El pole urbano, «tomó» las calles

Carlos Villalobos

El pole dance, así como el resto de sus variantes como el Pole Urbano, es una disciplina física que tiene como principal motor hacer sentir de lo mejor a quienes lo practican. Partiendo de un punto en donde la competencia propia y la mejora constante son el principal objetivo, esto a la larga abona en la mejora de la autoestima de quien practica esta disciplina, o alguna de sus variantes.

A pesar de todas las ventajas, la práctica del pole ha sido arrinconada a ser una que debería de realizarse en las sombras y fuera del ojo público, porque según algunas voces persignadas “solo impulsa la depravación y tiene su lugar en cantinas y tugurios”. 

Hace unos días, en el marco de la celebración del Día Nacional del Pole Urbano, tuve la oportunidad de acompañar al estudio Pegasus Aerofitness en un recorrido por el centro histórico de la Ciudad de Oaxaca de Juárez, en donde mujeres y hombres demostraron sus mejores rutinas y pasos de baile en público, pero, sobre todo tomando por asalto las calles; ese famoso “espacio público” que se nos dice, pertenece a todas y todos.

Este recorrido cumplía dos principales objetivos, el primero era demostrar a los estudiantes de Pegasus que los avances de sus horas y horas de prácticas han rendido frutos, y el segundo, demostrar que el pole, en su versión urbana, es una disciplina de ejercicios que tiene cabida en nuestra sociedad y que partiendo del ejercicio, permite a quienes lo practican poder empoderarse, mejorando niveles de autoestima y de confianza personales.

Aunque Oaxaca es una tierra que tiende a ser peculiarmente mocha, este recorrido cumplió con el objetivo que se buscaba, dar a conocer esta disciplina como un ejercicio físico y que no tendría que ser enmarcada por prejuicios. Durante el trayecto el nutrido grupo de estudiantes no estuvo exento de miradas inquisidoras, otras de sorpresa, pero con las que finalmente se quedaron, sin dudarlo, fueron el par de aplausos que arrancaron a las personas que los admiraban por el esfuerzo y dedicación mostrado

Lo cierto es que al salir a tomar por asalto las calles, la declaración es firme y clara, el pole dance va más allá de cualquier insinuación sexual, hoy es una disciplina deportiva que requiere de mucha fortaleza física, pero de mayor fortaleza mental y una de las bondades principales es el impulso de la solidez emocional.

Agradezco la invitación que se me hizo para documentar esta magna fecha y le invito a que si está buscando una nueva disciplina para salir de la rutina, no dude en intentar enrolarse, al final el pole nos termina por enseñar que mientras mejor sea el agarre en la vida, más poses se pueden lograr.

Sígueme en twitter como @carlosavm_

carlosavme@gmail.com

Visite:

columnaalmargen.mx

Difícil – fácil

Enrique Domville

Nosotros nos desarrollamos, en un mundo de conocer, explorar, sentir, querer, cada uno en este planeta tiene dos fundamentos principales, el primero, el más esencial, sobrevivir y el segundo alcanzar el conocimiento que nos permita intentar ser feliz. En 1940 Maslow publica su trabajo en relación a lo que cada uno necesita, quiere y puede alcanzar. La conducta humana ha sido motivo de estudio de filósofos, pensadores y está dentro de todas las culturas, sociedades, dentro de las creencias religiosas y es expresada por nosotros, de muy diferentes maneras, en el hablar, comportarse, en el pensar y sobre todo en expresar con hechos o acciones, lo que de alguna manera deseamos o sentimos.

Se ha demostrado desde el estudio de muchos autores que las respuestas a las emociones nos permiten con la expresión comunicar nuestro agrado y desagrado sobre algún evento, imagen nuestra respuesta ante algo que hace que nuestra cara o actitud demuestre lo que esta se está viviendo, con esto estamos comunicando de manera expresiva, nuestra aceptación o rechazo a el momento en el que estamos.

