Difícil – fácil

Enrique Domville

Nosotros nos desarrollamos, en un mundo de conocer, explorar, sentir, querer, cada uno en este planeta tiene dos fundamentos principales, el primero, el más esencial, sobrevivir y el segundo alcanzar el conocimiento que nos permita intentar ser feliz. En 1940 Maslow publica su trabajo en relación a lo que cada uno necesita, quiere y puede alcanzar. La conducta humana ha sido motivo de estudio de filósofos, pensadores y está dentro de todas las culturas, sociedades, dentro de las creencias religiosas y es expresada por nosotros, de muy diferentes maneras, en el hablar, comportarse, en el pensar y sobre todo en expresar con hechos o acciones, lo que de alguna manera deseamos o sentimos.

Se ha demostrado desde el estudio de muchos autores que las respuestas a las emociones nos permiten con la expresión comunicar nuestro agrado y desagrado sobre algún evento, imagen nuestra respuesta ante algo que hace que nuestra cara o actitud demuestre lo que esta se está viviendo, con esto estamos comunicando de manera expresiva, nuestra aceptación o rechazo a el momento en el que estamos.

Las experiencias conforman archivos en nuestra memoria, desde los más simples hasta aquellos que requieren la utilización de métodos por su complejidad, los cuales han sido también descritos por un gran número de autores. ¿Pero qué nos mueve en realidad? ¿Un simple deseo, o buscar una recompensa o la necesidad para ponernos de acuerdo? Los que saben del tema le llamarón motivación y existen numerosos estudios y reportes a este respecto, Freud lo relaciona con lo que él denomina una pulsión que es un algo del inconsciente, que tiene su origen en la libido, sin embargo, otros autores como el mismo Maslow, nos habla de jerarquías con satisfacciones que van escalando: la primera que satisface las fisiológicas, imprescindibles para seguir vivo; después nos refiere sobre la seguridad y continúa con los aspectos sociales de relación, luego con la necesidad de sensación de logro, el reconocimiento, que es el que provee confianza y al final está la que implica madurez y el reconocer como hemos y estamos actuando. Albert Bandura, uno de los psicólogos más reconocidos en la actualidad, nos habla de cómo se forma la personalidad de cada ser y ahí su actuar. Afirma que se forma por la interacción del ambiente, el comportamiento y los procesos psicológicos; este autor dice que para aprender se ponen en marcha los siguientes mecanismos: atención, retención, reproducción y motivación, esta última pone en juego lo que el ser quiere o espera lograr no como un mero deseo o un capricho, pero sí como una forma positiva de actuar; si en el camino nos desviáramos de la intención positiva y la cambiamos por algo satisfactorio pero irreal o dañino a nuestro organismo como la motivación de tomar unas copas, fumar o satisfacer nuestros deseos de comprar algo no necesario que nos dará una satisfacción temporal (un escape) que elevamos a una categoría como algo necesario para vivir. Tenemos el talento y el motor, me refiero a todo aquello que nos motiva para perdurar, o simplemente para satisfacer un ego inmaduro, acercándonos a la riqueza material, a lo valioso. Pero a los valores reales, que nos llevan por caminos de satisfacción por la simple razón de lo hecho y disfrutar un bienestar momentáneo. Por el logro, considerando ayudar, tener empatía, no dañar y respetar nos llena y forma nuestra personalidad.

Piaget nos habla de la voluntad de aprender, esto como un motor, que nos lleva por el camino de aprender y luego enseñar. Chiavenato nos habla de la motivación como la interacción y la situación

que lo rodea, que lo estimula, siempre y cuando sea de manera positiva. Herzberg nos menciona dos factores, la higiene relacionada a lo que espero obtener y la idea real de lo que quiero hacer. McClellan resume en varios factores, como son: la necesidad de logro, la necesidad de poder y la necesidad de afiliación. Todos queremos estar en un grupo porque tenemos ideas similares, más no actitudes iguales. En esta época en que el ego siempre está por delante ya sea por necedad, por falta de realización o de una manera simple de obtener sin luchar, sin pensar, sin trabajar, son algunas reflexiones. Nacemos para aprender y enseñar, cuidarnos y cuidar, ser honestos y propositivos y sobretodo ayudar.

enriquedomville@gmail.com

Visite:

columnaalmargen.mx

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s