CONTRAFUEGO || Ronda la violencia

Date:

Aurelio Ramos Méndez

Si, como dice el dicho, “por el desayuno se sabe cómo será el almuerzo”, el intento de apropiación de la gubernatura de Nuevo León por el Frente Amplio por México anticipó la determinación de los dirigentes de este revoltijo de fuerzas de robarse la presidencia aun mediante la violencia.

Esta audaz decisión asomó en el inicio de las precampañas, cuando el Congreso estatal pisoteó la voluntad de los neoleoneses que eligieron el programa de Movimiento Ciudadano y a Samuel García como gobernador –“es la autoridad, aunque tenga cara de baboso”, diría Cantinflas—, remplazándolo por un prianista.

El FAM adelantó su intención de usar todos los recursos a su alcance, lícitos e ilícitos, con tal de impedir la continuidad de la 4T y favorecer el regreso al poder del sector desplazado en 2018.

En el conflicto neoleonés el bloque de oposición pudo haber contribuido a la reivindicación de la denostada política, pero optó por profundizar su desprestigio vía la confrontación y el agandalle.

Pudo haberle concedido licencia a Samuel y aceptado su sustitución –como correspondía con criterio democrático—por un militante de MC. Optó por el legalismo y el amago de echar plomo. No fue gratuita la explosión de bombas lacrimógenas ni la irrupción de hombres con armas largas en el recinto legislativo.

La derecha variopinta, que ahora incluye a los agonizantes PRI y PRD, develó sus intenciones frente a la campaña que formalmente se iniciará el 1 de marzo:

Desplegar una estrategia que combina los métodos más rudimentarios como la entrega de tortas, refrescos y tamales, o el reparto de camisetas, cachuchas, mochilas y delantales, con todos los elementos modernos de una guerra sucia y hasta cruenta.

Una guerra basada en la falsedad, diseñada mediante las nuevas tecnologías, fake news e inteligencia artificial, apuntalada por el poder mediático, con la complicidad del Poder Judicial, y en últimas a punta de bala y con bombas de humo para dispersar multitudes. 

No sería la primera vez que así sucediese, ciertamente. De hecho, puede afirmarse que incluso en épocas recientes no ha habido campaña sin víctimas fatales. Los muertos se cuentan por centenares.

Entre los episodios más traumáticos resaltan los asesinatos de Xavier Ovando y Román Gil, en 1988, cuando el establecimiento atajó a Cuauhtémoc Cárdenas, y en 2018, cuando los asesinatos sumaron más de 90. Pero la campaña más sucia y violenta en la historia fue, con mucho, la de 2006.

Meses antes del inicio de aquella contienda en que Felipe Calderón usurpó la Presidencia se desplegó una estrategia que incluyó todas las formas de mendacidad, inoculación del miedo y defraudación de la voluntad popular, ejercidas desde la Presidencia por Vicente Fox, el INE, la Corte, los medios, el empresariado y hasta la iglesia…

Y, apenas once días después de iniciado el gobierno de facto, Calderón sacó el ejército a las calles para intimidar y sofocar el conflicto poselectoral, con la engañifa de combatir el narcotráfico, negociazo que en realidad era manejado desde la SSP por su brazo derecho Genaro García Luna. Más de 150 mil muertos fue el saldo sexenal de la tenebrosa farsa.

Trepado apenas en el cuaco de la candidatura, Fosfofosfo se dio un porrazo memorable, primer saldo de una campaña ya en curso y singularmente ruda. Golpe que hizo evidente que, contrario a su envanecimiento, a este emecista con dos doctorados e hilarante megalomanía nomás no le fosforean las meninges. 

Quedó probado que en el mandatario neoleonés no despide luminiscencia alguna ni siquiera la duramadre, la membrana meníngea que –dice Wikipedia– protege la parte externa de la sesera, y que lo único fosforescente en él son los tenis. 

La “precampaña” es de dos, con ventaja para Claudia Sheinbaum y el oficialismo, cuya única oferta es la continuidad de un gobierno muy bien calificado. Gálvez, en cambio, tiene el reto cuesta arriba.

Portaestandarte de la facción echada a escobazos en 2018, ninguna posibilidad existe de que pueda ofrecer una plataforma aceptable por los ciudadanos –así esté salpicada de leperadas, vulgaridades, albures, y calambures–, sin que le enrostren el pasado, o le recriminen con sorna: “bello plan, ¿por qué no lo aplicaron en cuatro décadas?”.

La estrategia de campaña del FAM ya está en marcha. A pleno sol la candidata del amasijo opositor convoca a foros de discusión sobre temas suavecitos, sin erizos como la corrupción o el aborto, y presenta grupos de trabajo con olor a naftalina. En las sombras, un equipo multidisciplinario maquina golpes bajos.

Las redes sociales ya están saturadas de videos manufacturados por Max Cortázar, en los cuales se ataca con ruindad a la candidata de Morena atribuyéndole la caída del Metro, de inmuebles en el sismo, del colegio Rébsamen y hasta la caída de cenizas del Popocatépetl.

Para no hablar de la portada de la revista Siempre, que muestra la silueta de Sheinbaum tocada con una diadema con esvásticas, triste manera que su directora Beatriz Pagés encontró de arrastrar el apellido.

Chisporrotea en el cuarto de guerra del Frente tanto cacumen de publicistas, consejeros, politólogos, periodistas, mercadólogos y estrategas, quienes cranean mil y una recomendaciones para Gálvez. 

Le indican cómo debe vestirse, caminar o sonreír, qué decir ante cada segmento de población, de qué modo usar y abrazar a sus hijos, como posar para la selfi, qué mentiras accesorias inventar para sostener la mentira nodriza, aquella de la niña de las gelatinas y la empresaria inmaculada…

Todo ello, claro, a base de frases cortas, ideas predigeridas, en capsulitas, acordes con la espesura de la corteza cerebral de la hidalguense, cuyos consejeros sudaron frío cuando se le apagó el teleprónter.

“Lo que natura non da, Salamanca non presta”, dice el refrán, y eso en el caso de la candidata frentista ya quedó establecido, pero no le quita el sueño a su ejército de estrategas. Se entiende. El FAM no va al debate sino a la agresión y la mentira.

RESCOLDOS

Imperdonable ofensa la que cometió el presidente López Obrador al revictimizar a los cinco jóvenes asesinados el 3 de diciembre en Celaya, Guanajuato. Dijo que fueron ultimados por un asunto de consumo y venta de drogas. Sólo la estulticia explica su proceder tan deshumanizado. Dicho esto, vale señalar el avasallante poder de la delincuencia en aquel estado gobernador sucesivamente por ocho panistas desde hace 32 años por el PAN… 

El Poder Judicial declaró abierta la temporada de absoluciones. Ya quedaron libres de mácula, además de García Luna, Rosario Robles, Francisco García Cabeza de Vaca, Santiago Taboada y los integrantes del cartel inmobiliario, entre otros muchos angelitos. 

aurelio.contrafuego@gmail.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Recursos de los trabajadores están a salvo con el Fondo de Pensiones Bienestar: Infonavit

En entrevista, el Delegado de Infonavit en Oaxaca, Juan...

El cáncer de mama en las celebridades: un impacto más allá de los escenarios

Paréntesis  Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas Un día como...

Promesas improductivas

Carlos R. Aguilar Jiménez Mientras los ciudadanos se debaten en...

Los candidatos, Litigio Estratégico y el rescate del Río Atoyac

Oaxaca de Juárez, Oaxaca, a 20 de mayo de...