPorMéxico, la cual se presenta como un bloque ciudadano que abre las puertas a todas y todos para impulsar un cambio nacional basado en una agenda ciudadana. No obstante, esta organización se encuentra estrechamente ligada a grupos empresariales como el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el Consejo Mexicano de Negocios (CMN) y a la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX).

Situación que llega a ser preocupante hasta cierto punto, ya que a través del amplio respaldo otorgado por las más cámaras empresariales a esta iniciativa ciudadanía se podría poner en tela de juicio si se buscará efectivamente, un cambio nacional de fondo a través de la participación de la sociedad civil organizada o, la defensa de los intereses y privilegios de aquellas personas que los perdieron y que ahora los quieren de vuelta.

A esto se suma la alianza realizada con los partidos políticos como el PAN, PRI y PRD, quienes al igual que lo hicieron en el infame Pacto por México, decidieron ser parte de esta gran iniciativa, dejando aun lado toda diferencia partidista por un solo objetivo, el bienestar de México.

Efectivamente, la actual administración encabezada por AMLO ha tenido diversas fallas y errores. Más aún con la contingencia originada por el COVID19, la cual vino a agravar aún más la situación económica y laboral del país. Pero es justo también reconocer que ha tenido sus aciertos.

Las elecciones a celebrarse el próximo año cada vez están más cercanas y las alianzas para ambas partes no están exentas.

Algunos posiblemente repetirán con la fórmula que los llevó al éxito en las elecciones federales del 2018 (Morena-PT-PES), pero también se prevé que no dudarán en hacer alianzas con el PVEM, Fuerza Social por México y Redes Progresistas. Situación que podrá o no repercutir en la base morenista, ya que, de acordarse dichas coaliciones, se estaría en contra de los principios del movimiento fundado por López Obrador. Generando de esta manera, desconfianza y traición entre sus militantes.

Dependerá mucho del trabajo operativo que realicen tanto los grupos de oposición como del actual régimen para lograr sus cometidos con miras a las elecciones del próximo año, ya que de ahí dependerá que se continúe con el proceso reformista que pretende impulsar la Cuarta Transformación o generar el contrapeso que tanto urge para la oposición.

La moneda ya está en el aire. Y será también obligación de nosotros decidir el rumbo del país. Analicemos. Pensemos inteligentemente y elijamos aquellas opciones que sean las más correctas en favor de México.

Twitter @NemasVA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s