Modificar el INE

Carlos R. Aguilar Jiménez

Por tradición, miedo o incertidumbre, en general nos resistimos al cambio, a la transformación o modificación de lo que sea tengamos costumbre o hábitos, de tal forma que hasta inventamos un refrán que dice más vale bueno por conocido, que malo por conocer o, frases como que todo tiempo pasado fue mejor, cuando en realidad, lo mejor está por venir; así que ahora cuando el gobierno quiere modificar el INE para adecuarlo a su conveniencia, descalificándolo luego que le sirvió para asumir democráticamente el poder, se deduce; que, si pretende el presidente que integrantes y consejeros electorales sean elegidos por voto popular para democratizarlo, lo que realmente quiere hacer es asumir el control de la institución al saber que su popularidad todavía es alta y con sus votos mayoritarios, que tendrían sus recomendados y elegidos, colocar como autoridad electoral a sus incondicionales y hacerlos subordinados empleados.

El INE, que desde el año 2000 facilitó acabara la hegemonía del PRI al ganar electoralmente la presidencia el PAN y ahora Morena, es ejemplo de transparencia, no exclusivamente por sus directivos, sino principalmente gracias a internet y redes sociales, porque en cada casilla electoral están presente ciudadanos voluntarios honestos, asimismo, representantes de los partidos que vigilan las elecciones y sus resultados, que de inmediato son fotografiados y subidos a la “nube” Facebook, Twitter, partidos políticos, prensa e instituciones oficiales y al árbitro y juez, el INE, siendo casi imposible el fraude, de tal forma que si para mal el INE puede tener fallas, estas se pueden modificar, no así la independencia, autonomía y profesionalismo de sus directivos que tienen absolutamente que ser emancipados y ajenos a cualquier intento democrático que les convertiría en tendenciosos o partidarios y parciales, porque en consecuencia favorecerían a quienes los eligieron en justa correspondencia.

 El INE es el árbitro, regulador o juez que dictamina luego del conteo de votos de ciudadanos en todas las casillas quien obtuvo mayoría, en que proporción, diferencia o equilibrio de manera independiente y sin preferencia, dado que el árbitro no debe en ninguna circunstancia tener favoritismo, compromiso, favor o intereses con ninguno de los contendientes, de la misma forma que en toda justa deportiva, que por eso justa es sinónimo de certamen, torneo o concurso, en este caso, concurso electoral o justa democrática, porque si bien la democracia en indispensable para elegir contendientes, jugadores o entrenadores, los árbitros deben ser completamente ajenos y justos. En los mundiales de futbol, por ejemplo, aunque los árbitros sean honestos a toda prueba, incluso vigilados por el VAR, no pueden ser oriundos de los países que compiten. Así en el INE no deben sus integrantes ser elegidos popularmente, como no se puede elegir entre pasajeros de un avión quien lo pilotee, tiene que ser un profesional, de la misma forma que los directivos del INE, no recomendados del presidente o su partido hegemónico.       

VISITE:

columnaalmargen.mx

Diputados morenos islámicos

Carlos R. Aguilar Jiménez

De la misma forma que en los países islámicos o musulmanes cuyo dios es Alá y su profeta Mahoma, (no Jehová ni Cristo) que consideran a las mujeres inferiores a los hombres, como ordena Alá y el Corán, su libro sagrado, así también ahora en Oaxaca, en pueblos y aldeas que se rigen por “abusos y malas costumbres”, las mujeres indígenas de tez MORENA, ya no tendrán derechos humanos ni políticos, debiéndose someter obedientes a los hombres y lo que ordene la Asamblea del pueblo, porque ya no habrá mujeres en ayuntamientos de 417 municipios, luego que diputados de MORENA les quitaran recientemente ese derecho humano.