Las experiencias conforman archivos en nuestra memoria, desde los más simples hasta aquellos que requieren la utilización de métodos por su complejidad, los cuales han sido también descritos por un gran número de autores. ¿Pero qué nos mueve en realidad? ¿Un simple deseo, o buscar una recompensa o la necesidad para ponernos de acuerdo? Los que saben del tema le llamarón motivación y existen numerosos estudios y reportes a este respecto, Freud lo relaciona con lo que él denomina una pulsión que es un algo del inconsciente, que tiene su origen en la libido, sin embargo, otros autores como el mismo Maslow, nos habla de jerarquías con satisfacciones que van escalando: la primera que satisface las fisiológicas, imprescindibles para seguir vivo; después nos refiere sobre la seguridad y continúa con los aspectos sociales de relación, luego con la necesidad de sensación de logro, el reconocimiento, que es el que provee confianza y al final está la que implica madurez y el reconocer como hemos y estamos actuando. Albert Bandura, uno de los psicólogos más reconocidos en la actualidad, nos habla de cómo se forma la personalidad de cada ser y ahí su actuar. Afirma que se forma por la interacción del ambiente, el comportamiento y los procesos psicológicos; este autor dice que para aprender se ponen en marcha los siguientes mecanismos: atención, retención, reproducción y motivación, esta última pone en juego lo que el ser quiere o espera lograr no como un mero deseo o un capricho, pero sí como una forma positiva de actuar; si en el camino nos desviáramos de la intención positiva y la cambiamos por algo satisfactorio pero irreal o dañino a nuestro organismo como la motivación de tomar unas copas, fumar o satisfacer nuestros deseos de comprar algo no necesario que nos dará una satisfacción temporal (un escape) que elevamos a una categoría como algo necesario para vivir. Tenemos el talento y el motor, me refiero a todo aquello que nos motiva para perdurar, o simplemente para satisfacer un ego inmaduro, acercándonos a la riqueza material, a lo valioso. Pero a los valores reales, que nos llevan por caminos de satisfacción por la simple razón de lo hecho y disfrutar un bienestar momentáneo. Por el logro, considerando ayudar, tener empatía, no dañar y respetar nos llena y forma nuestra personalidad.

Piaget nos habla de la voluntad de aprender, esto como un motor, que nos lleva por el camino de aprender y luego enseñar. Chiavenato nos habla de la motivación como la interacción y la situación

que lo rodea, que lo estimula, siempre y cuando sea de manera positiva. Herzberg nos menciona dos factores, la higiene relacionada a lo que espero obtener y la idea real de lo que quiero hacer. McClellan resume en varios factores, como son: la necesidad de logro, la necesidad de poder y la necesidad de afiliación. Todos queremos estar en un grupo porque tenemos ideas similares, más no actitudes iguales. En esta época en que el ego siempre está por delante ya sea por necedad, por falta de realización o de una manera simple de obtener sin luchar, sin pensar, sin trabajar, son algunas reflexiones. Nacemos para aprender y enseñar, cuidarnos y cuidar, ser honestos y propositivos y sobretodo ayudar.

enriquedomville@gmail.com

Visite:

columnaalmargen.mx

El paladar más exigente en México es el oaxaqueño: Guillermo Echeverría, chef de la mezcalería Cuish

Renato Galicia Miguel

El Cuish de la calle Díaz Ordaz es sinónimo de mezcal y cultura para los jóvenes de las dos primeras décadas de este siglo, entre veinteañeros y treintañeros que asumieron el consumo de esta bebida de una forma por completo distinta al de generaciones anteriores.

El proyecto, de acuerdo con Félix Hernández Monterrosa, representante de los palenqueros que lo crearon, inició en 2009 como expendio de mezcal. Un año después, propusieron a la Coordinación de Vinos y Licores del Cabildo de Oaxaca de Juárez el giro de mezcalería, inexistente hasta entonces en México, y en septiembre de 2011 fue aprobada la soliticud.

 “Cuish es la primera mezcalería legal en todo el país” y un emblema de la cultura de los destilados porque “desde el inicio propuso la venta de mezcales tradicionales y la difusión de agaves endémicos y silvestres, semicultivados y cultivados de Oaxaca, así como de la producción artesanal”, según palabras de ese productor de Santiago Matatlán.

