Frontera sur: los claroscuros de la migración en México

Date:

Adrián Ortiz Romero Cuevas

La noche del pasado 16 de diciembre, en el paraje conocido como La Toma, en el municipio istmeño de Chahuites, Oaxaca, un grupo armado secuestró a alrededor de cuarenta indocumentados procedentes de naciones centroamericanas, que viajaban a bordo del tren que corre de Arriaga a Ciudad Ixtepec. Ese hecho, que ha sido documentado y denunciado por diversas instancias civiles nacionales e internacionales, dejó ver en toda su magnitud un problema transmigratorio que hasta ahora ha sido sistemáticamente negado y desatendido por el gobierno mexicano.

El tren conocido como La Bestia, tiene varias escalas, y su andar es a una velocidad no mayor a unos 30 kilómetros por hora. La primera de ellas, es la que cruza los límites entre los estados de Oaxaca y Chiapas, en un recorrido que, de día o de noche, dura alrededor de 13 horas. Al llegar a Ciudad Ixtepec, el furgón principal es removido y los vagones de carga son enganchados a otra máquina que los lleva, en un andar de las mismas características, hasta la comunidad de Medias Aguas, en el estado de Veracruz. Ahí, La Bestia, toma diferentes rutas: una corre rumbo a Tierra Blanca; otra va directamente a la estación Lechería, en la capital del país, y otra se enfila rumbo a territorio tamaulipeco. Todas, de uno u otro modo, llegan a la frontera norte de la República Mexicana.

El recorrido, en cualquiera de las rutas, dura entre tres y siete días más, luego de haber abandonado el territorio oaxaqueño. En el mejor de los casos, el tránsito entre una frontera y otra podría durar alrededor de 10 días para un transmigrante con suerte. Sin embargo, en ese camino debe sortear no sólo el hambre, la deshidratación, los riesgos propios del viaje a la intemperie, y las inclemencias del tiempo, sino que, sobre todo, debe soportar y esquivar las múltiples amenazas de la actividad criminal de grupos organizados, los abusos que cometen las autoridades, las amenazas de los grupos criminales que los secuestran, roban y extorsionan, y las redadas de los agentes del Instituto Nacional de Migración. Es un viaje aventurado y riesgoso, que no tiene garantía de un final feliz.

 

CHAHUITES,

EL PUNTO CLAVE

Los habitantes de la comunidad de Chahuites —municipio colindante con el vecino estado de Chiapas, y el primero al que se llega por carretera y tren desde el municipio chiapaneco de Arriaga— se notan molestos cuando el reportero increpa al presidente Municipal, Ahuizotl Castillo, sobre el evidente desentendimiento de la autoridad municipal respecto a la seguridad en su demarcación.

Aunque en un primer momento el Alcalde había asegurado no tener conocimiento directo de ningún hecho delictivo en la zona relacionado con los migrantes, éste asegura que los chahuitenses son gente solidaria y protectora con los migrantes. Éste asegura que los ilícitos cometidos contra los migrantes son más bien hechos aislados, que no siempre ocurren en Chahuites; y los pobladores denuncian que los abusos y secuestros son perpetrados por personas vestidas con uniformes de la Policía Federal, a quienes atribuyen la desaparición de los 40 indocumentados.

Incluso, una vecina del lugar señala que “por ahí, en El Silbato, una madrugada de julio que llovía, los federales tenían a los indocumentados en el lodo. Avisamos al Ejército y se los quitó. Hubo balazos, pero los militares desarmaron a los policías”. También asegura que en varias ocasiones, cuando la Policía Municipal de Chahuites tiene conocimiento de robos o secuestros cometidos contra transmigrantes, los criminales resuelven el problema “cruzando al otro municipio” (Tapanatepec), para evitar que continúe la persecución.

LA ESPERA

EN ARRIAGA

Desde las primeras horas de la noche, el Centro de Inmigrantes de la localidad de Arriaga, Chiapas, a cargo del padre Eiman Vázquez, comienza a vaciarse. Los centroamericanos que pretenden llegar a los Estados Unidos, necesariamente arriban a esa localidad, procedentes de países como Guatemala, Honduras, El Salvador, Ecuador y, en menor grado, de Nicaragua. Arriaga es el punto de arranque de La Bestia. Y si el tren inicia su recorrido en las primeras horas del día, las cientos de personas que cada día viajan como polizones deben prepararse desde la noche previa.

A simple vista, las vías del tren parecen solitarias. Sin embargo, al caminar cerca de la zona de rieles, uno puede comenzar a distinguir, entre la oscuridad de la noche, a docenas de personas que, agazapadas, se encuentran entre los vagones o ya encima de ellos; otras más, muchas, esperan alertas en las bocacalles, las banquetas, o la maleza, a que alumbren los primeros rayos de sol para iniciar el viaje.

Al acercarse y mostrar algunos botes con agua purificada, los centroamericanos comienzan a salir de sus escondites y se acercan para recibir la ayuda. Ya visibles, comienzan a relatar las peripecias de un viaje que, para ellos, lleva ya varias semanas, varios cientos de dólares gastados, e innumerables precauciones para continuar burlando los cercos y la vigilancia de la autoridad migratoria.

Llaman la atención dos cuestiones en particular. La primera, que entre los migrantes que se acercan existen dos que no tienen las mismas características, lenguaje e incluso vestimenta de los demás; y segundo, que entre ellos no se encuentra una sola mujer.