Después de la reciente aprobación en el Congreso que reforma un artículo de ley aprobado en 2020 en asuntos de paridad en razón en género, que pospone por tiempo indefinido los derechos de mujeres indígenas, en general MORENAS, a ocupar cargos públicos de municipios que se rigen por asambleas excluyentes y de apartheid, las mujeres no podrán participar en Cabildos y Presidencias municipales, limitando los derechos humanos femeninos, violentando principios de igualdad y descalificando tratados internacionales ratificados por el Estado Mexicano, que por ley protegen los Derechos Humanos de mujeres, especialmente de morenas o indígenas, obligándolas, como en el islam a que se dediquen a labores del hogar y cuidar hijos, mientras los machos alfas se dedican a gobernar sus pueblos con abusos y malas costumbres misóginas, con aversión y desprecio a mujeres, no solo de su pueblo, sino de todo el mundo.

 Para los diputados de la dizque 4T de MORENA, las mujeres indígenas de piel morena son sujetos de excepción, (igual que las mujeres musulmanas) a quienes en próximas asambleas de pueblo, después acordaran se cubran con burkas, esa vestimenta impuesta por su religión verdadera, que les cubre de pies a cabeza, y para quienes en Afganistán como en Oaxaca no aplican las leyes ni principios universales de igualdad de género, porque su mentalidad misógina deriva seguramente del otro libro sagrado, la Biblia, que dice en el Génesis, que la primera mujer fue hecha de una costilla y simplemente como compañera, a quien luego una serpiente le habló (¿Cómo hablará una serpiente?) y le dijo comiera del árbol de la ciencia, por lo que, por indócil al haber comido el fruto prohibido, furioso sentenció Dios: “Con dolor darás a luz; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti”. Sabemos que los pueblos misóginos no únicamente discriminan a mujeres, también segregan a mestizos y avecindados-advenedizos, también sin ningún derecho, como los del fraccionamiento El Rosario que no tienen derechos en San Sebastián Tutla, igual en Huayapan, Tlalixtac y los 417 pueblos misóginos, separatistas, racistas y excluyentes, que exigen democracia, igualdad de derechos, electricidad, escuelas, hospitales, carreteras, médicos, agua potable y todo lo que se pueda conseguir con extorsión, chantaje y discriminación, como acostumbran las 417 aldeas misóginas y separatistas de Oaxaca.      

VISITE:

columnaalmargen.mx

Libertad de expresión

Carlos R. Aguilar Jiménez

Los gobiernos totalitarios, despóticos o autócratas, que asumen ser capaces de transformar a su país e incluso de terminar la guerra entre Ucrania y Rusia con un plan de paz, han sabido siempre, desde el imperio romano hasta la Cuba de Fidel Castro, que únicamente pueden tener el control que requieren para establecer, sin critica ni oposición, su ideología, si controlan y censuran los medios de comunicación, especialmente la PRENSA, porque si bien es a partir de este siglo que existen redes sociales donde se puede opinar y expresar lo que se piensa, como disentir del gobierno, lo cierto es que excepto por algunos influencers, el conocimiento y critica informada de columnistas, periodistas y analistas políticos sigue siendo sustento de la única oposición que existe en México.