La nueva forma de consumo en esta mezcalería incluye la convocatoria a jóvenes, la presentación de diversas expresiones artísticas y culturales, la convivencia con viajeros y degustadores nacionales y extranjeros y la ingesta moderada e informada de los mezcales en maridaje con platos de la cocina oaxaqueña contemporánea.

Sobre este último tema es la plática con Guillermo Echeverría, el chef en jefe de la mezcalería Cuish, ubicada en el número 712 de la calle Díaz Ordaz, colonia Centro de la ciudad de Oaxaca.

“Estamos generando una cocina contemporánea muy autóctona, muy oaxaqueña, con todos los ingredientes. Manejamos sabores muy ad hoc con los mezcales que expende la mezcalería Cuish tratando de mezclar sabores entre dulces, picosos y ácidos con el fin de que realce el platillo conforme a la varietal”, expone.

— ¿En qué se diferencia esta cocina oaxaqueña contemporánea de la cocina tradicional?

— La cocina tradicional constituye un margen con el que ya contamos, se basa en técnicas de origen prehispánico, como el uso de molcajetes y metates. La cocina contemporánea utiliza técnicas diferentes, pero logra resultados iguales con texturas mucho más suaves.

— ¿Está evolucionando la cocina oaxaqueña, se está perdiendo?  Platicaba el chef Alejandro Ruiz que en Casa Oaxaca lo que hacían es lo que para nosotros es por completo normal, pero inusual para los extranjeros: una salsa de molcajete hecha en su mesa, frente a ellos, por ejemplo. 

“No creo que la cocina tradicional se esté perdiendo, al contrario, hay un rescate muy grande con las cocineras tradicionales, que son las que no dejan morir las recetas. Lo que la cocina contemporánea está haciendo ahorita es rescatar los ingredientes”.

Guillermo Echeverría dice que el chef Alejandro Ruiz posicionó a la cocina oaxaqueña a nivel mundial y que lo que los demás están tratando de hacer actualmente es dar el giro para mostrar que no solamente hay alta cocina en Europa o Estados Unidos, sino también aquí.

— Lo que se nota también en esta etapa es que hay mucho hombre chef y no tantas mujeres chef—se le comenta.

— La cocina nunca ha sido para nosotros un símbolo de género. El caldo de piedra lo hace un hombre. En todo caso, llega a ser tan pesada que es como trabajar en una obra, pues hay que estar todo el tiempo parado, bajo presión, quemándose, con gritos. Requiere mucha exigencia.

— ¿Cómo se están formando los chefs?

— Se es cocinero por instinto. El paladar más exigente para mí en México es el oaxaqueño.  Los chefs no se están formando en una escuela. Ahí adquirimos bases, conocimientos de técnicas diferentes, pero en sí tenemos que formarnos en las cocinas de aquí, en las fondas, irnos con las señoras que de verdad saben para que nos enseñen el ritual, porque es todo un ritual, cualquier guiso lleva su grado de complejidad.

“Oaxaca es la tierra de los mil y un moles. En cada esquina, en cada casa, el mole es diferente. Por lo mismo, tiende a tener multisabores”.

La familia de Guillermo Echeverría es de Chiapas. Él es un chiapaneco criado en Oaxaca. Comenzó a trabajar a los 15 años como mesero en un restaurante, donde luego lo metieron a la cocina. Después decidió estudiar gastronomía, no obstante que originalmente quería ser psicólogo.

“La cocina me llama y empiezo a formarme en un restaurante que se llama El Rancho, el cual se encuentra en la carretera vieja Cuilapan-Zaachila. Con el tiempo, comienzo a cocinar también en casa Crespo, en Pitiona, también a participar en los festivales del ‘Saber del Sabor’, estudio en el Instituto Universitario de Oaxaca. La cocina me fue llamando cada vez más y más. De parte de la familia de mi papá, la mayoría son cocineros, con mi mamá guiso muy seguido, ella es la que más me enseña platillos de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, y de Oaxaca, porque después de 30 años de radicar aquí también aprendió”.

