“Tesis”: la ópera prima de un estudiante de cine que cimbró al mundo


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Tenía yo 17 años la primera vez que vi la película “Tesis”. Ya habían pasado algunos meses de su estreno en las salas de cine españolas y europeas, que fue justamente un 12 de abril de 1996 (es decir, ayer cumplió 25 años), pero que a nuestro continente llegaba en el verano de ese mismo año. Una de las ventajas de aparentar mayor edad de la que tengo, es que en el cine siempre me dejaban entrar a ver las películas que en se catalogaban como de contenido sensible, de clasificación “C” o que simplemente, no eran apta para adolescentes; el verme más grande ha sido una característica mía y que en años de juventud, pude sacarle ventaja. Así, en su momento de ser exhibida en las salas de cine locales, tuve la oportunidad de verla y se convirtió no solo una experiencia impactante, sino sobrecogedora. 

Cuando “Tesis” llegó a México, ya se hablaba mucho de ella en los círculos especializados de cine y obviamente, entre los adolescentes de la época, pues era conocido que no era una cinta apta para temperamentos alterables, también que no era para ese sector de público y constatando que lo prohibido se vuelve el más grande deseo y sobre todo, que recomendaban ir a verla con la mayor apertura de mente posible. Se hablaba de que el director, era un ‘chavo’ que apenas rebasaba los veinte años; se hablaba también de los actores que se habían convertido en toda una revelación en Europa y sobre todo de Eduardo Noriega, quien aseguraban, sería el próximo Antonio Banderas. Pero lo que realmente llamaba la atención, era que por primera vez se trataba en una película de manera más abierta, lo que implicaba la realización del cine ‘gore’ y ‘snuff’, con la crudeza que eso implica. Realmente, “Tesis” dio mucho de qué hablar entre los críticos y el público, pues su desarrollo comercial, no demeritaba la seriedad con que se contaba una historia ficticia que resultaba infalible en los sectores universitarios y revelaban quizás, una realidad que se vivía en las universidades europeas. 

Y la cosa se comenzó a poner seria con “Tesis” en todo el mundo, porque el entonces director revelación, Alejandro Amenábar, consiguió que su película fuera rodada en el edificio que ocupa la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, lugar donde el mismo Amenábar había estudiado y lo que le daba aún más seriedad a los eventos que ocurrían en la trama. También porque la cinta es tan vertiginosa e impactante, que argumentaban que muchas personas no podían terminar de verla por la tensión tan tremenda que provocaba y eso, pude constatar que era verdad, pues yo mismo fui testigo en el cine cuando muchos abandonaron la sala al ya no tolerar esa intranquilidad tan fuerte que provoca la historia. Y en ese 1996, realmente el mundo se detuvo a ver una película protagonizada por jóvenes actores poco conocidos en el séptimo arte internacional: Ana Torrent (Ángela); Fele Martínez (Chema) y Eduardo Noriega (Bosco) y más aún, realizada por un cineasta de 24 años que presentaba su primer largometraje y del que se tenían pocas referencias: Alejandro Amenábar; realmente “Tesis” fue impactante; lo sigue siendo. 

El cine español constató con “Tesis” que realmente podía entregar productos cinematográficos dignos de aclamación internacional gracias a sus nuevos talentos. Se decía en ese entonces que Amenábar podría compartir del podio de sus grandes glorias en cuanto a cineastas y colocarse al lado de Pedro Almodóvar o Alex de la Iglesia; y no estaban equivocados. 

“Tesis” cuenta la historia de Ángela, una estudiante de Imagen que realiza su tesis sobre la violencia audiovisual. Para ello, pide ayuda a su asesor de proyecto, el profesor Figueroa (Miguel Picazo), para que le consiga películas de tipo ‘gore’ y ‘snuff’ y sustentar algunos temas de su trabajo; Figueroa encuentra un video y cuando lo revisa en una de las salas de la Universidad, muere de un infarto por el estupor que le causa. Ángela encuentra el cuerpo de Figueroa al día siguiente y se lleva la cinta que veía. Pronto descubre que fue testigo de un video de este tipo, donde asesinaban a una estudiante de esa universidad. Chema le ayuda a descubrir el embrollo, sin embargo, Ángela descubre que dentro de la escuela hay una red que se dedica a la producción de estos videos donde están involucrados profesores y algunos estudiantes. 

“Tesis” es una cinta por la que el tiempo no parece pasar. Una película con la que entendí realmente de qué se trataba el género de horror psicológico y que me llevó a tener una experiencia realmente estremecedora. Es una película no solo estupendamente dirigida y fotografiada, sino tan turbulenta que sigue estremeciendo a mucha gente que la conoce por primera vez y que, de verdad, lleva el género del ‘thriller’ y del horror psicológico al extremo. Actualmente, podemos disfrutar de ella gracias al ‘streaming’, pues se encuentra en Amazon Prime Video con la suscripción normal. A 25 años de su llegada a las salas de cine europeas, les invito a que comprueben que su vigor, sigue siendo el mismo y los motivos por los que en el año de su estreno, arrasó llevándose siete premios Goya de sus ocho candidaturas. 

Mi Twitter: @iorcuevas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s