Si se tratara de una boleta de calificaciones escolares, el resultado luego de más de cuatro años del actual gobierno es: reprobado en salud, en seguridad, en crecimiento, transparencia, educación y cero o menos en economía y pobreza, porque la acelerada inflación y aumento de pobreza extrema es constante, lo exprese o no la PRENSA porque a diario vivimos la realidad del alto costo de productos y servicios, que como resultado en una boleta de calificaciones sería ser criticado, siendo esta situación la que no conviene al gobierno se sepa a través de la PRENSA, porque el gobierno, con su propio medio de comunicación diaria en las llamadas mañaneras tiene otros datos. Siendo así que lo más importante para los dictadores es silenciar o controlar a la PRENSA, porque sin libertad de expresión se acaba la libertad, la democracia, la propiedad privada, la libertad política, la libertad de asociación y hasta de elegir religión. La PRENSA ha señalado la desaparición de instituciones de servicio público, que si para mal no funcionaban como debiera ser, al menos existían y cumplían una función social (como el Seguro Popular) La Prensa ha publicado los datos de torpeza cometidos con la cancelación del aeropuerto de Texcoco, la devastación ecológica con el tren de la selva, la ineptitud con el avión presidencial, la impunidad e influyentismo al liberar al hijo del chapo, la militarización del país y muchas otras acciones que prometieron y no han cumplido ni cumplirán, porque es un hecho que a este gobierno únicamente le queda un año, el último es el de Carranza, de tal suerte que al desaparecer absolutamente la oposición política luego de la extinción del PRI y anulación del PAN, la única oposición real es la PRENSA, y no porque tenga una ideología política, sino porque púbica datos, los hechos, con evidencias, fotos, videos, reportajes, análisis, que como prensa critica publica la destrucción de instituciones, culpando a los periodistas cuando la corte intenta eliminar la previsión preventiva, porque si no es así, ¿cómo funciona un gobierno que no pueda encarcelar a sus enemigos políticos?. Fata un año de gobierno en el que podría desaparecer la libertad de expresión, luego surgirà un estado totalmente militarizado, desaparición del INE y censura a la PRENSA, como ya se hizo con Brozo, Chumel Torres y las decenas de periodistas asesinados.

VISITE:

columnaalmargen.mx  

El futuro de la «primavera oaxaqueña»

Nematini Vladimir Acevedo Silva

La llamada “Primavera Oaxaqueña”, por fin se ha consumado en nuestro estado. Y con ello, Oaxaca, bastión histórico del priismo, pasa a sumarse a ser parte de la “Cuarta Transformación”, aquel movimiento político-social que ha sido impulsado por Morena, el actual partido oficialista, así como por el mismo Andrés Manuel López Obrador, actual mandatario de nuestro país.

Tal vez uno de los motivos más importantes por el cual, las y los oaxaqueños decidieran salir a votar por la coalición “Juntos Hacemos Historia en Oaxaca”, fue para que se combatieran aquellos males que tanto han dañado a nuestra entidad, es decir, hacer realidad aquellos principios que él propio Presidente de la República ha señalado, son la columna vertebral de su administración “no mentir, no robar y no traicionar al pueblo”. Aunque también, dentro de estos motivos se han de presentar los nulos resultados y acciones que, las administraciones emanadas del partido tricolor, han podido ofrecer a la propia ciudadanía que les dio este gran revés.

Sin embargo, tras esta importante victoria, el pueblo de Oaxaca continúa a la expectativa. No canta victoria. Esto se debe a que hace ya algunos años atrás y con el objetivo de castigar a los dinosaurios del PRI, la ciudadanía decidió votar por el entonces “Coalición Por el Bien de Todos”, integrada por el los partidos PRD, PAN, PT y el entonces Convergencia, hoy Movimiento Ciudadano.

¿Cuál fue el resultado de este experimento democrático? Se continúo con los mismos manejos de los recursos públicos. Poca o nula obra pública. El tráfico de influencias continuaba imperando como si aún, el régimen tricolor siguiera en el poder. Y ello se sumó que la administración se vio rebasada por las manifestaciones que la entidad sufrió por diferentes organizaciones sociales que les demandaban recursos económicos para, supuestamente, otorgar a sus agremiados.

Tal vez el pueblo de Oaxaca, espera que tan lamentables sucesos no se repitan en esta administración que está próxima en iniciar funciones. Quizás, el futuro gobierno que encabezará Salomón Jara Cruz, gobernador electo de Oaxaca, deberá marcar la diferencia desde el primer momento en el que inicie funciones.

Uno de los momentos más importantes y que sin duda trascenderá en todo el territorio oaxaqueño, será en la conformación del gabinete legal y ampliado del Gobernador Electo. Pero ¿por qué será tan importante el conocer la conformación de este gabinete? Esto se debe a que los ciudadanos podremos saber si el futuro gobierno morenista, pretenderá hacer a un lado a toda costa al viejo régimen priista o, en su caso, darle cobijo a aquellos priistas que decidieron convertirse al proyecto de la Cuarta Transformación. 