— ¿Cómo fue tu acercamiento con el mezcal?

— Con el mezcal, fue gracias a mi papá. Era un amante de la bebida y desde que yo tenía 16 años me decía: “voy a tomar contigo, pero quiero que aprendas sobre mezcal y sus varietales. Hemos tenido la oportunidad de tomar los diferentes mezcales que hacen los distintos maestros.

“Ahora sé que cada mezcal, cada agave, te describe quién es y que tiene sus propiedades particulares, su sabor, su propio picor, lo cual combinamos con los sabores de la cocina y los ingredientes que tenemos en Oaxaca para poder hacer los maridajes: un tobashiche con un pulpo al molenegro o un jabalí con taco de chicharrón también de pulpo o un madrecuishe con ceviche de camarón”, por mencionar solo tres ejemplos.

Visite:

columnaalmargen.mx

Maneras de actuar

Enrique Domville

Tenemos una gran variedad de conocimientos que aprender, poco tiempo para hacerlo, razonarlo y emplearlo, sabemos de nuestra inquietud como seres humanos, en que siempre estamos buscando cómo mejorar lo que a cada uno más le interesa o le es importante, en primer lugar para sobrevivir y luego para que su existencia sea más placentera y fácil, esto se traduce en la búsqueda continua del bienestar personal, que cada ser tiene su propia definición para ello. Existe un número grande de acciones que hemos pensado, para ser alguien aceptado por la comunidad en la que vivimos. Estos de acuerdo al pensamiento de ese grupo social en el queremos vivir, pueden ser valores culturales, valores positivos (que todo mundo acepta, pero algunos de estos valores no los practica) o bien los llamados valores negativos, que son rechazados por una gran mayoría.

Podemos siempre distinguir los caminos a seguir y aquí entra el albedrio, o lo que cada uno quiere hacer, sabemos que todo se aprende y lo que en nuestro pensamiento íntimo, llamamos conciencia, en la que se adaptan nuestros deseos, combinados con nuestras necesidades personales, pero sobre todo poner en práctica lo aprendido, a fin de vivir en una sociedad sana. Este primer valor que le llamamos respeto, esencial que involucra otros pensamientos como la tolerancia, que también es un valor positivo. Sam Harris nos menciona, somos lo que somos aunque siempre podemos ser otra cosa, este autor nos habla también de los muchos procesos de nuestro cerebro, algunos independientes como el respirar o aquello que requieren de nuestro albedrio, o sea razonar lo que queremos y ponerlo dentro de la tabla de valores siendo positivos o negativos, pero siempre son razonados; las emociones, tienen un participación importante al igual que nuestra conciencia. Señala Harris que hay una diferencia entre lo que hacemos por voluntad, o lo que hacemos en automático. Está demostrado que cada uno tiene capacidad de aprender y llevar los conocimientos a ponerlos en automático, como en el caso de los soldados, preparados para defenderse y poder matar a la vez. Nos dice Harris que la intención personal sabemos de donde proviene, pero el origen de estas intenciones es misterioso; yo pienso que el origen está relacionado a lo que cada uno quiere de manera licita, que debe ser con respeto y sin dañar a otros. Aquí entra en juego la conciencia y los valores personales positivos, no empleando a otros para nuestros fines, que es un valor negativo. Dicho de otra manera, según Harris podemos decidir lo que vamos a hacer pero no podemos saber lo que vamos a decidir. Desde siempre el comportamiento social que da respeto entre nosotros, resulta básico para convivir en paz y armonía, sin embargo, cada uno es responsable y esto se ve en las definiciones que en conjunto tomamos. Alejandro Magno dijo: “De la realización de cada uno depende la suerte de todos”. El camino elegido debe ser meditado, para el presente y el futuro, el ayer es anecdótico, ya que el ser humano es el único animal que tropieza con la misma piedra. Peter Singer nos habla de cómo se vende la empatía, con ideas que nos hagan conciencia con ejemplos como los niños muriendo de hambre o los damnificados de un fenómeno como el huracán Katrina. Blaise Pascal (1623- 1662) nos dice que no debemos dudar si podemos usar la fuerza del razonamiento y si demostrar usar el juicio racional en momentos en que las circunstancias no son claras y solo están basadas en dichos, es nuestro derecho y deber hacer la mejor elección en estos tiempos en que la tolerancia fracasa una y otra vez. Recordar a pensadores como Confucio que uno de sus alumnos le preguntó cual es la virtud perfecta, a lo que el sabio respondió: “La seriedad, la