Ante ello, la cónsul de El Salvador con sede en Arriaga, Vilma Mendoza, ofrece una explicación: que comúnmente entre los migrantes también viajan mujeres y niños, pero que ellos mismos han comenzado a tomar todas las medidas para que éstas no sean vistas o detectadas por los delincuentes sino hasta el momento en que suben al tren. Con esto, dicen, disminuyen los riesgos de secuestros y ataques sexuales en su contra. Y respecto a los dos individuos sospechosos, asegura que uno de ellos puede ser un agente encubierto de la fiscalía de protección a migrantes del estado de Chiapas; y el otro puede ser o un “enganchador” de alguna banda criminal, o una persona que recientemente habría sido deportada de los Estados Unidos y estuviera intentando reingresar a territorio norteamericano.

 

LA BESTIA

Al día siguiente, después del mediodía, el convoy de reporteros se encuentra con La Bestia, ya en territorio oaxaqueño, unos diez kilómetros antes de la zona poblada de Chahuites. Ahí, la Cónsul salvadoreña exige al conductor que detenga la marcha, para poder acercarse al tren y proporcionar agua a los migrantes. Después de unos diez minutos de espera, la Máquina se acerca y entonces preparan unos 50 botellines de agua de medio litro cada uno, para arrojárselos a los polizones.

Al pasar justo enfrente, los cálculos arrojan que sólo ese día viajan unas 150 personas en los techos de los vagones. La temperatura, a esa hora, rebasa los 30 grados Celsius. Y al tren, que ya lleva por lo menos cuatro horas de recorrido, por lo menos le hacen falta otras ocho o nueve para llegar hasta Ciudad Ixtepec.

Eso justamente es lo que le preocupa a la cónsul Mendoza: que el recorrido de La Bestia es altamente deshidratante para quienes viajan un día completo de sol, recibiendo a plomo todo su calor y sus efectos. De ahí su determinación por detener la marcha, y proporcionar agua a todos aquellos niños, hombres y mujeres —ahora sí visibles— que agradecen el líquido proporcionado.

Casi dos horas después, el tren pasa por la zona poblada de Chahuites. Tal y como aseguraba la autoridad municipal, varias mujeres se acercan a las vías del tren para aventarles algo de comida y agua. El ferrocarril, por ser de día, en ningún momento detiene la marcha.

 

MIGRANTES: ¿ATENDERLOS O IGNORARLOS?

México se encuentra en la disyuntiva entre atender los problemas que enfrenta derivados de los procesos internacionales de migración, o simplemente seguir excluyéndose de un asunto que no sólo es de seguridad interior, sino que requiere atención y una eficaz política de Estado. La frontera sur del país, representa no sólo una puerta legal de entrada al territorio nacional sino que, por su porosidad y franca ingobernabilidad, es también polo de atracción para quienes ilegalmente pretenden cruzar el país, en su intento por llegar a los Estados Unidos de Norteamérica.

El Instituto Nacional de Migración tiene detectados siete puntos de cruce fronterizo entre México y Guatemala, en territorio chiapaneco. La población, sin embargo, asegura que en la franja fronteriza, existen casi sesenta cruces carreteros, por los que libremente transitan personas de uno a otro país, sin necesidad de documentos o autorizaciones migratorias. Eso hace que la frontera sea imposible de cubrir y regular. Y es lo que da la pauta para asegurar que ésta es un límite territorial ingobernable.

Ante ese problema, del que no es responsable pero del que sí resiente las consecuencias, el gobierno del estado de Chiapas creó ya una serie de instancias para garantizar ciertas condiciones mínimas a la integridad de los transmigrantes. Aseguran que del total de los centroamericanos que se internan en su territorio, sólo es un número muy reducido el que decide quedarse en territorio nacional más del tiempo indispensable para alcanzar la siguiente frontera. Prácticamente todos van de paso, rumbo a los Estados Unidos.

El gobierno de Chiapas entendió, desde hace tiempo, que existen problemas que no se resuelven culpando al gobierno federal por su incapacidad de regular el flujo migratorio. Temas como la inseguridad, la integridad, la salud y la protección de algunos derechos de los migrantes, para ellos son una prioridad. Por ello, alejados de los debates sobre la legalidad de sus acciones, asumieron una posición garantista de los derechos humanos para brindar ciertas condiciones mínimas a los transmigrantes, independientemente de que éstos tengan una legal estancia, o no, en territorio nacional.

No es curioso que, en función de eso, desde hace algún tiempo la mayoría de los abusos contra los transmigrantes inicien a partir de que éstos se internan en territorio oaxaqueño a través del tren, de vehículos de motor e incluso a pie. El problema que hoy es visible, es que el gobierno de Oaxaca no ha tomado con seriedad un asunto que ya debía ameritar su más elevada preocupación.

Por eso, aunque no se equivocan del todo cuando señalan al gobierno federal por no atender el tema migrante de la frontera sur, sí son indudablemente responsables por toda la criminalidad, los abusos y el desentendimiento oficial en que éstos se encuentran desde el momento en que se internan en territorio oaxaqueño. Éste último, ya no es un asunto de migración, sino de humanidad y garantismo, que al gobierno de Oaxaca urgentemente le hace falta comprender.

 

 

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Cambio de estación

Carlos R. Aguilar Jiménez Transcurrió una de las dos estaciones...

CONTRAFUEGO || Nuevas vocerías

Aurelio Ramos Méndez De hecho, los voceros mediáticos ya “despejan”...

Acción legal contra Semovi

Carlos R. Aguilar Jiménez No soy abogado, pero si lo...

Un inicio que promete 

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  En octubre de...