También será de suma importancia el evaluar si se dará paso a liderazgos ungidos desde la ciudadanía y si de igual manera, se optará contar con perfiles preparados y acordes a los puestos en los que deberán desempeñar sus funciones como futuros funcionarios públicos de primer nivel. Sin duda, será en este punto donde se distinguirá un antes y un después de la próxima administración jarista.

Lo más importante y que, sin duda alguna, urge en estos tiempos es que su administración sea verdaderamente abierta y cercana a la ciudadanía oaxaqueña. Pero sobre todo, que de los resultados necesarios que el propio pueblo de Oaxaca ha esperado desde hace años atrás.

No obstante, la interrogante constante que continuaran hasta el día en que el gobernador electo, Salomón Jara Cruz, le tome protesta a su gabinete legal y ampliado será las misma ¿los perfiles cumplirán con los principios rectores de la Cuarta Transformación: “no mentir, no robar y no traicionar al pueblo”?

De momento, la esperanza en que se de un verdadero cambio aún reposará en la tan añorada Primavera Oaxaqueña.

@NemasVA

VISITE:

columnaalmargen.mx

Markito, Alito y Chuchito en su fatídico 5 de junio

Carlos Villalobos

A pesar de los virtuales, cuatro de seis, descalabros a nivel nacional (porque podrían ser más), Marko Cortés, Alejandro Moreno Cárdenas y Jesús Zambrano, líderes del Partido Acción Nacional (PAN), Partido de Revolucionario Institucional (PRI) y Partido de la Revolución Democrática (PRD) respectivamente, se notan optimistas y creen que el capital político con el que cuentan les basta y sobra para llegar a la elección presidencial del 2024 para competir, sin embargo, si algo han demostrado estas tres personas es que en los momentos de la verdad, no responden como deberían.

Los tres partidos parecieran completamente desconectados de la realidad, ya que al menos en el corto plazo, se han dedicado a maltratar a su militancia, denostando a quienes no comulgan completamente con sus pensamientos y, lamentablemente para los caballeros en cuestión, sus adeptos no son tontos. Hay números que son indefendibles a pesar de que desde el discurso quieren maquillar la debacle de sus institutos políticos. 

El gran “ganador”, si se puede sacar algo bueno de lo sucedido el 5 de junio, sin dudarlo es Jesús Zambrano y el PRD, quienes obtuvieron lo suficiente para poder seguir subsistiendo como un partido federal y parecería que solo están alargando lo inevitable, la desaparición del partido del sol azteca, es decir, la historia del PRD actualmente es “la crónica de una muerte anunciada”. 

Sin embargo, tanto en el PAN como en el PRI, las militancias están hartas ya que pareciera que la política de “discursos y videos en redes súper críticos” no está impactando en donde debería, en la calle, con la población y mínimamente con sus miles de militantes en el país.

El resultado de su política: derrotas del PAN en Tamaulipas y Quintana Roo, mientras que el PRI perdió otros dos bastiones: Hidalgo y Oaxaca. Sin reconocer errores, estrategias malas y estar lidiando con polémicas que no abonaban en nada a la elección (por ejemplo, los audios filtrados de “Alito” Moreno en dónde literalmente se le escuchaba decir “A los periodistas no hay que matarlos a balazos, hay que matarlos de hambre”), no hay cuentas claras.

Está elección y la que se librará el próximo año en el Estado de México y Coahuila podrían definir lo que sucederá en la elección que se viene para 2024 (si no pasa un cataclismo antes). La Alianza Va por México está echada para atrás y mucho de lo que resuena en radio pasillo de la elección en 2023, denota demasiada incertidumbre.

Hoy la encomienda, si la oposición busca competir, pero en serio, es clara: o se reestructuran y promueven mayor y mejor trabajo a ras de suelo o terminan de perder los espacios que aún les quedan desde la comodidad de sus oficinas de súper lujo en la Ciudad de México.