generosidad del espíritu, la sinceridad, la honradez y la bondad”. Con esto me queda claro debo razonar lo que debo hacer para mi conveniencia y la de otros, basado en valores positivos, ser honesto, no dañar y ver por todos de igual manera, pues todos tenemos dignidad.

enriquedomville@gmail.com

Persona en construcción

Enrique Domville

Está demostrado que una vez nacidos, nuestra biología cambia por enfermedades, accidentes o el deterioro propio de la edad, por el adecuado o no adecuado uso del cuerpo, pero lo cierto es que nuestros genes no cambian, seguirán siendo los mismos, desde el nacimiento hasta la muerte. Lo que si cambia es nuestra persona, con las múltiples posibilidades de aprender y la interpretación a esto. Baggini afirma que el mundo nos da nuestro lugar y este define quienes somos y nuestras relaciones con los demás son nuestra identidad externa, la social. Pero poseemos un yo interno, que según Noam Chomsky está regido no por la política, sino por la economía (deseo de tener lo material) que es lo que define nuestra sociedad y se basa en que hayan más ricos y tener contentos a más personas; pero si recordamos a Cicerón (106 a. C. – 43 a. C.), nos habla de la filosofía del deber y menciona: “Contribuir al bien general con el intercambio de actos de bondad, dando y recibiendo, y con nuestra capacidad, nuestra industria y nuestros talentos a cimentar con mayor fuerza la sociedad humana, hombre con hombre”. Este autor, propone explorar la idea de que renunciemos a hacer lo correcto para hacer lo conveniente. Por su parte, Confucio (551 a. C. – 479 a. C.), dijo: “El hombre superior piensa en la virtud; el hombre pequeño piensa en la comodidad” y dijo también: “La mente del hombre superior se ocupa de lo justo; la mente del hombre pequeño se ocupa del beneficio”. Recordemos que somos libres, que nosotros elegimos los caminos, cómo somos y qué queremos hacer, nuestro albedrio, nuestra libertad nos conduce a lo que queremos hacer y esto nos define de qué somos en realidad. En el mundo actual, en donde el pobre muere de hambre en las sociedades marginadas y en las sociedades pudientes el pobre puede ver televisión, realmente es un mundo de contraste regidos por el poder económico, quien decide a conveniencia el hacer. Regresando en el tiempo recordemos a Platón (427 a. C. – 347 a. C.), quien nos habla de un estado ideal con un “Gobierno agradable, con la repartición entre iguales y desiguales de una manera sin distinciones.” En la actualidad, Popper, menciona que hemos caminado a la comprensión de los hechos, pero poco se hace para modificarlos. Otro filósofo de la edad moderna, Peter Singer, nos dice en sus clases de ética práctica, que en los países pobres, uno de cada cinco niños muere antes cumplir los cinco años de edad. Lo que tenemos que cambiar es nuestra forma de actuar. No dar dinero a quien lo necesite en la calle o las organizaciones humanitarias, lo que está bien, pero podemos dar más cambiando nuestra actitud ante aquellos que sus condiciones, no son iguales a las nuestras; este autor utiliza una frase de la Madre Teresa: “Si me fijo en la masa nunca voy actuar. Si miro a la persona actuaré”. La conciencia social, la económica y la política basados en la distribución de los recursos que pueden o quieren destinar a obras de ayuda, no se puede comparar al bien que cada uno de nosotros como individuos podemos aportar, no de manera económica, pero utilizando nuestra capacidad de ponernos en el sitio de otros que se encuentran vulnerables por edad, por no tener las mismas capacidades físicas o mentales que los demás. Diversos autores han mencionado que la empatía, la comprensión y los valores se aprenden y se deben ejercitar y no dar la espalda a ellos, considerando que en cualquier lugar se puede practicar la consideración a los vulnerables; pensando en el dicho popular “Como te veo a lo mejor me veré”. El mundo actual podría ser otro si todos pensamos en lo que personalmente podemos hacer y no dejando la responsabilidad a otros por ser parte de organizaciones sociales, políticas, o económicas, pues éstas verán primero sus intereses y de acuerdo a su posibilidad y visión harán lo que les convenga. Sin embargo, de manera personal, ser amable con los que interactuamos, en cualquier episodio social ya sea personal o prestando tus servicios para alguien, es un forma de pensar en calidad de la persona.