A Alejandro Moreno Cárdenas, se le olvidó que para poder brillar primero se tiene que trabajar, caminar y dialogar, que la soberbia no iba a conducir a nada, justo en un momento en dónde su partido no cuenta con los créditos suficientes para imponer y errar como lo ha hecho. A Marko Cortés se le ha olvidado que el PANismo no ha terminado de superar las fracturas internas que ha atravesado el blanquiazul y que de hecho una de sus promesas siempre fue que buscaría la unificación de un partido que no se ha recuperado luego de su derrota en 2012. Y bueno, Jesús Zambrano que literalmente no pudo contener a sus mejores cuadros ante el nacimiento de MORENA y hoy solamente queda cascajo (con sus muy necias y valiosas excepciones).

Sígueme en twitter como @carlosavm_

carlosavme@gmail.com

Visite:

columnaalmargen.mx

Cuatro-teísmo

Carlos R. Aguilar Jiménez

La historia de la humanidad, sociedad y civilización según clasifican los antropólogos inicia con una especie de teísmo-socialista, método de gobierno que se convierte gradualmente en teocracia-feudalismo, capitalismo, comunismo y neoliberalismo, transcurriendo el tiempo y experimentando varios países: marxismo, leninismo, estalinismo, castrismo, maoísmo, porfirismo, priismo o chavismo, adoptando los nombres de sus respectivos dictadores a sus sistemas de gobierno, como ahora en México donde vivimos un obradorismo, si la ideología se refiere al apellido o “4 teísmo” si es a su ideología, coincidiendo la T de “transformación” con T de teísmo, con la ideología de adoración a Teo o Dios, y que en el caso de México puede aplicarse, con las proporciones debidas, a su imagen política, que para los seguidores de la 4T o teísmo, equiparan con una deidad o semidios; alguien capaz de transformar el país, como intentaron con el maoísmo, leninismo o nazismo en el peor de los casos. 

Existen miles de religiones en el mundo que sus devotos respectivos creen es verdadera, y las demás paganismo, herejía o infidelidad, tratándose respectivamente de exterminar o convertir, como hicieron cristianos contra moros, católicos contra protestantes o, musulmanes contra hindúes y está sucediendo entre cuatroteistas y adversarios, o chairos contra fifís, defendiendo cada quien su credo, asumiendo cada quien que el de uno u otro es verdadero, sin que ninguno tenga la verdad, porque en cuestión de ideologías, religiones, credos o política, los caudillos, sacerdotes o políticos, sabemos siempre mienten para ser populares, sin que importe la realidad, razón, lógica, ciencia o estadísticas, porque creer en alguien o algo como el cuatroteismo, no es asunto de realidad, datos o estadísticas, sino de dogmas y artículos de fe como los que se expresan cada mañana en el sermón de palacio nacional y que todos deben creer como fieles devotos o píos, no obstante, la prensa, columnistas, analistas, realidad de precios carísimos de canasta básica, ciento de miles de muertos, excesiva carestía en todo, ausencia de servicios de salud para pobres, un millón de muertos por la Covid-19, excesivo poderío e impunidad del crimen organizado, humillación al ejército por delincuentes, poner de rodillas a policías o asesinar mujeres, sea algo cotidiano del cuatroteismo y se soslaye, como el asesinato de miles de moros en las cruzadas cristianas o la masacre  de San Bartolomé, asesinato en masa de hugonotes durante las guerras político- religiosas de Francia del siglo XVI, matando a tres mil adversarios en París y 20 mil en Francia, y si bien, ojalá así NO sea, porque no estamos al nivel de una teocracia o feudalismo, casi o para allá pareciera vamos, porque los devotos creyentes del cuatroteismo se indignan, ofenden y enojan más, cuando se cuestiona su credo o a su líder, que si se insultara a sus padres o familia, conozco a alguien que se pelea por Facebook con comunicadores o con sus conocidos por defender a su deidad; por suerte aún no se pelea con amigos, pero así sucedió entre cristianos, islámicos, cristeros, protestantes, hindúes y devotos que creen tener por única y verdadera a su religión, papa, ayatola, tlatoani, presidente o infalible semidios cuatroteista.     

Visite:

columnaalmargen.mx