enriquedomville@gmail.com

Visite:

columnaalmargen.mx

Aniversario 490 de ciudad

Carlos R. Aguilar Jiménez

25 de abril 2022 es el aniversario 490 de la ciudad, de la ocasión en que el Rey Carlos I de España y V de Alemania otorgara a la Villa de Antequera la categoría de ciudad, un área urbana con más de 50 mil habitantes, en proporción de un mil 500 por kilómetro cuadrado, donde se concentren servicios públicos comerciales, educativos, industriales, agrícolas y religiosos, siendo un concepto urbano o social que se puede definir pero no precisar, no obstante, cuando una villa, aldea o poblado alcanza la categoría de ciudad, es como cuando una persona alcanza la mayoría de edad y, adquiere derechos ciudadanos y emancipación respecto de sus padres, en México a los 18 años cuando se puede obtener credencial de elector y plenos derechos ciudadanos, no obstante, toda persona o poblado tuvieron un comienzo, en el caso de los ciudadanos, su respectivo nacimiento y en el de las ciudades, su fundación.

Respecto de festejos, onomásticos o aniversarios, creo nadie celebra el día que se adquirió la mayoría de edad, nadie celebra cada año haber cumplido 18, porque lo que realmente importa, es cuando se nace, cuando la madre da luz a su hijo o hija, festejándose desde entonces cada año el aniversario del nacimiento u origen, tal como también debiera ser con Oaxaca, que si bien a todos nos da gusto se celebre todo, especialmente la mayoría de edad de la ciudad de Oaxaca, debe también celebrarse y con mayor pompa y circunstancia, el día de su nacimiento, de su fundación, la sagrada fecha en que nuestros ancestros que vivían en aquel poblado que fue capaz de construir Monte Albán, se fundó y que, es altamente probable fuera un 8 de mayo, el día más importante y sagrado para los pueblos originarios, la fecha cuando su dios, el sol, llegaba y llega a bendecirnos, a iluminarnos, colmarnos de calor y color desapareciendo las sombras, porque al llegar el sol al día ASCIO, ubicándose en el meridiano de Oaxaca, todo el valle se ilumina, anunciándose las lluvias al representarse este acontecimiento cósmico-sagrado en la alineación espacial entre el Observatorio, el Edifico P y horizonte, en la plaza ceremonial de Monte Albán, de tal forma que entre las dos celebraciones: nombramiento de ciudad y su fundación, la más trascendente, importante y sagrada en la perspectiva de los pueblos originarios, es el día de su fundación, celebración que seguramente el H. Ayuntamiento, con su propósito de CIUDAD EDUCADORA reivindicará este 8 de mayo, celebrando también la fundación, la primera piedra, la gran ceremonia que hace probablemente, 2,522 años realizaran los sacerdotes, astrólogos y Coquitaos para bendecir el poblado llamado Lula’a, después Huaxayacac, Antequera y ahora, Ciudad de Oaxaca de Juárez con sus 2522 años de fundación y 490 como Ciudad. Felicidades a la verde Antequera, Oaxaca de Juárez y a quienes hemos recibido la distinción municipal de: “CIUDADANO DE ANTEQUERA” y “COQUITAO COSIJOPI”.

Visite:

columnaalmargen.mx